AVISPA

Actualizado el

AVISPA

Alrededor del 3% de la población es alérgica al veneno de las avispas y las abejas, un problema que sufren especialmente los más expuestos a su picadura como apicultores, jardineros o bomberos.

En lo que llevamos de año, ya son tres los fallecidos por la picadura de avispas asiáticas en nuestro país, lo que ha traído a primer plano algunas preguntas relacionadas con la alergia al veneno de estos insectos de la familia de los himenópteros.

  • Cuestiones como si es posible saber con antelación si tendremos una reacción alérgica o cómo actuar de la forma más rápida y efectiva si somos víctimas de su temido aguijón, nos las resuelve la doctora Lorena Bernal, Jefa del Servicio de Alergología del Hospital La Luz (Madrid).

¿puedo ser ALÉRGICO a las avispas?

No todos tenemos las mismas posibilidades de tener una reacción alérgica a su veneno. De hecho, "la probabilidad de desarrollar este tipo de alergia aumenta de forma paralela al número de picaduras que recibe la persona", apunta la doctora. Este es el motivo por el que existen grupos de población con más posibilidades, como son los apicultores, jardineros o guardas forestales.

Relacionado con este artículo

Sin embargo, al margen de si estamos o no dentro de estos grupos de riesgo, "cualquiera que haya tenido una exposición previa al veneno, puede desarrollar una alergia, siendo además esta exposición, una condición indispensable para desarrollarla", sostiene la experta.

  • Además de este requisito, existen otros elementos que influyen en la aparición de la alergia, tales como la predisposición genética, factor que la doctora considera importante, pero no el único que interfiere en el proceso.

¿Cómo sé si me puede pasar a mi?

Muchas personas se preguntan si es posible saber con antelación cómo reaccionará su organismo ante la picadura de una avispa. Es decir, ¿se puede saber si eres alérgico a las avispas si nunca te ha picado ninguna? Lamentablemente, la respuesta es que no. "A día de hoy, no disponemos de técnicas que nos indiquen si una persona va presentar una reacción tras una picadura", aclara Bernal.

  • Alergia diferente si son abejas o avispas: La proteína que contiene el veneno de cada una es diferente y es la intolerancia a esta proteína la que desencadena la reacción alérgica. Así que se puede ser alérgico a ambas pero lo más habitual es serlo solo a una de las dos.

LOS síntomas QUE nos alertan de alergia

Si no eres alérgico, lo habitual es que "la reacción sea local y se caracterice por la aparición de eritema, edema, prurito y posiblemente, dolor en el área de inoculación del veneno", detalla la experta.

La hinchazón y el dolor en la zona de la picadura son reacciones normales

Pero, ¿qué experimentamos en el caso de ser alérgicos? Según la experta, "tras la picadura de una avispa, inmediatamente o en pocos minutos, una persona alérgica presenta síntomas que van más allá de una inflamación del área de la picadura, pudiendo afectar a varios sistemas del organismo". Estos son los más relevantes:

  • Picor
  • Tos
  • Afonía
  • Aparición de ronchas (Urticaria)
  • Dificultad para respirar y tragar
  • Angioedema (Hinchazón, similar a la urticaria, pero que se presenta bajo la piel en lugar de darse en la superficie)
  • Ruidos en el pecho
  • Sensación de tener un cuerpo extraño a nivel de la garganta
  • Sudoración
  • Mareo
  • Y, en casos extremos, pérdida de conocimiento

Si varios de estos síntomas suceden a la vez tras una picadura la recomendación de la doctora es clara: "hay que contactar o acudir de forma inmediata al servicio sanitario más cercano para poder tratar la reacción lo antes posible".

El tratamiento para esta reacción

Ante este tipo de reacción alérgica en el centro de salud pueden administrar antihistamínicos, cortisona o broncodilatadores para controlar los síntomas.

Relacionado con este artículo

En casos graves (puede causar un peligroso shock anafiláctio) se administra adrenalina. De hecho, existen adrenalinas autoinyectables que el especialista puede recomendar llevar encima a personas que han tenido reacciones alérgicas graves, para evitar futuros episodios.

ES IMPORTANTE TOMAR PRECAUCIONES

Las personas que conocen su alergia deben extremar las precauciones contra las picaduras para evitar sus consecuencia más graves. La doctora Lorena Bernal señala algunas:

  • Colocar mosquiteras en casa, sobre todo en primavera y verano.
  • Rociarse con repelente de insectos.
  • Vestirse con ropa y calzado de colores discretos.
  • En los meses de calor, es mejor evitar las comidas al aire libre.
  • No aplicarse productos cosméticos con perfume y evitar las colonias.
  • Si vas a viajar en coche, asegurarse de que no hay en su interior ninguna avispa y después subir las ventanillas.
  • Y, por supuesto, llevar consigo el tratamiento indicado por el alergólogo para hacer frente a una posible reacción desencadenada por la picadura de una avispa.

¿Es peor si ya soy alérgico a otras sustancias?

Teniendo en cuenta la elevada prevalencia de alergias entre la población, cabe cuestionarse si en el caso de que seamos alérgicos al polvo, al polen, o a alimentos como los frutos secos o los lácteos, se produciría una reacción más grave ante la picadura de una avispa.

Ser alérgico a otras sustancias no hace que tengas más riesgos

Según la doctora, esta posibilidad no existe y afirma que "podemos encontrar reactividad cruzada entre los diferentes himenópteros (avispas y abejas), pero no con alimentos y neumoalérgenos como el polvo o el polen".

  • Esto quiere decir que ante una picadura, "los alérgicos al polen, al polvo o a determinados alimentos como el huevo o la leche, no mostrarían manifestaciones diferentes que las que que presentarían personas no alérgicas", concluye.

Remedios naturales

Muchos de ellos han pasado de generación en generación. Y la mayoría son de lo más variopinto. Entre ellos: Aplicar desodorante, pasta de dientes, vinagre de manzana, miel, un trozo de patata, cebolla, ajo o limón.

  • Algunos especialistas alertan de que estos "métodos" pueden favorecer una infección y aconsejan no recurrir a ellos.