En verano solemos padecer menos catarros que en invierno porque los virus lo tienen más difícil para propagarse (sobreviven con frío, baja humedad y poca luz solar)

Además, en los meses calurosos la temperatura en el interior de nuestras fosas nasales aumenta, y estas se convierten en un lugar más inhóspito para los gérmenes.

  • Aún así, apunta algunos detalles que te ayudan a evitarlos... ¡o a superarlos antes!
foular

1 / 6 Evita los cambios bruscos de temperatura

Si te encuentras bien pero no tienes fiebre, puedes bañarte sin problema en la playa o la piscina, pero trata de evitar los contrastes súbitos entre calor y frío, que hacen que tus mucosas realizan un sobreesfuerzo para adaptarse y se vuelven menos eficientes.

Relacionado con este artículo

  • Esto puede ocurrir también en el caso de que entres a un edificio con el aire acondicionado a una temperatura muy baja. Para que el cambio no sea tan brusco, lleva siempre algo para taparte en estos casos (un foulard, una chaqueta fina…).
  • Y, en casa, lo ideal sería mantenerlo entre 24 y 26º según el grado de humedad, y evitar ponerlo de noche.
caldo de pollo

2 / 6 Alimentos contra el resfríado

Ciertos alimentos pueden ayudarte, y mucho, a combatir los síntomas del resfriado.

  • Contra la congestión, algo picante: La capsaicina que contienen la cayena, la guindilla o el pimentón alivia la rinitis.
  • Para derrotar al virus, vitamina C: No solo la consigues de los cítricos. También te la aportan el pimiento rojo, el perejil y el kiwi.

Relacionado con este artículo

  • Combate la mucosidad con un caldo de pollo: Tiene propiedades antiinflamatorias que contribuyen a fluidificarla.
  • Hidrátate con cremas de verduras: Te aportan vitaminas y una buena dosis de agua.
  • Y olvídate del alcohol: Uno de sus efectos es que provoca deshidratación, con lo que agrava los síntomas del catarro. Además, puede irritar y resecar las mucosas.
tomar el sol

3 / 6 Ponerte al sol te puede ayudar

Es la mejor forma de activar la producción de vitamina D que, entre otros muchos beneficios, previene las infecciones respiratorias.

  • Además, se ha demostrado que la luz solar estimula el movimiento de los linfocitos T, que juegan un papel clave en la respuesta del sistema inmunitario ante el ataque de gérmenes.
  • También hace que produzcas más serotonina (la “hormona de la felicidad”), con lo que te encontrarás mejor.
  • Recuerda, siempre con moderación y fuera de las horas centrales del día.
infusion

4 / 6 Remedios herbales que te reconfortan

Las propiedades medicinales de las plantas son otra estpupenda opción.

  • Alivia tu malestar con jengibre: Reduce el dolor muscular y despeja las vías respiratorias. Hierve una rodajita 5 minutos en agua. Cuela, deja reposar y bebe con un poco de limón y miel.

Relacionado con este artículo

  • La buena equinácea: Se ha comprobado científicamente que tomar un suplemento de Echinacea purpurea puede ayudar a aliviar los síntomas del resfriado, nos explica el profesor Ronald Eccles, fundador del Centro del Resfriado Común de la Universidad de Cardiff (Reino Unido).
  • Respira mejor con eucalipto. En ambientes muy secos, puede serte útil añadir unas gotas de su aceite esencial al agua de un humidificador.
procura relajarte

5 / 6 Aprovecha para relajarte de verdad

Muchas veces, para poder “bajar la persiana” los días previos tenemos que rendir al máximo. Acabamos la jornada agotados y tensos, descansamos poco y mal… Y esto:

  • Baja las defensas: Fíjate cómo influye el estado que acabamos de describir: una investigación norteamericana comprobó –analizando el sueño de parejas de gemelos– que quienes dormían cuatro horas “desconectaban” procesos que nos protegen de las infecciones.
tender al sol

6 / 6 Barreras para los virus

Para evitar el contagio, “conviene extremar las precauciones en lugares concurridos y, sobre todo, en espacios cerrados (como los aviones). Lávate las manos con más frecuencia y usa pañuelos desechables”, recomienda el profesor Eccles. Y en casa…

  • Limpia las superficies: Puedes prepararte una solución desinfectante casera con 500 ml de agua, 150 ml de agua oxigenada, 50 ml de zumo de limón y 10 gotas de aceite esencial de árbol de té.

Relacionado con este artículo

  • Recuerda ventilar: Muchas veces, sobre todo en esos días en los que parece que la temperatura no baja ni de noche, dejamos el aire acondicionado puesto durante muchas horas e incluso nos olvidamos de abrir las ventanas. De este modo, el ambiente se carga de gérmenes, lo que facilita que los virus se propaguen.
  • Y seca la ropa al sol: Algunos virus pueden sobrevivir en la ropa incluso tras pasar por la lavadora. Una buena forma de eliminarlos es tendiendo al sol (o introduciendo las prendas en la secadora al menos durante media hora).

Actualizado a

Menos resfriados pero más molestos

Si has tenido la mala suerte de coger uno de esos resfriados veraniegos, que suelen ser muy molestos, estos consejos que te hemos dado pueden resultarte muy prácticos.

Relacionado con este artículo

  • Pero también es cierto que el enterovirus (el microorganismo que suele provocarlos) genera unos síntomas muy desagradables.“Además de congestión nasal, aparece fiebre, molestias estomacales y musculares, dolor de cabeza…”, aclara el profesor.

¿Y si no se trata de un resfriado?

Los ácaros o el polen de algunas plantas provocan síntomas alérgicos similares a los de un catarro, como por ejemplo una fuerte rinitis. Si los síntomas son intermitentes (van y vienen), es posible que tu cuerpo esté reaccionando ante la presencia de algún alérgeno.

Usar mal el aire acondicionado origina hasta el 20% de los resfriados de verano

  • Revisa el aparato del aire acondicionado.También puede desencadenar una alergia. En su interior se acumula una gran cantidad de gérmenes que se esparcen en el ambiente en cuanto lo ponemos en marcha.

    Para prevenir, antes de que empiece la temporada de calor conviene realizar un mantenimiento básico: limpia los filtros con una aspiradora o, si están muy sucios, puedes sumergirlos en agua fría y cepillarlos con jabón antibacteriano.

    Antes de colocarlos de nuevo, deja que se sequen por completo, pero nunca al sol porque pueden deformarse.

Tags relacionados

Por Olivia Majó