Crean una píldora de materia fecal para tratar la colitis grave

Una píldora desarrollada a base de heces humanas purificadas podría ser un tratamiento eficaz en las colitis o infecciones de colon graves. Actualmente la única opción de tratamiento en estos casos es el trasplante de heces.

Actualizado a
Crean una píldora de materia fecal para tratar la colitis grave
iStock by Getty Images

El trasplante de microbiota fecal, más conocido como trasplante de heces, es el único tratamiento que funciona en los casos graves de colitis provocados por la bacteria clostridium difficile, una infección del colon que provoca fuertes diarreas y fiebre, y puede llegar a provocar la muerte si no se controla.

Las heces de un donante sano obtenidas mediante colonoscopia se procesan y se introducen en el tracto digestivo del paciente para restaurar su microbiota dañada. De hecho existen bancos de heces como el del Hospital Universitario de Bellvitge en Barcelona, que fue el primero en crear un banco de muestras de heces congeladas en España para facilitar y potenciar la realización de trasplantes de microbiota fecal.

El trasplante de heces es eficaz pero, ¿y se pudiera restaurar la flora intestinal sencillamente tomando una pastilla? Sería mucho más sencillo y cómodo para el paciente.

Según un artículo publicado en la revista Science, las píldoras de material fecal sana están cada vez más cerca de ser una realidad. El fármaco se llama SER-109, se encuentra en la fase final de estudio y está pendiente de su aprobación por la FDA. Los resultados del ensayo se han publicado New England Journal of Medicine.

Colitis por clostridium difficile

La infección en el colon por clostridium difficile suele aparecer cuando se han tomado muchos antibióticos, en enfermos de cáncer que han recibido quimioterapia o personas con enfermedades que alteran la microbiota.

  • La bacteria se propaga fácilmente en una microbiota dañada, pero dicha bacteria la deteriora aún más. Y cuesta mucho de eliminar porque genera muchas esporas y es resistente a los antibióticos.

En estos casos, la única alternativa es un trasplante de microbiota fecal de una persona sana, que logra eliminar la bacteria en un 90% de los casos. De hecho, en España el trasplante de heces solo está autorizado en caso de colitis por clostridium difficile.

El riesgo del trasplante fecal

En el trasplante fecal, la selección del donante es clave. Más de la mitad de los donantes que acuden al banco de Bellvitge a donar heces se descartan por mil razones: "se descubren celiaquías, parásitos en las heces, enfermedades hereditarias... Es un proceso muy estricto y laborioso hasta dar con el donante", explicaba a Saber Vivir la Dra. Claudia Aràjol, especialista en Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Bellvitge.

"Si ponemos microbiota de un donante con coronavirus transmitiremos el coronavirus, es obvio. También es muy importante saber donde trabajan. Los trabajadores de los aeropuertos tienen más riesgo de tuberculosis porque son lugares donde circula mucha gente. Un trabajador de una guardería también está más expuesto a virus...", aclara.

El artículo de Science recuerda el caso de un paciente en Estados Unidos con un sistema inmunitario débil que murió en 2019 después de recibir heces que contenían la bacteria Escherichia coli resistente a los antibióticos.

El riesgo de trasmitir infecciones a través de un trasplante de heces existe, por eso las pautas para ser donante son muy estrictas y, por ejemplo, en Estados Unidos los bancos de heces anunciaron en 2021 que han reducido su producción.

cómo se ha hecho la píldora

La nueva píldora que está a la espera de la aprobación por parte de la FDA, la SER-109 fabricada por Seres Therapeutics, está elaborada a partir de heces humanas purificadas para eliminar los microbios resistentes.

Según señalan en Science, las heces de donantes preseleccionados se tratan con etanol, que mata muchos virus, hongos y bacterias "vegetativas" (en estado de crecimiento y reproducción).

Se preservan bacterias "buenas" como las Firmicutes, que compiten con la clostridium difficile en el intestino, "ocupando su espacio, su alimento y sus fuentes de carbono", señala la directora médica de Seres, Lisa von Moltke.

El proceso de purificación que realiza la compañía esta diseñado para acabar con la mayoría de los patógenos conocidos, con lo que no habría riesgo de transmisión de infecciones.