Por Soledad López, periodista especializada en salud

Abusar del azúcar genera comportamientos agresivos
iStock by Getty Images

En tiempos de coronavirus, la obesidad sigue siendo la pandemia del siglo XXI. Y la causa no es otra que el elevado consumo de azúcares en el mundo occidental.

Pero la ingesta de azúcar, en concreto de fructosa, no solo es la culpable del sobrepeso y de que la diabetes tipo 2 no deje de aumentar año tras año. Parece ser que un alto consumo también favorece trastornos del comportamiento.

Una investigación realizada por la Universidad de Colorado que ha sido publicada en Evolution and Human Behavior sugiere que los comportamientos agresivos e impulsivos y trastornos como el síndrome de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) podrían estar relacionados con la ingesta excesiva de azúcar.

el azúcar, un nutriente único

La explicación tiene una base evolutiva y es tan lógica como interesante:

  • Se sabe que la fructosa es un nutriente único que estimula una vía de supervivencia innata para muchas especies y que implica la búsqueda de alimentos para almacenarlos en forma de grasa.
  • El problema es que en la sociedad occidental, la alta ingesta de azúcar ha puesto esta vía de supervivencia a toda marcha, aunque no necesitemos almacenar grasa en nuestro organismo porque tenemos siempre alimentos a nuestra disposición.
  • Esto explicaría el aumento de la obesidad, la diabetes y el síndrome metabólico, pero también de comportamientos agresivos.

Más impulsivos y descerebrados

El estudio dirigido por Richard Johnson, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, apunta que la fructosa (un componente del azúcar) y el ácido úrico(un metabolito de la fructosa) hiperactivan esa vía que nos lleva a buscar alimentos, pero eso también afecta a nuestro comportamiento.

  • Estimula el deseo.
  • Nos hace más impulsivos.
  • Nos lleva a correr riesgos.
  • Nos empuja constantemente a buscar la novedad.
  • Incita a la toma de decisiones rápidas.

Más riesgos de trastornos del comportamiento

Y el problema no es solo que nos haga más impulsivos o descerebrados.

Lo relevante es que, tal y como sugiere la investigación de la Universidad de Colorado, la sobreactivación de esta vía de supervivencia por una alta ingesta de azúcares puede favorecer trastornos del comportamiento como:

  • Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).
  • Trastorno bipolar.
  • Depresión maníaca y otros comportamientos agresivos.

Los autores del estudio insisten en que no puede asegurarseque el azúcar provoque directamente este tipo de trastornos, pero sí es un factor a tener en cuenta a la hora de potenciar algunos efectos.

"Nos culpamos al azúcar de un comportamiento agresivo, solo advertimos que puede contribuir. En la salud mental influyen obviamente factores genéticos, familiares, físicos, emocionales y ambientales", advierte el profesor Johnson.

Alimentos qué es mejor evitar

La fructosa que procede de la fruta no resulta dañina, señala la Fundación Española del Corazón.

La realmente perjudicial es la que se encuentra en los alimentos procesados, las bebidas carbonatadas o azucaradas, las golosinas, los zumos procesados, la bollería, los dulces, los pasteles, las galletas...

Además, los carbohidratos de alto índice glucémico (harinas, pan blanco, pasta y en general todos los cereales refinados) y los alimentos salados también se transforman en fructosa en el cuerpo, por lo que no se debe abusar de ellos.

No se trata hacer lista de productos prohibidos pero es mejor que sean de consumo esporádico.

Tags relacionados