Soy farmacéutica y estos son los únicos péptidos para el envejecimiento que recomendaría

Los péptidos son la última arma contra el envejecimiento que se ha puesto de moda, una tendencia que viene de Silicon Valley, donde la demanda de de estos productos ha aumentado entre los trabajadores tecnológicos.

Actualizado a
PEPTIDOS

Los péptidos son el tratamiento de moda en Silicon Valley.

ISTOCK
cosmeticos no usar verano
Carmen Bauzá

Farmacéutica especializada en dermocosmética

Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

Los péptidos son la última moda entre los trabajadores de Silicon Valley por sus efectos tanto rejuvenecedores como terapéuticos. En píldoras, en inyecciones o en cremas tópicas, hay tratamientos de todo tipo a base de péptidos para combatir las arrugas, aumentar la libido o el rendimiento, adelgazar, combatir enfermedades, aumentar la longevidad... El famoso Ozempic diseñado para diabéticos pero que ayuda a perder peso y ha sido una auténtica revolución está formulado a base de péptidos. ¿Cómo funcionan estos fármacos? ¿Cuáles son efectivos y cuáles no? La farmacéutica Carmen Bauzá responde a las dudas de Saber Vivir.

¿Qué son los péptidos?

Los péptidos son cadenas de aminoácidos que intervienen en procesos esenciales para la salud. Es importante entender que hay muchos tipos de péptidos con su correspondiente papel en múltiples y diferentes procesos biológicos.

Uno de estos procesos es la síntesis de proteínas, que intervienen en funciones celulares y forman parte de la estructura de los tejidos (como la piel o los músculos). Además de la síntesis de proteínas también son fundamentales en otros procesos para el desarrollo, crecimiento y mantenimiento de tejidos y órganos.

Otros tienen función regulatoria ya que actúan como mensajeros celulares. Un ejemplo es la insulina, una hormona polipeptídica cuyo papel es clave en el metabolismo de la glucosa y que se utiliza como fármaco en el tratamiento de la diabetes.

También intervienen en el sistema inmune ayudando a combatir infecciones o en la cicatrización de heridas por sus propiedades regenerativas.

Es decir, su importancia radica en que juegan un papel multifuncional en multitud de procesos biológicos esenciales para la salud y la vida.

¿Qué tipo de péptidos se comercializan habitualmente?

En cuanto al uso o comercialización de los péptidos, podemos diferenciar 3 categorías: los medicamentos con receta, los complementos nutricionales (comúnmente conocidos como suplementos) y los cosméticos.

A nivel farmacológico, los péptidos ya llevan años usándose como medicamentos. Los más antiguos son la citada insulina, para el tratamiento de la diabetes, o la oxitocina, usada para inducir el parto.

En la actualidad existen múltiples fármacos peptídicos que se usan en tratamientos innovadores. Un caso muy conocido es el famoso Semaglutide (Ozempic®, Rybelsus® o Wegovy®), un péptido diseñado para tratar la diabetes que actualmente se utiliza como medicamento para bajar de peso.

Más allá de los medicamentos sin receta, los péptidos eran conocidos por los deportistas para acelerar la recuperación de las lesiones.

En el campo del cuidado de la piel, los péptidos se incluyen en cosméticos debido a su capacidad para reparar la función barrera y estimular la producción de colágeno, lo cual mejora la elasticidad y firmeza de la piel.

Su importancia radica en su papel multifuncional en procesos biológicos esenciales para la vida y la salud.

¿Por qué se han puesto de moda?

En medicina, el interés en el estudio y desarrollo de nuevos péptidos terapéuticos radica en la posibilidad de cubrir diferentes patologías como enfermedades metabólicas, autoinmunes, hormonales, cáncer o dolor crónico.

Los péptidos sin receta llevan años usándose en preparados orales para combatir el envejecimiento de la piel. En menor medida, los péptidos que liberan hormonas del crecimiento también son populares en el ámbito del deporte.

Recientemente se ha popularizado el uso de péptidos orales como "tratamiento antienvejecimiento" e incluso de "longevidad". Esta tendencia viene de Silicon Valley, donde la demanda de péptidos ha aumentado entre los trabajadores tecnológicos. De hecho, algunas clínicas de bienestar ofrecen tratamientos orales o en inyecciones con el propósito de mejorar el rendimiento, la recuperación muscular, la apariencia cutánea y perder grasa.

En cosmética, se utilizan diversos tipos de péptidos para abordar diferentes necesidades y preocupaciones de la piel. Un ejemplo es el Argireline (Acetil Hexapéptido-8), conocido por su efecto similar al botox y usado para reducir las líneas de expresión.

¿En qué usos son efectivos los péptidos y en cuáles no tanto?

En medicina, los fármacos peptídicos tienen un uso basado en estudios y evidencia científica (como todos los medicamentos).

Sin embargo, en suplementación y cosmética los estudios están más limitados y no existe evidencia para muchos de los beneficios que se les atribuyen.

Por ejemplo, los péptidos de colágeno orales son clasificados por Natural Medicines Comprehensive Database como “posiblemente eficaces” para mejorar la hidratación y elasticidad de la piel, pero “ineficaces” para mejorar la fuerza muscular.

En cuanto a su consideración como “elixir de la longevidad” o “biohacking” aún queda mucho por estudiar y demostrar.

En cosméticos algunas afirmaciones como “reducir la contracción muscular” también está poco evidenciada. Pero sí tienen una evidente capacidad en la mejora de la hidratación, elasticidad y firmeza de la piel.

¿En qué casos los recomendaría tú?

A pesar de que aún queda mucho camino por recorrer, los péptidos sin receta (orales y cosméticos) parecen mostrar beneficios para la salud y la apariencia.

Sin respaldar afirmaciones como “elixir de la juventud” o “aumento de la longevidad” por su falta de evidencia, sí recomiendo péptidos en aquellos campos en los que su uso ha mostrado beneficios y es seguro sin necesidad de control médico. Un ejemplo es la mejora de la salud de la piel tanto a nivel oral como cosmético. Otros campos de interés son la salud articular, ósea, muscular, la pérdida de peso y el rendimiento cognitivo.

No obstante, es importante destacar que la investigación sobre muchos péptidos y sus efectos en el organismo está en curso, por lo que hay que tener precaución y consultar a un profesional de la salud.

En cuanto a su uso tópico, su incorporación en fórmulas cosméticas está en auge y es segura y beneficiosa para cuidar diferentes aspectos de la salud de la piel.