1. Estimulación muscular

1 / 3 Estimulación muscular

Al activar los músculos de las piernas, estos realizan un "masaje" sobre las venas que colabora en el retorno venoso y en una buena circulación.

  • Túmbate boca arriba con las piernas flexionadas. Lleva las rodillas hacia delante, elevando la pelvis.
  • Aprieta los glúteos, mantén las piernas fuertes y los pies bien apoyados. Aguanta 5 segundos, baja despacio y repite 3 veces.
3. Sube escalones

2 / 3 Sube escalones

Pon un par de libros en el suelo o algo (estable) que te sirva de escalón.

  • Sube una pierna y la otra deja que se balancee en el aire unas 15 veces.
  • Después baja y sube el escalón 10 veces más. Empieza subiendo con el pie que tenías apoyado.
  • Cambia la pierna y repite los 2 movimientos.
2. Alivia la pesadez de las piernas

3 / 3 Alivia la pesadez de las piernas

Tumbada en el suelo eleva las rodillas flexionadas formando un ángulo de 90º.

  • Lleva la punta del pie derecho hacia el suelo, manteniendo la otra pierna estable.
  • Toca con la punta al suelo y vuelve a subir. Repite con la otra pierna.
  • Hazlo despacio y procura que la espalda no se arquee cuando bajes hasta el suelo.

Actualizado el

apertura

Cómo te afecta la mala circulación

Las consecuencias de una mala circulación son muchas y una de las primeras señales es la senssación de pesadez en las piernas. Pero puedes combatirla con estos 3 ejercicios que nos propone el Dr. Sagrera-Ferrándiz, especialista en Terapias Manuales.

Relacionado con este artículo

Practicando estos ejercicios de piernas consigues varios efectos: además de aligerarlas de inmediato, fortalecen los músculos de la pelvis y de los muslos. Ten en cuenta que, cuando esta musculatura está fuerte, realiza una ligera presión sobre las venas, "ayudándolas" en su trabajo de llevar la sangre hacia el corazón y evitando así que se acumule en las piernas en forma de antiestéticas venitas o las incómodas varices.

camina a diario

Caminar es el mejor ejercicio para favorecer la circulación. Lo ideal sería salir todos los días, durante al menos media hora y a paso ligero.

Relacionado con este artículo

  • Es una buena idea usar unos palos para caminar ya que es una forma de mover todos los músculos a la vez.
  • Si decides ahora empezar con este hábito sal a caminar 10 o 165 minutos al día durante un mes. Luego, ve aumentando poco a pco el tiempo (y el ritmo). Lo ideal sería que llegaras a caminar 1 hora, 4 o 5 días a la semana.

Dr. Sagrera-Ferrándiz, Médico y Magister en Medicina Manual y Osteopatía