Sofá y silla IKEA

Actualizado el

SALÓN-IKEA

Sabemos que la decoración y el orden de nuestro hogar puede influir de manera positiva o negativa en nuestra salud. Un entorno agradable y armonioso y en el que impere el orden ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo y nos hace sentir más serenos y relajados.

Por el contrario, un hogar desordenado, con demasiados muebles o mal ubicados, nos pone de mal humor y nos estresa. Y es que mantener el espacio ordenado y limpio contribuye a poner orden en el cerebro.

LA DECORACIÓN Y NUESTRO ESTADO DE ÁNIMO

Los estudios demuestran que la casa influye en nuestra calidad de vida y es que cómo está nuestro hogar es algo que nos afecta positivamente (y ¡cuidado! también de forma negativa).

Un reciente estudio realizado por IKERFEL, entorno a “Las actitudes de la sociedad española ante la decoración en el hogar”, demuestra que la manera la decoración y el orden caseros influye en nuestro bienestar.

Según este estudio, una casa bien decorada, armónica y ordenada aporta múltiples beneficios:

  • Estás de mejor humor
  • Estimula la creatividad
  • Ahorras tiempo para ti y tu familia
  • Llevas una vida más ordenada y relajada
  • Tienes una mayor calidad de vida

Además, se sabe que mantener una casa limpia y ordenada facilita la calma, el descanso y la reflexión. El espacio se convierte así en un lugar donde apetece estar y esto también hace que queramos compartir ese “lujo” con los demás, pues una casa agradable fomenta la comunicación y las relaciones interpersonales.

Los efectos sobre nuestra salud

Pero los muebles de nuestra casa, además de influir en nuestro bienestar emocional, también están implicados en nuestra salud física.

Quizá ese sofá en el que te 'hundes', precioso y comodísimo, te está provocando ese dolor de cervicales que te suele molestar. O la cama blandita y confortable en la que descansas, sea la culpable de la lumbalgia que padeces en ocasiones. Y que decir de esas sillas duras donde comemos o pasamos largas sobremesas con amigos y familia, ¿son buenas para nuestras dorsales?

Serie FÄRLÖV

El sofá debe adaptarse a la columna

Los especialistas en diseño de IKEA tienen todos estos detalles en cuenta y saben que el sofá, que es el centro de tu casa, merece especial atención.

Este tipo de muebles, aunque en apariencia estén ‘como nuevos’, sufren un desgaste diario que puede poner en riesgo la salud de nuestra columna vertebral. Según los expertos conviene cambiarlos cuando hayan perdido su firmeza y tener en cuenta, cuando adquiramos unos nuevos, que cumplan una serie de características que mantengan nuestra columna vertebral en óptimas condiciones.

  • Un sofá, además de ser confortable y que se adapte a nuestro gusto estético, debe tener una altura que te permita poner las piernas a 90º apoyando los pies en el suelo y una zona lumbar donde tu espalda repose bien apoyada.

Procura no dormirte en el sofá... demasiado tiempo

  • Aunque en los sofás de cualquier línea de IKEA te apetece hacer largas siestas o al ver por la noche tus series es inevitable que te duermas en él, procura no pasar mucho tiempo en mala postura en el sofá ya que tu espalda y cervicales se pueden resentir cuando te levantes.

La cama ideal para un buen descanso

Pasamos aproximadamente, unas 8 horas al día tumbados en la cama. Que su dureza, material y medida sea el más adecuado ayudará a que nuestro descanso sea reparador o, por el contrario, hará que nos levantemos rígidos y doloridos. A la hora de renovar la cama procura siempre consultar con un experto, en IKEA siempre podrás encontrar uno en cada área que podrá asesorarte.

Fíjate en el material y en la dureza al elegir colchón nuevo

Los diseñadores de todas las líneas de descanso de IKEA tienen en cuenta los últimos estudios ergonómicos para realizar sus modelos: colchones con materiales transpirables y antialérgicos; diferentes durezas que te permitan estar cómodo pero siempre garantizando un buen soporte lumbar y diferentes medidas que se adaptan a cada persona para que siempre tengas una cama que cuide de ti.

  • Si la cama que elijas para dormir es importante, no lo es menos la postura que adoptes. Para tener un sueño reparador y cuidar la espalda:
  • Intenta dormir en posición fetal. Es la postura más anatómica (rodillas y caderas flexionadas y espalda recta, sin agachar la cabeza) y que proporciona mayor descanso a toda tu espalda.

La postura en la que duermes ayuda a aliviar dolores de espalda

  • Evita colocarte boca abajo porque la columna queda en sobreextensión y los músculos en una posición acortada. Además, el cuello y la cabeza rotan hacia un lado.
  • Dormir boca arriba con un cojín bajo la cara posterior de las rodillas te va a ir bien si tienes tendencia a sufrir lumbago, porque el peso recae sobre la columna.
  • Atención también a la hora de elegir almohada: puede ser más dura o menos pero opta por una altura que no fuerce tus cervicales.
Sillón

Sillas que no perjudiquen la espalda

Nuestro escritorio y las sillas del comedor también deben cumplir una serie de requisitos que cuiden nuestra postura al sentarnos y de paso, nuestra espalda. ¡Antes de escoger un determinado modelo en IKEA siempre puedes sentarte y probarlo!

Si estás pensando en renovar tu rincón de trabajo debes tener en cuenta:

  • Si trabajas con ordenador, la mesa debe tener suficiente altura y espacio como para poner las piernas debajo.
  • Utiliza una silla anatómica que tenga una pequeña curva en las lumbares.

Crea un rincón de trabajo agradable pero también saludable

  • Regula también la pantalla, de forma que la parte superior quede a la altura de los ojos o ligeramente más abajo.
  • En tu comedor opta por sillas donde puedas apoyar la zona lumbar.