Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

La realidad virtual hace más llevadera la hemodiálisis
iStock by Getty Images

Muchos enfermos renales deben acudir con regularidad a un centro de hemodiálisis para conectarse a una máquina que filtra su sangre, substituyendo o complementando así el trabajo que sus riñones no realizan. Pero someterse a diálisis puede resultar una experiencia angustiosa para ellos.

En el centro de hemodiálisis los conectan a un dializador utilizando diversos accesos vasculares. Para ello, las enfermeras especializadas les tiene que pinchar para reproducir el circuito que de forma natural lleva la sangre a los riñones para su filtrado.

Para evitar ese mal trago que pasan los enfermos y lograr que la diálisis sea menos angustiante, el equipo del Servicio de Nefrología del Hospital del Mar ha puesto en marcha una prueba piloto en la que utilizan realidad virtual en pacientes que se tienen que someter a este procedimiento.

Realidad virtual como técnica relajante

La realidad virtual es una representación de escenas o imágenes de objetos generadas mediante tecnología informática que provocan la sensación de estar inmerso en ese entorno. Un entorno que se contempla a través de unas gafas o casco de realidad virtual.

Y depende de las imágenes que se generen, el efecto que se consigue en la persona es uno u otro. Se han demostrado sus buenos resultados como técnica de relajación en problemas psicológicos.

  • Se utiliza para tratar fobias (miedo a volar y a las alturas, a las agujas, a hablar en público, a conducir, claustrofobia, agorafobia).
  • También se ha probado para reducir el miedo antes de entrar a quirófano.

Ahora, el equipo del Servicio de Nefrología del Hospital del Mar ha analizado el efecto de esta técnica de relajación sobre la percepción del dolor y la ansiedad cuando al paciente renal se le practica la punción de acceso vascular para realizar la diálisis.

Y los resultados han sido muy positivos porque se ha observado "una reducción significativa en relación al dolor y a la ansiedad en los pacientes a los cuales se ha aplicado la realidad virtual en el momento de la punción", señala Marta Argilés-Huguet, investigadora y psicóloga del Grupo de investigación en Nefropatías del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas.

El efecto del fondo del mar

La prueba se ha realizado con 25 pacientes de 70 años de media que se pusieron unas gafas de realidad virtual facilitadas por la empresa Psious.

A través de ellas podían ver dos vídeos de imágenes del fondo del mar. En uno podían cazar peces con el objetivo de distraerse (centrar la atención en algo concreto ayuda a no pensar en el dolor), mientras que el otro vídeo pretendía solo relajarlos.

En total se realizaron 69 sesiones y los resultados fueron los siguientes:

  • El dolor de los pacientes bajó en un punto (sobre cinco) entre el inicio y el final del procedimiento de canalización del acceso vascular, según las puntuaciones otorgadas por ellos mismos.
  • En el caso de la ansiedad, cayó cerca de un punto, mientras que otros parámetros, como la tensión arterial y la frecuencia cardíaca también mejoraban.

La responsable de enfermería del Servicio de Nefrología, Eva Barbero, señala que "el paciente llega a la sesión de diálisis y no sabe si la enfermera canalizará fácilmente las agujas. Esto le transmite ansiedad y a la vez dolor ya que, a pesar de que el procedimiento se hace con anestésicos, se les tiene que pinchar dos agujas cada vez que tienen una sesión".

Valoración positiva de las enfermeras

La enfermeras del Servicio de Nefrología son las profesionales que mejor saben cómo lo pasan estos pacientes. Y la valoración que hacen del uso de la realidad virtual es muy positiva.

  • El 78% de las enfermeras participantes en la prueba considera que la realidad virtual ayuda a los pacientes a soportar el momento de la canalización de las agujas.
  • A la vez, admiten que también reduce la ansiedad y el dolor de los enfermos durante el procedimiento y les ayuda a ellas a poderlo realizar de una forma más tranquila, permitiéndoles tomar decisiones con más libertad sobre la canalización de las agujas.

"Las enfermeras consideran mayoritariamente que la realidad virtual es un buen instrumento para utilizar en nefrología, e incorporarla a la práctica diaria puede suponer un beneficio tanto para el paciente como para las profesionales", señala Marta Argilés-Huguet,

Por su parte, el Dr. Higini Cao, médico adjunto del servicio, destaca que "no tenemos que aceptar en ningún caso el dolor como si fuese un elemento consubstancial a la hemodiálisis. Hay que valorar todas las herramientas, tanto farmacológicas como no farmacológicas, para anularlo o reducirlo".

Y la realidad virtual puede ser una gran ayuda en este sentido. Ahora los impulsores del proyecto estudian su implantación como una técnica habitual en las salas de hemodiálisis.