Por

Eva Mimbrero

periodista especializada en salud

Microbiota oral: así nos protegen las bacterias presentes en la boca
iStock by Getty Images

La microbiota está de moda, sí. Pero es mucho más que una simple tendencia: cada vez son más las evidencias científicas que corroboran el papel fundamental que tienen los billones de microorganismos que la forman para preservar la salud.

La doctora Sari Arponen, experta en microbiota, es la autora de "¡Es la microbiota, idiota!" (Alienta Editorial), un completo manual en el que explica por qué es tan importante mantener un correcto equilibrio entre las bacterias que la conforman.

  • Aunque tal vez la microbiota intestinal es la más conocida, las bacterias están repartidas por todo el organismo: también las encontramos en la piel y, como no, en la boca.

Pero, ¿qué papel juegan las bacterias de la boca en nuestra salud? ¿Son buenas o malas? La especialista en Medicina Interna responde a estas y otras preguntas, de forma muy amena, en su libro.

Más de 1.900 especies de bacterias

"En la boca tenemos un verdadero microcosmos", afirma la doctora Arponen. De hecho, en ella se han encontrado más de 1.900 especies bacterianas (muchas de ellas aún sin nombre).

  • "Mucha gente cree que las bacterias de la boca son malas; así, sin más. Nada más lejos de la realidad: en la boca, al igual que en el intestino, lo que es malo es tener disbiosis", explica la doctora. O, lo que es lo mismo, un desequilibrio de la microbiota.

"No todas las personas tenemos todas las bacterias posibles"

  • "En general, el núcleo de la microbiota de la boca cambia poco a lo largo del tiempo: una persona sana tiene entre ciento cincuenta y quinientas especies de bacterias diferentes".
  • Las más comunes pertenecen a la familia de los estreptococos y a las del género veillonella. "Pero los problemas surgen cuando aparecen algunas especies fastidiosas", añade.

De su equilibrio depende, en gran medida, no solo la salud de nuestros dientes y encías, también la de órganos vitales como el corazón, los pulmones o el hígado.

La microbiota oral nos protege de infecciones

Una de las sustancias presentes en la boca con mayor cantidad de bacterias es la saliva que, según palabras de la experta en microbiota, "es una maravilla de la evolución que no hemos sido capaces de fabricar en el laboratorio".

  • En ella, por cada mililitro, hay entre cien y mil millones de bacterias. "Son cientos de miles de millones las que pasan de nuestra boca al estómago cada día, y luego muchas de ellas al intestino", aclara.

En condiciones normales producimos entre 0,5 y 1,5 litros de saliva al día, que tragamos de forma inconsciente

  • De entre sus numerosas funciones, destacan sus propiedades antisépticas y antiinfecciosas. De hecho, la expresión “lamerse las heridas” tiene su origen en esta cualidad.

Así actúa para protegerte

"La microbiota de la boca nos protege de los patógenos con la famosa técnica 'no-te-pongas-tú-que-ya-estoy-yo', además de competir por los nutrientes para que no se los queden las bacterias malas", explica la internista en su manual. Pero esto no es todo:

  • "Las bacterias buenas también segregan sustancias que actúan eliminando a las malas, igual que ocurre en el intestino", aclara.
  • Cuando está equilibrada, ayuda a controlar la inflamación excesiva que puede generar nuestro sistema inmunitario cuando lucha contra virus y bacterias.

Transforma unas sustancias en otras

"Quizá una de las funciones menos conocidas de la microbiota de la boca es la vía del nitrato-nitrito-óxido nítrico", apunta la doctora Arponen. ¿Pero qué significa este concepto? La especialista lo explica en su manual:

  • Hay bacterias bucales cuya función es convertir los nitratos presentes an algunos alimentos (como la remolacha, las verduras de hoja verde, las coles, la calabaza y el calabacín) en nitritos, que tienen efectos antimicrobianos y antiinflamatorios en la boca y en la nariz.
  • Pero el proceso de transformación no se acaba ahí: hay otras bacterias que transforman los nitritos en óxido nítrico, que también es antimicrobiano y antiinflamatorio.

El óxido nítrico, además, contribuye a mantener la buena salud del endotelio (la capa interna de las arterias). De ahí el efecto protector de la microbiota de la boca en la salud cardiovascular.

5 claves para mantenerla en equilibrio

Una correcta higiene bucal es fundamental, pero no es lo único que debes tener en cuenta.

Coge aire por la nariz

"Inspirar por la boca puede alterar la composición de la microbiota oral, porque al hacerlo tiende a secarse más", apunta la doctora Arponen en su libro.

  • Algo que también ocurre cuando estamos nerviosos: el estrés provoca que la saliva sea menos fluida. Por eso combatir el estrés es otro buen consejo para cuidar las bacterias de tu boca.

No fumes

"Hacerlo disminuye la parte beneficiosa de la microbiota y aumenta la perjudicial, tanto en la boca como en el intestino y los pulmones", advierte la internista.

  • Los cigarrillos electrónicos tampoco te convienen: al igual que los convencionales, "deterioran la salud de dientes y encías, además de perjudicar a la microbiota", añade.

No muerdas los bolígrafos

"El estrés mecánico también influye en la microbiota de la boca, por lo que gestos como chupar y morder los bolígrafos o abrir una botella con los dientes no son nada convenientes", expone la doctora.

Elige alimentos de diferentes texturas

"Si sólo se comen texturas blandas, con mucho azúcar y grasas malas, va a ser muy difícil mantener una salud óptima en la boca", advierte.

  • Por contra, "la vitamina C, los ácidos grasos omega 3, la vitamina D o el magnesio son básicos para que la boca y su microbiota puedan funcionar bien".

No picotees entre horas

"Cada vez que se come, baja el pH de la boca", afirma la especialista. Y esto favorece el ataque de las bacterias responsables de las caries.