pastillas adelgazar

La venta de productos para adelgazar es de lo más popular en las farmacias. Según palabras del doctor Diego Bellido, vicepresidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), el gasto en tratamientos para la obesidad suma prácticamente el 20% del gasto farmacéutico global.

¿Pero qué opinan los expertos respecto a las pastillas para perder peso que se venden sin receta? Para Bellido no hay ensayos clínicos serios que demuestren su eficacia.

Más de la mitad de los españoles tiene obesidad o sobrepeso

Eso, nos cuenta, no quiere decir que a nivel particular haya personas que consideren que su uso les va bien, pero son situaciones subjetivas, que no tienen ninguna repercusión estadísticamente significativa a nivel de la población”, aclara el endocrinólogo.

Rosa Arnau, vocal de Alimentación del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Castellón sostiene que “la pastilla sola difícilmente va a dar los resultados deseados si no va acompañada de un cambio en el estilo de vida”.

Relacionado con este artículo

Algo fundamental también para el doctor Bellido:“dieta con cambio de hábitos y ejercicio regular son la base del tratamiento”, afirma.

las que prometen “quemar las grasas”

El reclamo de ciertas pastillas y complementos es que, gracias a ellos, el gasto metabólico aumenta.

  • Si echamos un vistazo a sus ingredientes vemos que suelen llevar sustancias naturales que se consideran termogénicas, como por ejemplo té verde o rojo, guaraná o cafeína.

    Pero para que ayuden a aumentar el gasto metabólico, de nuevo, es imprescindible que la dieta sea equilibrada y que se haga ejercicio físico de forma regular.

Al ser sustancias estimulantes no te conviene tomarlas si te cuesta dormir

  • Respecto al tratamiento estrictamente farmacológico, para el vicepresidente de la SEEDO no hay ningún medicamento que provoque este efecto termogénico a día de hoy, y esto se explica porque aumentaría muchísimo la frecuencia cardiaca.

    Pese a ello, “es una línea de investigación muy interesante de cara al futuro”, opina el experto.

Así funcionan las “captagrasas”

Las que prometen bloquear y captar las grasas son otra de las opciones más populares. Los principios activos más comunes de este tipo de pastillas son tres:

L-carnitina

Según nos explica Rosa Arnau, la L-carnitina es fundamental para que las grasas entren en las mitocondrias, encargadas de utilizarlas como energía (es decir, quemarlas).

Si nuestros niveles de L-carnitina son bajos, tendemos a acumular más grasas

“Esta sustancia funciona como quemagrasas, pero solo en cantidades de unos 4 gramos diarios (que se consideran altísimas) y tras una ingesta sostenida de más de seis meses. A partir de entonces se empiezan a notar sus efectos... pero solo cuando se hace ejercicio intenso, matiza la farmacéutica.

Chitosán

Este componente se extrae de las cáscaras de los crustáceos y tiene la capacidad de absorber las grasas “como si fuera una esponja”, nos explica la vocal del Colegio de Farmacéuticos de Castellón.

Relacionado con este artículo

Después, las lleva al intestino grueso para que sean consumidas por la flora intestinal, un mecanismo que puede provocar que se formen gases.

Orlistat

Es el principio activo de un medicamento para la obesidad que cuenta con dos versiones: una más potente, que se vende con receta médica, y otra más suave, que puede comprarse sin ella.

“Se trata de un derivado de la lipstatina, una sustancia que inhibe la enzima que corta las grasas (lipasa) en el intestino. Al no ser cortadas, no se pueden absorber y se eliminan por las heces, explica Rosa Arnau.

Relacionado con este artículo

La experta también nos cuenta que puede generar efectos secundarios como diarreas grasas, urgencia por ir al baño, náuseas, vómitos, cefaleas o incluso problemas depresivos.


¿Cuánto tiempo pueden tomarse?

Depende, sobre todo, de la composición. Aunque, tal y como enfatiza la farmacéutica, “desde luego no están pensadas para ser consumidas de forma crónica. Lo mejor es seguir las instrucciones del fabricante y los consejos de nuestro médico o farmacéutico.

Hay que tener en cuenta que, aunque se vendan sin receta…

  • Su uso está contraindicado en varios casos, por ejemplo si estás embarazada o das el pecho, tienes diabetes, hipertensión, trastornos cardiacos o de la glándula tiroides.

    Tampoco se aconsejan en caso de sufrir enfermedades inflamatorias del tracto intestinal o si hay antecedentes médicos de estreñimiento.

Personas hipertensas o con trastornos de las tiroides no las deberían tomar

  • Los de efecto captagrasa pueden interactuar con otros fármacos y reducir la eficacia, por ejemplo, de las píldoras anticonceptivas y de los preparados usados en el tratamiento de la menopausia.

    "Para evitarlo hay que dejar pasar al menos cuatro horas entre el consumo de unos y de otros”, advierte Rosa Arnau.

Este tipo de productos “pueden ayudar en tratamientos a largo plazo, pero sabiendo que se tratan de un apoyo y no el mecanismo fundamental para adelgazar”, concluye la farmacéutica.

Tags relacionados