1. Antes de empezar...

1 / 6 Antes de empezar...

Conviene que estires bien la musculatura de los brazos para evitar lesiones y dolor.

  • De pie lleva la mano izquierda al hombro contrario sujetando ese codo con la otra mano.
  • Estira hasta notar tirantez y cambia de lado. Después entrelaza tus manos y estira los brazos por encima de la cabeza. Haz lo mismo estirando hacia abajo, juntando las manos por detrás de la espalda.
2. Más firmeza

2 / 6 Más firmeza

Para este ejercicio necesitarás unas mancuernas de medio kilo o unos botellines pequeños llenos de agua:

  • Sitúa la pierna izquierda por delante de la derecha e inclina el cuerpo hacia delante, apoyando la mano sobre el muslo –no en la rodilla– del mismo lado.
  • Lleva el brazo derecho atrás hasta que el codo quede en línea con el hombro. Haz exiones con el codo sin balancear los brazos. Repite 8 veces con cada brazo.
3. Fortalece la cara interna

3 / 6 Fortalece la cara interna

Pasa una toalla por detrás de tu cuerpo, cogiendo cada extremo con una mano.

  • La derecha debe quedar a la altura de tus hombros y la otraa la de la cintura.
  • Estira del brazo derecho sin mover el izquierdo tensando al máximo la toalla y relaja.
  • Repite 8 veces cambiando de brazo.
4. Fortalece tu espalda

4 / 6 Fortalece tu espalda

El movimiento del “aleteo” fortalece los hombros y la parte alta de la espalda:

  • De pie con las piernas algo abiertas y las rodillas semiflexionadas inclina el cuerpo hacia delante.
  • Abre los brazos en cruz sin estirarlos del todo y ciérralos por delante del cuerpo.
  • Haz 2 series de 8 repeticiones
5. El truco

5 / 6 El truco

Puedes hacer el ejercicicio sentada en una silla inclinando el cuerpo hacia delante.

Hidrata

Para reafirmar la piel... La flacidez en los brazos no solo se tiene que ver con el músculo, también con la elasticidad de la piel. Por ello, para recuperar su tono es básico que apliques en la zona a diario una crema hidratante.

6. Da movilidad a tus hombros

6 / 6 Da movilidad a tus hombros

Túmbate en una colchoneta o toalla con los brazos abiertos en cruz, los pies algo separados y las rodillas exionadas:

  • Ve llevando lentamente los brazos por delante de tu cuerpo hasta cruzarlos por encima de tu pecho.
  • Después sepáralos trazando un círculo hasta que queden por encima de la cabeza.
  • Hazlo 8 veces.

Actualizado el

apertura

Busca tu motivación

Ha llegado el buen tiempo y seguramente tienes en tu armario una blusa o un vestido de tirantes que te apetecería ponerte pero quizá no te atreves porque piensas que tus brazos no están “en condiciones”.

Relacionado con este artículo

Cuando la musculatura de esa zona pierde su tono (algo común porque no solemos usarla al realizar movimientos habituales) enseguida se ve la flacidez.

figura “sin complejos”, bonita y tonificada

Pero todavía estás a tiempo de hacer una “puesta a punto” de los brazos y, de paso, de perder algún kilo y de embellecer toda la parte superior de tu cuerpo con esta combinación de ejercicios. La única forma de evitar que los brazos se “descuelguen” es realizar ejercicios específicos como los que te hemos propuesto más arriba.

Relacionado con este artículo

Si los pones en práctica (y eres constante) notarás resultados en solo un par de semanas. Así, este verano lograrás olvidarte de los complejos y ponerte cualquier prenda porque, además...

  • Tu escote se verá más tenso. Algunos ejercicios para los brazos ayudan a la vez a reforzar la musculatura pectoral. Te sorprenderá cómo ayudan a mejorar la zona del escote, que se verá más tersa y tonificada, en definitiva, más joven.
  • Lucirás una espalda bonita. Cuando trabajas el pecho fortaleces también la parte alta de la espalda y los hombros y por eso caminas más erguida, lo que hace que tu gura se vea todavía más estilizada y ¡muy bonita!

¿Qué cambios notarás?

Conseguir unos brazos bonitos no es una misión imposible. Al contrario, es una de las zonas que mejor responde al ejercicio. Si eres constante, enseguida notarás cambios.

  • Más forma. Te proponemos utilizar pequeñas pesas, toallas... Al realizar los movimientos con solo algo de resistencia lograrás “endurecer” los músculos pero sin desarrollarlos en exceso.
  • Piel más elástica. Con el paso del tiempo las fibras que sostienen la piel (el colágeno y la elastina) tienden a degradarse, lo que da lugar a la flacidez. Con estos ejercicios frenarás ese proceso.
  • Menos grasa. Alrededor de los brazos suele acumularse grasa, que hace que se vean anchos. Si realizas los ejercicios a buen ritmo eliminarás grasa acumulada y se verán más delgados.