recupera sonrisa

Actualizado el

recupera sonrisa

Tener una sonrisa bonita nos ayuda a sentirnos más seguros a la hora de sonreír para las fotos, pero este no es el único beneficio. Mantener una boca sana también nos ayuda a proteger los pulmones y el corazón. ¡Anímate a mejorar tu boca!

¿Te falta alguna pieza dental?

El clásico “puente fijo”, que suponía desgastar los dientes que quedaban al lado para sujetar en ellos el diente artificial nuevo, quedó atrás. Ahora las piezas nuevas se sujetan en la encía, implantando una “raíz falsa”, un tornillo.

Relacionado con este artículo

Esta técnica se usa incluso para fijar prótesis dentales (la dentadura se coloca sobre dos implantes). Actualmente las cirugías son mucho menos invasivas y los materiales (como el titanio) se integran mejor al tejido óseo. Sin embargo, hay que asegurarse de que el especialista sea de confianza, para garantizar la calidad de la intervención.

Ten en cuenta que a veces hace falta injertar hueso si está muy desgastado (lo que encarecerá la operación) y que si lo cuidas adecuadamente, un implante puede durar muchos años sin deteriorarse, pero no eternamente.

¿Tu dentadura no está alineada?

Las ortodoncias de hoy son más discretas (hay modelos en blanco e incluso se puede recurrir a unas carillas totalmente transparentes que casi no se ven, otros se colocan por detrás de los dientes…) Todo esto hace que en los últimos años su implantación entre adultos se haya multiplicado. De todos modos, piensa que con la edad es más difícil corregir las desviaciones dentales y requiere más tiempo.

Otro inconveniente es que una ortodoncia puede resultar un poco más molesta si se coloca en la edad adulta que si se hace a edades tempranas, porque la estructura dental está más asentada.

¿Te está saliendo una muela del juicio?

El 72% de las personas sufre molestias en algún momento de su vida a causa de las muelas del juicio, según la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial.

Relacionado con este artículo

Suelen salir en la juventud, pero también pueden hacerlo a edades tardías o no hacerlo nunca. Si caben bien en la encía, no hay que quitarla. Pero si no tienen lugar para crecer, sí es preferible retirarlas porque pueden mover y desajustar el resto de las piezas dentales. Antes de hacerlo, siempre es necesario realizar una ortopantomografía.

¿Blanqueamiento: sí o no?

Es importante que sepas que el color natural de los dientes es distinto en cada persona y que estén blancos no significa necesariamente que estén sanos. Pero si de todos modos quieres realizar un tratamiento blanqueador, hazte antes una exploración completa en el dentista y que solo un odontólogo profesional te aconseje si te conviene y qué tipo.

Relacionado con este artículo

Ten en cuenta que hay alimentos que te pueden ayudar a mantener su color y otros que los pueden manchar. Por ejemplo:

  • La manzana es la mejor aliada de una sonrisa bonita. El café y las bebidas con colorantes pueden amarillear tus dientes. Con el simple acto de morder una manzana ya estás realizando un cepillado completo, ya que limpia la placa y pule dientes y encías.
  • La uva ayuda a reducir las manchas de los dientes gracias a su alto contenido en ácido málico.
  • El limón es antioxidante, por lo que mezclando su jugo con un poco de sal o de bicarbonato actúa como tratamiento blanqueante.

por qué hay que cuidar los dientes

Si por alguna razón prefieres no prestarle mucha atención al tema, en Saber Vivir te recordamos algunos de los principales beneficios que puedes conseguir preocupándote por mejorar el aspecto de tu dentadura:

  • Aleja dolores. Que falte un diente o que la dentadura esté desordenada provoca dificultades para cerrar bien la boca y ese “desajuste” puede repercutir en la tensión muscular de la cabeza, provocando jaquecas o dolores cervicales.

Relacionado con este artículo

  • Garantiza una buena digestión. La masticación es el primer paso de la digestión. Cuando cortas y trituras los alimentos con tus dientes ya estás preparando el bolo alimenticio para que el estómago pueda procesarlo con más facilidad.
  • Te permiten una mejor dicción. Para pronunciar algunas consonantes (t, d, n, l) necesitas apoyar la lengua en los dientes superiores. Por ello, que falten algunas piezas dentales o que estén “mal colocadas” puede interferir en la correcta pronunciación de las palabras.
  • Influye en tu expresión facial. Los dientes en parte "sujetan" parte de la musculatura de la cara. Cuando falta alguno, la forma del rostro puede cambiar un poco.