piel amarilla

Actualizado a

piel amarilla

El síndrome de Gilbert es un exceso de bilirrubina en la sangre. Como no tiene prácticamente consecuencias, en principio no es preocupante pero todo lo que puede afectar al hígado hay que consultarlo por precaución.

Es un problema más común de lo que parece. Entre un 2 y un 10% de la población lo tiene. Lo que pasa es que no todos dan la señal más evidente de este síndrome, la ictericia: tener la piel amarilla.

Para que la piel tenga la tonalidad amarilla, los niveles de bilirrubina tienen que estar por encima de 3 miligramos por centilitro de sangre y la mayoría de personas con el síndrome no pasan de 1 o 2”, explica el doctor Luis Bujanda, presidente de la Asociación Española de Gastroenterología.

¿POR QUÉ SE pone la piel amarilla?

Aunque la principal señal de este síndrome es la piel amarilla, este síntoma no lo estudia el dermatólogo, sino los especialistas en el aparato digestivo o el hepatólogo, puesto que su origen está en el hígado.

Relacionado con este artículo

La bilirrubina es un pigmento amarillo que se produce en la sangre, como reacción de la descomposición natural de los glóbulos rojos.

  • La bilirrubina se desplaza por el flujo sanguíneo hasta el hígado y se elimina con la bilis, el líquido que segrega el hígado para ayudar en los procesos digestivos.

Si hay exceso de bilirrubina, la piel y los ojos adquieren un tono amarillo

  • Si hay un gran exceso de bilirrubina en la sangre, la piel y los globos oculares pueden adquirir un tono amarillo.

¿QUÉ INDICA UN EXCESO DE BILIRRUBINA?

La primera opción que se plantea un médico de familia cuando le llega un paciente con ictericia (es decir, con la piel amarillenta) es que puede sufrir una enfermedad del hígado.

  • Te preguntará si tienes picor o si la orina es muy oscura o si sufres cansancio, síntomas de un posible fallo hapático.

Se pueden indicar ecografías y otras pruebas que generalmente son dirigidas por especialistas en el aparato digestivo.

Un simple análisis de sangre nos dirá muy claramente si la bilirrubina es por enfermedad hepática o algo de poca importancia”, explica el doctor Bujanda.

Un simple análisis de sangre descarta que la ictericia sea por una problema grave

Una vez que el especialista ha descartado que nos encontremos frente a una hepatitis o las colestasis (retenciones de bilirrubina por piedras o tumores), una posible explicación en el síndrome de Gilbert.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE GILBERT?

El síndrome de Gilbert es una afección del hígado que no procesa la bilirrubina de manera adecuada y, como hemos dicho, totalmente benigna.

Relacionado con este artículo

  • No se contrae, sino que se nace con ella. Lo provoca una mutación genética que es hereditaria. Seguramente si investigas, podrás comprobar que uno de tus progenitores también tiene la bilirrubina alterada en los análisis.
  • El principal factor de riesgo de este síndrome es que los dos padres también tengan el gen que provoca este trastorno.
  • También el ser hombre hace que sea más probable que aparezca.

¿Cuándo aparece?

Aunque el gen esté presente desde que naces, no empieza a dar síntomas en los análisis hasta que llegas a la adolescencia.

Si no te hicieras nunca una analítica es probable que no se detectara y seguirías con tu vida normal sin saber que esta alteración ocurre en tu cuerpo.

¿CUÁNDO SUBE MÁS LA BILIRRUBINA?

Las personas con esta mutación tienen la bilirrubina algo más alta: puede oscilar, pero siempre por debajo de los 4 miligramos por centilitro de sangre.

Hay factores que pueden hacer que la bilirrubina de estas personas suba y salga entonces el tono amarillo, pero no tiene la más mínima importancia -aclara el gastroenterólogo-. No vas a vivir menos.

Estos factores son:

  • Ejercicio físico.
  • Estrés.
  • Tener la regla.
  • Falta de sueño.
  • Deshidratación o falta de alimento.
  • Enfermedades víricas.

Eso explica, por ejemplo, que algunos pacientes, cuando sufren una enfermedad vírica, como un simple resfriado, vean cómo de repente se ponen amarillos y crean tener algo más grave de lo que de verdad es.

EL SOL NO TIENE NADA QUE VER

Como no tiene ninguna relación con las enfermedades de la piel, las personas con este síndrome no tienen que tener un cuidado especial al tomar el sol, más allá de las precauciones que deben tomar todas las personas si quieren cuidarse y evitar quemarse o, peor aún, un melanoma.

Más allá del tema estético, este síndrome no tiene que preocuparte

El síndrome no tiene nada que ver con los problemas de la piel y más allá del tema estético y de que si no los sabes puedes llevarte un susto por la aparición de la ictericia, no afecta en ningún otro sentido”, aclara el doctor Bujanda.

Tags relacionados