grupo sanguineos

Actualizado a

La doctora Amparo Santamaría, investigadora del Grupo de Hematología Experimental del Instituto de Investigación de la Vall d’Hebron nos explica que basta una simple analítica para averiguar a qué grupo sanguíneo pertenecemos.

Se puede aprovechar un análisis rutinario pero, eso sí, hay que avisar al médico de que quieres saber tu tipo de sangre. “Aunque es un proceso muy sencillo, no suele hacerse de manera habitual, nos cuenta.

La explicación es sencilla. “Conocer tu grupo sanguíneo es más por saberlo que por otra cosa, porque a nivel médico siempre se comprueba, por ley, antes de hacer una transfusión”, aclara la hematóloga.

Relacionado con este artículo

¿Cuántos grupos sanguíneos hay?

Para entender cómo funcionan los grupos sanguíneos es importante tener claro que hay varios componentes que envuelven la sangre. Pero no todo el mundo los tiene y, además, pueden ser diferentes entre ellos.

  • La letra o número que identifica tu sangre tiene que ver con una serie de proteínas (A, B o 0) que recubren (o no) tus glóbulos rojos. Pero eso no es todo, la sangre también puede tener una serie de anticuerpos que reaccionan ante la presencia de una sangre que no pertenece a su grupo.

A día de hoy se desconoce por qué tenemos varios grupos sanguíneos

Teniendo en cuenta todo esto, la sangre se clasifica en cuatro grandes grupos:

  • En el A, además de esta proteína, encontramos el anticuerpo anti B.
  • En el B, la proteína B viene acompañada del anticuerpo anti A.
  • El AB tiene los dos tipos de proteínas y ningún anticuerpo.
  • El 0 no tiene proteínas, pero sí los dos tipos de anticuerpos.

¿Que es el rh? Por si esto fuera poco, a la ecuación de los grupos sanguíneos se suma el Rh, otro grupo de proteínas. Más del 80% de la población, según la doctora Santamaría, cuenta con una en especial, conocida como factor D: es cuando decimos que una persona es Rh+. El resto se clasifican como Rh-.

Quién puede donar a quién

Con todas estas mezclas de proteínas y anticuerpos es fácil deducir que la sangre de unos no puede ser apta para otros.

Relacionado con este artículo

Si, hipotéticamente, te hicieran una transfusión de un grupo sanguíneo del cual tu sangre tiene anticuerpos acabarías atacando esa sangre que identificas como extraña, y eso podría provocar problemas importantes, nos cuenta la hematóloga.

Pero esto no significa que solo puedas recibir o donar sangre a personas de tu mismo grupo. El siguiente gráfico te ayudará a hacerte una idea mucho más precisa de tus compatibilidades.

Tabla grupos sanguíneos ok

importante en el embarazo

Si te has quedado embarazada tal vez te haya sorprendido que os hagan un análisis, tanto a ti como al padre, para saber vuestro grupo sanguíneo. Determinar el Rh de cada uno es indispensable para evitar posibles complicaciones.

  • Cuando la madre es Rh- y el padre Rh+ y el niño hereda el Rh del padre, puede haber problemas si la sangre del feto se pone en contacto con la de la madre”, advierte la hematóloga.
  • “Si esto ocurriera la sangre de la madre generaría anticuerpos contra la sangre de su propio hijo, identificándolo como como si fuera una bacteria peligrosa”, puntualiza la experta. Una situación que podría poner en peligro, sobre todo, a los niños que la mujer podría tener posteriormente.

Afortunadamente esto puede evitarse gracias a una vacuna (conocida como inmunoglobulina anti D).

Lo normal es que en el primer embarazo no pase nada, porque el mayor peligro de generar anticuerpos es durante el parto y, por tanto, esto afectaría en caso de quedarse embarazada de nuevo. “Aunque ciertas pruebas médicas, como la amniocentesis o una biopsia, aumentan este riesgo de contacto temprano de la sangre de madre y feto”, advierte la doctora.

Si es necesario, el grupo sanguíneo del niño puede saberse antes de nacer

En estos casos la vacuna suele administrarse en la semana 28,“que es cuando la madre puede comenzar a generar anticuerpos contra la sangre de su hijo”, puntualiza la hematológa.

De hecho, cada vez se tiende más a no esperar al postparto (que era cuando se daba la vacuna) y a ponerla ya, de forma generalizada, durante esta semana de gestación, nos cuenta Santamaría.


¿Se podrá modificar el grupo sanguíneo?

Es uno de los retos de futuro para la ciencia. De hecho, ya se están empezando a dar pequeños pasos para lograrlo.

  • Un grupo de investigadores ha logrado, por ejemplo, convertir la sangre de tipo A en sangre de tipo 0 gracias a la acción de dos enzimas presentes en nuestra microbiota intestinal, capaces de eliminar las proteínas (conocidas también como antígenos) que recubren los glóbulos rojos del grupo A.

Relacionado con este artículo

Para la doctora, hallazgos como este “abren una línea de investigación y de trabajo muy interesante que incluso podría permitirnos, en un futuro, cambiar el factor Rh en el momento del embarazo”.

Pero no es la única novedad que puede haber de aquí a unos años: “No sé cómo será el futuro, pero ya se habla de sangre artificial, que podremos fabricar, y quizá esto dé un nuevo giro respecto al uso que hacemos de la sangre”, concluye la hematóloga.

Tags relacionados

Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud