morado sin golpe

Actualizado el

morado sin golpe

Los hematomas o morados se producen por la salida de glóbulos rojos de la sangre y su acumulación en la piel.

Esto puede estar provocado, además de por un golpe, por otros motivos: alteraciones de la circulación, trastornos de la pared de los vasos sanguíneos, ciertos medicamentos...

causas de la aparición de hematomas

La fragilidad de los capilares es una causa habitual de aparición de cardenales, sobre todo en aquellas personas que suelen tenerlos con frecuencia.

Relacionado con este artículo

¿Pero de qué depende tener unos capilares más o menos resistentes?

  • Puede deberse a trastornos genéticos que producen alteraciones en la estructura de los vasos (por ejemplo, alteraciones del colágeno) y predisponen a su fragilidad.
  • La edad avanzada o la exposición prolongada al sol también acaban provocando una disminución del tejido de sostén que rodea los vasos, por lo que estos se rompen con facilidad. Por eso una medida sencilla para combatir los hematomas es evitar el sol en exceso. Además, en personas con excesiva fragilidad de los vasos se recomiendan los suplementos de vitamina C.

Los corticiodes y los anticoagulantes favorecen la aparición de morados

  • Fármacos como los corticoides pueden debilitar los capilares. Los medicamentos que alteran la coagulación de la sangre o bien la función de las plaquetas también favorecen la aparición de cardenales. En concreto, los fármacos anticoagulantes (por ejemplo, el sintrom) y los antiagregantes (como la aspirina) son los que más aumentan el riesgo.

Unas paquetas bajas los provocan

En personas con cifras bajas de plaquetas, el simple roce con el vestido o el cinturón puede originar la aparición de hematomas espontáneos.

Relacionado con este artículo

Cuando la causa de estos morados está asociada a las plaquetas, lo más frecuente es que se trate de un cuadro de “púrpura trombopénica”, que se caracteriza por la reducción de plaquetas como consecuencia de la presencia de anticuerpos que favorecen su destrucción.

El ejercicio intenso también podría causarlos

El ejercicio físico vigoroso se ha asociado con hematomas espontáneos, que pueden afectar no solo a la piel, sino también a órganos internos como, por ejemplo, a los riñones.

En los corredores de maratón, por ejemplo, son frecuentes los cardenales en el tendón de Aquiles como consecuencia de traumatismos repetidos.

  • La causa de que aparezcan son los cambios bruscos en la circulación.
  • Para prevenirlos, lo aconsejable es optar por el ejercicio físico moderado y una hidratación adecuada.

El baile hormonal puede favorecerlos

Si has notado que unos días antes de la regla tienes más facilidad de que te salgan morados no te alarmes. El síndrome premenstrual, que se caracteriza por los cambios en los niveles de estrógenos y progesterona que ocurren unos 7 días antes de la menstruación, incluye también entre sus síntomas una mayor facilidad para que aparezcan hematomas en los brazos o en las piernas.

Las mujeres son más propensas a tener hematomas durante el síndrome premenstrual y el embarazo

Durante el embarazo la mujer también es más propensa a sufrir cardenales. La causa ya no es solo los cambios hormonales que tienen lugar en esta etapa, sino la disminución del número de plaquetas, denominada trombopenia gestacional, que no requiere tratamiento.

Cuándo acudir al médico

Ante cualquier signo de duda hay que consultar con el médico, pero en especial cuando:

  • El hematoma ha aparecido de forma súbita, es de un tamaño muy grande o está en zonas inusuales, como el tórax, el abdomen y la espalda. Si los hematomas aparecen en alguno de estos puntos, acude al especialista inmediatamente.

Si el hematoma es muy grande o te sale en el tórax o la espalda consulta con tu médico

  • Si van acompañados por el sangrado de las mucosas de nariz, encías, etc., también es importante ir al médico cuanto antes, ya que en ese caso podría existir un trastorno congénito o adquirido de la coagulación de la sangre.

A veces esconden trastornos graves

En general, los hematomas son procesos benignos que no “pasan” de la piel y se resuelven espontáneamente, si bien pueden ser el primer signo de un proceso más grave, que requiere una exploración física por parte del médico, así como análisis apropiados para identificar el origen.

Relacionado con este artículo

Por ejemplo, pueden ser la manifestación inicial de enfermedades hematológicas graves como una insuficiencia de la médula ósea o de leucemias agudas.

Activar la circulación ayuda a evitarlos

Todas las medidas que favorezcan la circulación y faciliten el retorno venoso evitan la aparición de morados. En este sentido es aconsejable:

  • Evitar largos periodos de inmovilización
  • Practicar ejercicio
  • Mantener una alimentación equilibrada
  • Evitar el sobrepeso
  • Evitar la exposición prolongada al sol
  • Controlar factores de riesgo cardiovascular (colesterol, hipertensión...)

Cómo actuar si ya han salido

Los hematomas en la piel suelen desaparecer de forma espontánea al cabo de 1-2 semanas sin que requieran ningún tratamiento, pero algunas medidas pueden acelerar el proceso:

  • Con pomadas. Ciertas cremas (por ejemplo, las de pentosano polisulfato sódico) facilitan la reabsorción de los hematomas. Hay que aplicar una capa fina en la zona.
  • Hielo. En los primeros días es aconsejable aplicar hielo durante unos minutos para evitar la inflamación y ayudar a que desaparezca.
  • Paños tibios. A partir del segundo o tercer día de su aparición, puedes aplicar paños tibios para aumentar el flujo sanguíneo hacia el tejido dañado y acelerar su recuperación.