Una mezcla de cacao y algarroba podría proteger el corazón de los diabéticos

Investigadoras del CSIC han desarrollado una mezcla cacao y algarroba que, combinada con los fármacos para controlar la glucosa en sangre, podría reducir el riesgo cardíaco en personas con diabetes tipo 2.

Actualizado a
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Una mezcla de cacao y algarroba podría proteger el corazón de los diabéticos
iStock by Getty Images

Investigadoras del CSIC han desarrollado una mezcla de cacao y algarroba sin azúcar que protege frente a la miocardiopatía diabética.

Una persona con diabetes tipo 2 puede tener hasta 12 veces más riesgo de sufrir problemas de cardíacos. El dato da una idea del peligro que entraña para el corazón tener unos niveles altos de glucosa en sangre. Y los fármacos diseñados para controlar la glucosa no son del todo eficaces para prevenir las complicaciones cardíacas en estos enfermos.

Los sustancias bioactivas que se hayan presentes en algunos alimentos tienen un efecto cardioprotector que puede ser muy útil en estos casos. Partiendo de esta evidencia, investigadoras del CSIC han desarrollado una mezcla de cacao y algarroba sin azúcar que protege frente a la miocardiopatía diabética.

Este compuesto amplifica su efecto en combinación con la metformina, el fármaco más utilizado en el tratamiento de la diabetes tipo 2. La investigación, publicada en la revista Antioxidants, ya ha sido probada en modelo animal de diabetes y abre la puerta a tratamientos que combinen el cuidado de la diabetes y la función cardíaca.

Miocardiopatía diabética

La miocardiopatía diabética es una de la consecuencias de la diabetes mal controlada. Unos niveles altos de glucosa en sangre provocan cambios metabólicos en las células del corazón que pueden derivar en una insuficiencia cardíaca.

Así pues, la miocardiopatía diabética es el término que se utiliza para denominar la insuficiencia cardíaca que puede sufrir un diabético.

En la insuficiencia cardíaca, el corazón no bombea sangre de forma eficiente. Esta patología se clasifica según el lado del corazón afectado y la gravedad de la misma. En el caso de la miocardiopatía diabética, la disfunción afecta al ventrículo izquierdo.

El lado izquierdo del corazón recibe la sangre oxigenada de los pulmones y la envía al resto del organismo. Si es este lado el afectado aparece dificultad para respirar y fatiga, entre otros síntomas.

El efecto protector del cacao

Aunque en la actualidad se dispone de numerosos fármacos para el control glucémico de pacientes con diabetes tipo 2, en la mayoría de los casos estos no logran prevenir las complicaciones cardíacas.

"Los compuestos bioactivos de la dieta, como los polifenoles, han recibido gran atención en los últimos años por su demostrada eficacia en la prevención de enfermedades cardiovasculares sin efectos secundarios adversos", indica la investigadora principal del estudio, María Ángeles Martín, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN-CSIC) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM, ISCIII).

Los polifenoles son sustancias de origen vegetal que tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y cardioprotectoras. Y uno de los alimentos más ricos en polifenoles es el cacao.

De hecho, el cacao natural contiene más de 50 compuestos bioactivos como los flavanoles y flavonoles, que son moléculas de la familia de los flavonoides.

Estudios anteriores han demostrado que el cacao tiene efectos beneficiosos en la presión arterial y la dilatación de los vasos sanguíneos.

Sin embargo, en estado puro, su sabor es amargo y no gusta a la mayoría de personas. Este sabor suele modificarse añadiendo azúcares, generando así productos con un peor perfil nutricional y contraindicados para las personas diabéticas.

Y aquí es donde juega un papel interesante la algarroba: "es rica en polifenoles y fibra, y ha demostrado ser una buena opción para combinar con el cacao y generar una mezcla con un alto contenido de compuestos bioactivos y con un sabor menos amargo", explica la investigadora.

Detalles del estudio

Para comprobar el efecto cardioprotector del cacao mezclado con algarroba en la diabetes tipo 2, el equipo científico –en el que también han participado investigadores del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES, ISCII) y de la Universidad Complutense de Madrid (UCM)– suplementó a ratas diabéticas y con obesidad con el producto de cacao y algarroba.

"Los animales mejoraron los niveles de glucosa en sangre, tanto en ayunas como después de las comidas. Igualmente, la mezcla de cacao y algarroba protegió el corazón del aumento del estrés oxidativo y la inflamación asociados a la diabetes tipo 2, lo que evitó el desarrollo de la miocardiopatía diabética", explica María Ángeles Martín.

Además, los investigadores comprobaron que la mezcla de algarroba y cacao combinada con metformina mejoró la protección frente a complicaciones cardíacas. El hallazgo abre la puerta a mejorar el tratamiento que siguen los diabéticos, es especial para prevenir problemas de corzón.