Por Diana Llorens

Qué es el pian, una enfermedad que se podría erradicar en 2030
ISGlobal

ISGlobal

El pian es una enfermedad infecciosa crónica causada por la bacteria Treponema pallidum pertenue (emparentada con la de la sífilis), que afecta a la piel, los huesos y los cartílagos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado una campaña para lograr su erradicación en 2030, lo que convertirá al pian en la segunda enfermedad humana que se erradique del planeta (después de la viruela).

La enfermedad de pian en el mundo

La enfermedad de pian afecta principalmente a las comunidades pobres de las regiones boscosas cálidas, húmedas y tropicales de África, Asia, Latinoamérica y el Pacífico.

  • Afecta a menudo a poblaciones situadas en áreas remotas, alejadas de centros médicos.

Actualmente el pian es endémico en 14 países y se dan más de 80.000 casos cada año, la mayoría en niños entre los 5 y los 15 años (el 75-80% de los casos).

En Papúa Nueva Guinea, que es donde tiene las incidencias más altas, llega hasta el 12% en niños”, explica la Dra. Camila González-Beiras, investigadora de la Investigadora de la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas (FLSIDA), que ha estudiado esta enfermedad en diversos países endémicos.

Forma parte de las llamadas enfermedades tropicales desatendidas, que en conjunto afectan a unos mil millones de personas, generalmente en países de renta baja y media.

Síntomas y contagio del pian

Los principales síntomas de la enfermedad son papilomas, especialmente en las piernas, que si no se tratan acaban ulcerándose. Estas úlceras y papilomas son muy infecciosos.

El contagio se produce por contacto piel con piel con las úlceras provocadas por la enfermedad.

Cuando un niño tiene una úlcera por lo general ya no va al cole, no solo por la úlcera sino por el estigma de tener la úlcera que puede contagiar a otros”, explica la Dra. González-Beiras.

Si las lesiones no se tratan, pueden llegar a los cartílagos y a los huesos y causar deformaciones y discapacidad.

Tratamiento del pian

Actualmente no existe una vacuna contra el pian. Sin embargo, la infección se puede eliminar con fármacos. Tradicionalmente se trataba con una inyección de penicilina.

Desde 2013, y a partir de un ensayo clínico llevado a cabo en la isla de Lihir (Papúa Nueva Guinea) por el Dr. Oriol Mitjà, que lidera el equipo de FLSIDA, se trata más fácilmente con la administración oral de azitromizina.

  • Es un antibiótico de amplio espectro que está entre los medicamentos esenciales con lo que es muy barata y fácil de conseguir”, explica la Dra. González-Beiras.

Además, no requiere personal especializado para administrarla y no duele, por lo que es mucho más fácil llegar a un mayor porcentaje de la población. “En la isla de Lihir redujo la prevalencia en aproximadamente un 98%”, comenta la doctora.

Sin embargo, al cabo de un par de años la enfermedad volvió a resurgir. Uno de los principales motivos es que el pian está latente en un 20% de los pacientes, es decir, no muestran úlceras visibles, pero las pueden volver a desarrollar al cabo de un tiempo.

Hay que hacer un buen seguimiento aunque ya se haya administrado el fármaco a la población

Si no tratas a todo el mundo y llegas a todos los rincones de la población, puede reintroducirse muy fácilmente”, explica la Dra. González-Beiras, “lo que estamos probando ahora es en vez de dar una sola ronda, dar tres, una cada seis meses, y con esto nos asegurarnos de que todo el mundo haya recibido la medicina al menos una vez”, comenta.

También se han detectado casos aislados de resistencia a la azitromizina, algo que era previsible puesto que la azitromizina causa resistencia con relativa facilidad. Por ello, es necesario hacer un seguimiento de las poblaciones después de una administración masiva de medicamentos.

Hay que asegurarse de que los casos nuevos son tratados y si no curan, tratarlos con penicilina (volver al tratamiento original) porque podría ser un riesgo de resistencia al antibiótico”, asegura la doctora.

Herramientas de diagnóstico

Para poder identificar los casos latentes, los investigadores de la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas (FLSIDA) trabajan en Ghana en la validación de unos nuevos test llamados LAMP, un tipo de PCR portátil diseñada exclusivamente para los patógenos causantes del pian que podría facilitar el diagnóstico.

Con las LAMP PCR, a diferencia de las PCR tradicionales, se puede tener el resultado al día siguiente y no hace falta mandar las muestras al laboratorio nacional, por lo que también se reducen los costes.

Con estos test, “podremos hacer un tratamiento mucho más personalizado del paciente, además de conocer mucho mejor la epidemiología de la enfermedad porque sabremos in situ lo que estamos viendo y lo que estamos tratando”, explica la doctora.

Erradicación en el año 2030

La OMS lanzó una campaña en 2012 con el objetivo de erradicar la enfermedad en 2020, algo que no fue posible, pero que probablemente se pueda conseguir en 2030.

La OMS dicta qué países son endémicos y consigue la azitromizina, mediante donaciones de las compañías farmacéuticas, para que el país se organice y haga el reparto.

El pian es que es una enfermedad que te agarra a la pobreza en la que puedes haber nacido y te impide salir”, comenta la Dra. González-Beiras, “ahora que tenemos la azitromizina, que tendremos este test para poder detectar resistencias rápido, que la OMS ya tiene un convenio con farmacéuticas para poder donar la azitromicina a los países endémicos en pian, es cuestión de organizarse”.

Tags relacionados