chica hipo

Actualizado el

chica hipo

Normalmente no le damos importancia, y es que, la mayoría de las veces, no la tiene. Eso sí, la condición para ser considerado benigno es que desaparezca por sí solo y en tan solo unos minutos. Sin embargo, en ocasiones este trastorno dura más de lo habitual.

"Cuando su duración se prolonga más de 48 horas se denomina hipo persistente y, si se alarga más de un mes, se habla de hipo intratable", explica el doctor Carlos Martín de Argila del Servicio de gastroenterología y hepatología del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid.

¿Por qué aparece el hipo?

Seguro que muchas de las causas ya las conoces. Entre ellas, el doctor señala: "comer muy rápido o en abundancia, beber mucho líquido, especialmente bebidas carbonatadas, ingesta de alimentos o sustancias irritantes para el estómago y el tracto respiratorio (tráquea y, dentro de los pulmones, bronquios, bronquiolos y alvéolos) como los picantes, alcohol, tabaco, bebidas muy calientes o muy frías y el tratamiento con determinados fármacos antidepresivos, antiiflamatorios no esteroideos, algunos sedantes y ciertos antibióticos".

  • También se consideran desencadenantes del hipo el estrés, la ansiedad, el miedo y la excitación.

Causas del hipo persistente

Cuando el hipo no cesa, las causas que lo originan suelen ser muy distintas y, en general, más serias. En estos casos, es labor del médico tratar identificar cuál es la patología que subyace. Según el experto en gastroenterología, una de las más habituales es la enfermedad por reflujo gastroesofágico y las hernias de hiato muy grandes.

Relacionado con este artículo

  • "Con menos frecuencia, el origen está en ciertos tumores de esófago, estómago y páncreas. Pero también hay causas no digestivas, entre las que destacan las neumonías, el asma, enfermedades metabólicas como la diabetes, infecciones o tumores en el cerebro, Parkinson, epilepsia, cardiopatía isquémica, otitis, faringitis, un cuerpo extraño en el oído (frecuente en los niños) y algunos medicamentos", detalla el especialista.

¿por que el hipo hace ruido?

Básicamente, este fenómeno, se produce "por la contracción involuntaria del diafragma (músculo situado bajo los pulmones que separa el abdomen del tórax) y de los músculos situados entre las costillas, seguida del cierre brusco de la glotis, lo que ocasiona el peculiar sonido, reflejo de la vibración de las cuerdas vocales cerradas.

Suele haber entre 4 y 60 "hips" por minuto en un episodio de hipo

REMEDIOS PARA DETENER UN "ATAQUE"

Aunque el hipo agudo desaparece por sí solo en unos minutos, puedes acelerar su desaparición con alguno de los curiosos remedios que apunta el doctor consultado, quien recuerda que "a pesar de que algunas de las siguientes maniobras puede, en ocasiones, ser efectiva, ninguna ha demostrado su eficacia en estudios científicos contrastados":

  • Aguantar la respiración.
  • Realizar inspiraciones y espiraciones forzadas.
  • Inhalación de irritantes como el vinagre.
  • Colocación de compresas frías en la cara.

Ahora bien, ninguno de estos "trucos" es útil para el tratamiento del hipo persistente o el intratable (recuerda que es aquel que dura más de un mes). ¿Entonces, cómo detener estos casos excepcionales? "Cuando no sea posible identificar la causa que lo ha provocado se recurre a medicamentos, solos o en combinación", sostiene el doctor.

No son métodos científicos pero es cierto que pueden ayudar a frenarlo

En los casos más extremos, cuando el hipo persiste durante meses y no responde a ningún tratamiento médico, "se proponen tratamientos quirúrgicos o invasivos como el bloqueo y la anestesia de los nervios implicados en el circuito del hipo y la implantación de neuromoduladores", apunta el experto.

También advierte que "estas prácticas solo deberían llevarse a cabo como último recurso en casos de un hipo intratable que constituya una seria amenaza para el paciente".

¿Puede llegar a ser grave?

Más allá de la evidente incomodidad que supone sufrir el constante y repetitivo "hip", el hipo intratable puede llegar a provocar cuadros muy serios que incluso requieran el traslado de la persona a un servicio de urgencias, manifestándose:

  • Fatiga extrema.
  • Deshidratación.
  • Malnutrición.
  • Pérdida importante de peso.

ASí actúan los trucos de siempre...

Existen multitud de soluciones, más o menos efectivas, que pasan de generación en generación con la promesa de acabar con el hipo común. Así funcionan 3 de las más utilizadas:

Un susto. Recibir un sobresalto aumenta de golpe la producción de adrenalina que, entre otras funciones, hace que el diafragma se contraiga recobrando su ritmo normal.

Beber agua helada. Debido al cambio brusco de temperatura, este gesto estimula el nervio vago, uno de los implicados en el proceso del hipo, el cual obliga al diafragma a contraerse. Esto hace que se restablezca la respiración y desaparezca el hipo.

Aguantar la respiración. Cuando lo hacemos, aumenta el CO2 en la sangre. Si esto ocurre se activan los nervios responsables de los movimientos del diafragma y se restaura la respiración normal.