¿Qué pasa si bebes alcohol y estás tomando medicamentos?

Los antibióticos y las bebidas alcohólicas no son una buena combinación. Beber mientras te estás medicando con cualquier fármaco puede provocar náuseas, vómitos, dolor de cabeza, somnolencia, desmayos o pérdida de la coordinación. Todo depende del medicamento y de la cantidad de alcohol que ingiramos.

Actualizado a
Dra. Susan Judas
Dra. Susan Judas

Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

Nuria Blasco

Periodista

¿Por qué no puedo tomar alcohol si tomo medicamentos?
iStock by Getty Images

La mezcla de alcohol y medicamentos puede reducir la eficacia de los fármacos y provocar otros efectos.

Cuantas veces no hemos encontrado en situaciones en que tenemos un evento social que invita a tomar un vino o copa, pero estamos tomando alguna medicación. Y nos preguntamos, ¿qué me pasará si mezclo medicamentos y alcohol?

La respuesta es que la mezcla nos podría provocar náuseas, vómitos, dolor de cabeza, somnolencia, desmayos o pérdida de la coordinación. También podríamos tener riesgo de sufrir hemorragias internas, problemas del corazón y dificultades respiratorias.

Todo dependerá del tipo de medicación que estemos tomando y de la cantidad de bebida alcoholica que ingiramos. Por tanto, ante la duda, la mejor opción es no tomar nada de alcohol.

qué pasa al mezclar medicamentos con bebidas alcohólicas

Tras tomar una copa de alcohol, este pasa al tubo digestivo, después a la sangre y luego se traslada a las diversas partes de nuestro organismo donde genera sus efectos, principalmente en el cerebro.

Después de un tiempo, se metaboliza en el hígado para al cabo de unas horas perder su efecto.

Los medicamentos pasan por el mismo proceso. Al ingerirlos, pasan del tubo digestivo a la sangre y de allí a los sitios donde produce su efecto.

Cuando se ingieren simultáneamente y son metabolizados por las mismas enzimas es cuando se pude producir un problema, ya que ambas sustancias se metabolizan menos, provocando que tengan un mayor efecto.

Los efectos de mezclar medicamentos y alcohol

La ingesta de alcohol por sí mismo disminuye la atención de la persona que lo toma, así como la capacidad de reacción e, incluso, dificulta la concentración.

Pero cuando se combina con ciertos medicamentos, sus efectos pueden llegar a ser graves. En algunos casos, potencia la actividad de los fármacos, en otros la reduce y en otros casos aumenta la toxicidad del fármaco o del alcohol.

Más efectos secundarios o mayor toxicidad

Como explica la Dra. Susan Judas, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, el alcohol interacciona de diversas maneras, pero hay tres importantes:

  • La interacción puede aumentar los efectos del medicamento, como en el caso de las benzodiacepinas (ansiolíticos, inductores del sueño…).
  • Puede disminuirlo, como en el caso de anticoagulantes o antibióticos.
  • Pero también puede aumentar la toxicidad del medicamento, como en el caso del paracetamol o el ibuprofeno.

El alcohol potencia el efecto del medicamento o las reacciones adversas cuando se mezcla con los fármacos para dormir, los analgésicos fuertes y los antihistamínicos que se toman en casos de alergias.

Por ello, pueden disminuir la capacidad de respuesta o sedación (somnolencia), por lo que su consumo mezclado con alcohol puede provocar accidentes de tránsito o domésticos. Además, puede aumentar la capacidad de producir úlceras gástricas.

Y aunque muchos son los fármacos que causan efectos cuando se mezclan con alcohol, algunos son especialmente peligrosos como los relajantes musculares, los analgésicos opiáceos o los antidepresivos.

“Los relajantes musculares como diazepam o similares, mezclados con alcohol, aumentan su efecto y puede provocar una depresión respiratoria. Lo mismo ocurre con medicación derivada de opioides, tramadol o codeína”, puntualiza la Dra. Judas.

paracetamol e ibuprofeno con alcohol

Muchos tomamos a menudo medicamentos que no requieren receta médica, como son el ibuprofeno o el paracetamol, cuando tenemos algún dolor, malestar o fiebre. Pero, ¿qué pasa si mezclamos estos fármacos con alcohol?

Ambos medicamentos tienen efectos adversos cuando se toman reiteradamente, como son lacapacidad de producir gastritis en el caso del ibuprofeno o daños hepáticos en el caso del paracetamol.

  • El alcohol aumenta el efecto del medicamento y por tanto, su toxicidad. El paracetamol puede producir daños graves en el hígado, y el ibuprofeno, causar irritación o incluso úlceras en el estómago”, asegura la Dra. Susan Judas.

Por tanto, la mezcla puede producir una mayor posibilidad de generar estos efectos adversos que si se toma sin bebidas con graduación alcohólica.

El consumo recomendado de alcohol en caso de estar tomando cualquier medicamento es cero pero no es lo mismo tomar un copa puntual que ser un bebedor habitual. En este caso los efectos secundarios de la medicación podrían ser peores.

Alcohol y antibióticos

En el caso de los antibióticos que pueden recetarnos ante alguna infección, su combinación con bebidas con alcohol puede disminuir su acción terapéutica: “la mayoría pierden efecto si se toman en conjunto con el alcohol”, asegura la doctora.

Los riesgos podrían ser menores si los antibióticos son la amoxicilina (que se utiliza para tratar problemas de las vías respiratorias altas, las infecciones urinarias o la Helicobacter pylori) y el consumo de alcohol es muy puntual (una copa en una celebración).

En el caso de antibióticos como el metronidazol, usado para infecciones dentales, o la doxiciclina, que se usa para infecciones en la piel, el consumo sí que debería ser nulo.

¿puedo tomar una copa en una fiesta si me estoy medicando?

¿Qué debería hacer si estoy tomando un medicamento y tengo un evento social? ¿Puedo dejar de tomar ‘temporalmente’ el medicamento y así puedo tomarme un par de copas?

Pues todo dependerá del tipo de fármaco que estemos tomando.

”Si es un medicamento que tomamos por un síntoma leve y no es una medicación de toma necesaria, como un analgésico de efecto moderado, se puede valorar prescindir de su toma. Si es una medicación crónica, habría que consultar con su médico y valorar”, explica la Dra. Judas.

Si se puede prescindir de la toma, se pueden ingerir un par de bebidas, y una vez que el cuerpo metabolice el alcohol se puede restaurar la toma del medicamento.

¿Alguna bebida es más perjudicial que otra?

Siempre hay que tener en cuanta que a más graduación, más interacción, así que en ese caso son peores los destilados que, por ejemplo, el vino o la cerveza.

Pero cuidado, porque podemos confundirnos y perder la noción de las dosis: por ejemplo, tiene más alcohol la suma de varias cervezas que un solo chupito.

Suplementos y plantas medicinales con alcohol

“Los suplementos o plantas también tienen en su mayoría un paso hepático que compite con las vías de metabolización del alcohol”, puntualiza la Dra. Susan Judas.

Así que lo mismo se aplica a los suplementos o plantas medicinales que a los medicamentos en este caso: hay que valorar cada uno en particular para ver si interacciona y de qué manera.