La soledad multiplica por 5 el riesgo de depresión
iStock by Getty Images

El aislamiento y la falta de contacto social que conlleva la soledad aumenta hasta cinco veces las probabilidades de sufrir una depresión.

Así lo ha demostrado un estudio llevado a cabo por investigadores del Parc Sanitari Sant Joan de Déu.

Y los confinamientos no han hecho más que agravar la situación, en especial entre los jóvenes de 18 a 34 años que presentan una prevalencia de depresión superior al 15%, un 50% más alta que la de la población de más de 50 años.

Los jóvenes necesitan más contacto

"La personas mayores de 50 años tienen más riesgo de sufrir depresión y ansiedad. No obstante, parece que durante la pandemia los jóvenes han sido los más frágiles, quizás porque sus necesidades relacionales son diferentes", explica el Dr. Joan Domènech, investigador y responsable del estudio.

"Los jóvenes necesitan un contacto cara a cara y más variado que otros grupos poblacionales. También ha podido influir el hecho de que se hayan visto más perjudicados por factores como la pérdida de trabajo o de poder adquisitivo", asegura.

La soledad como predictor de depresión

El estudio concluye que la soledad es un predictor de la depresión y la ansiedad.

Y no solo eso, también es la principal causa de depresión entre los factores de riesgo modificables, por encima de otros condicionantes como las variables socioeconómicas o los hábitos saludables.

De hecho, las personas con problemas económicos tienen también un elevado riesgo de padecer depresión, ya que esta probabilidad se multiplica por 3,5 respecto a las que no presentan esta problemática.

Un factor modulable

La ventaja, por decirlo de alguna forma, de un factor de riesgo de depresión como la soledad es que se puede modular.

"Si actuamos para corregirlo, la situación de la persona mejorará", afirma el Dr. Domènech.

Con este objetivo, el Parc Sanitari Sant Joan de Déu ha creado SOM Salut Metal 360, que pretende informar, acompañar, empoderar y sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de cuidar la salud mental de las personas.

Pandemia y salud mental

Que la pandemia ha aumentado los problemas de salud mental es una realidad.

Después de casi dos años de coronavirus y meses de confinamiento, las búsquedas en internet sobre salud mental han aumentado un 600% y los problemas psicológicos se han multiplicado.

  • El aislamiento ha pasado factura en la mujeres de 35 a 50 años que han sufrido más síntomas depresivos.
  • Han aumentado los casos de anorexia y bulimia en chicas jóvenes e incluso los niños han sufrido más crisis de pánico.

La pandemia ha puesto sobre la mesa una parcela de nuestra salud, la mental, que parecía estar en un segundo plano.

Y a pesar de la altísima prevalencia de enfermedades como la depresión, quizá no éramos conscientes de lo importante que es cuidar la parcela emocional.

La importancia de recibir ayuda

Trastornos como la ansiedad o la depresión se pueden prevenir con la información, el apoyo y la terapia adecuada.

Pero no siempre es fácil encontrar ayuda. Con la intención de suplir ese vacío nacen iniciativas como SOM Salut Metal 360, que ya empezó a gestarse ante de la pandemia.

Actualmente, el portal ofrece encuentros digitales, sesiones de consulta al experto, testimonios de profesionales sanitarios, usuarios, familiares, educadores y asociaciones, así como artículos divulgativos y monográficos sobre enfermedades mentales como los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), los trastornos del espectro autista o la depresión.

El objetivo de la plataforma es acompañar a la persona a lo largo de su proyecto vital, desde la etapa infantil hasta la adulta, poniendo especial atención a las transiciones entre los diferentes períodos.

"Estamos viendo que las personas tienen ganas de hablar y expresar sus inquietudes respecto a temas de salud mental, sin que se estigmatice nada. Por eso, queremos que SOM Salut Mental 360 sea un espacio interactivo e inteligente en el que todo el mundo pueda aportar y consultar", explica Cristina Molina, directora de Análisis y Estrategia en Salud Mental de la Orden Hospitalaria Sant de Déu en Cataluña.

El portal no solo pretende ayudar a estas personas, también darles voz para acabar con el estigma que arrastran las enfermedades mentales.

Un paso más que, sin duda, ayudará a normalizar las enfermedades mentales, a hablar de ellas como de cualquier otra enfermedad y a no esconderlas.