Asesorado por el doctor Alex Almuedo, del Servicio de Salud Internacional del Hospital Clínic de Barcelona

Por Pablo Cubí, periodista

¿Los viajeros internacionales trasladan bacterias de un lugar a otro?
iStock by Getty Images

Viajar, conocer otros lugares y culturas es muy enriquecedor y saludable. Sin embargo, la interconexión mundial también convierte los patógenos lejanos en próximos. Una lección bien aprendida con la pandemia.

Los virus no son los únicos que viajan. La propagación de bacterias intestinales y resistentes a los antibióticos supone otra grave amenaza.

Lo ha puesto en evidencia un estudio publicado en la revista The Lancet, en la que se analizó a un grupo de viajeros europeos que visitaron Asia.

Ahora que ya se vislumbra la posibilidad de viajarparalelamente a la vacunación, conviene recordar que el coronavirus no es la única amenaza.

BACTERIAS EN LA MAYORÍA DE VIAJEROS

Millones de personas que anualmente visitan países con niveles de pobreza altos o medios se exponen a este tipo de bacterias, muy presentes en estos lugares.

  • El estudio sostiene que entre un 30% y un 70% de los viajeros son colonizados por estas cepas.

Los viajeros pueden contraer la bacteria incluso en visitas cortas y hacer que estas cepas se propaguen después al regresar a casa”, explica el doctor Alan Mcally, profesor de la Universidad de Birminghan y primer firmante del artículo.

Al cambiar de lugar nuestra flora intestinal se ve alterada

El informe también pone en evidencia que hasta ahora los datos de trabajos previos eran incompletos porque se estudiaba la microbiota bacteriana ya al regreso del viaje.

Ellos han hecho análisis durante la estancia. Han podido constatar que una parte de los viajeros se infectaron, pero consiguieron eliminar las bacterias antes de su regreso.

LOS RIESGOS DE LAS BACTERIAS LOCALES

El estudio estuvo siguiendo a una veintena de voluntarios en un viaje a Laos. Todos menos uno acabaron recibiendo numerosas cepas de bacterias. Contabilizaron en los análisis hasta 83 cepas distintas.

Muchas de ellas pertenecen al grupo que contienen enzimas BLEE. Estas enzimas son las responsables de crear resistencia a la mayoría de los antibióticos. Son bacterias que resultan especialmente difíciles de tratar.

Estas bacterias provocan infecciones “que tienen más riesgo de mortalidad o de estancias prolongadas en el hospital”, explica el doctor Alex Almuedo, del Servicio de Salud Internacional del Hospital Clínic de Barcelona.

El estudio aporta datos, "aunque hay que matizar que son pocos voluntarios y que la mayoría eran médicos, que se mueven en un entorno hospitalario donde hay más riesgo”, añade.

CÓMO SE PRODUCE EL CONTAGIO

En los viajes es normal que parte de tu flora se vea modificada al estar en otro entorno. Eso de por sí no es malo.

  • Colonización, no es lo mismo que infección”, remarca el doctor Almuedo.

Tiene que ver con el cambio de agua, el entorno animal y otros factores. Lo normal es que, a los tres meses de viajar, tu flora bacteriana se recupere y desaparezcan las nuevas cepas.

A los tres meses del viaje la microbiota se suele haber normalizado

Las peligrosas bacterias con enzimas BLEE suelen verse en casos específicos:

  • Al sufrir diarreas en el viaje.
  • Si se han tomado antibióticos previamente al viaje.
  • Si se ha estado en contacto con orfanatos o con hospitales.
  • Si se toma comida de la calle.

¿PODEMOS TRANSMITIRLO A LOS OTROS?

Sabemos que donde más se produce este tipo de colonización es en el sudeste asiático y en el sur de África. También en Latinoamérica, aunque en menor medida”, explica el doctor Almuedo.

Uno de las cosas que ha incrementado las bacterias multirresistentes es el turismo médico”, añade.

Por ejemplo, los viajes deimplante capilar a Turquía u operaciones de cirugía estética en países exóticos que están creciendo.

Solo un estudio confirma la transmisión a familiares

¿Esta colonización puede transmitirse a mis familiares? No queda claro. “Un estudio establecía que hasta un 12% podría transmitirlo a los convivientes. Pero no se ha vuelto a ver en ningún estudio posterior”.

Ese contagio sería con el contacto, por ejemplo, un abrazo. Y ponerse luego la mano en la boca, aunque algunas bacterias se contagian ya directamente por la piel.

CÓMO PODEMOS PREVENIRLO

La costumbre ganada con la pandemia de lavarnos más a menudo las manos es un factor sin duda importante para reducir el riesgo de transmisión de estas bacterias.

Además, si ya están pensando en un viaje a un país lejano, sigue estos consejos para reducir riesgos:

  • Acudir a un centro de salud para informarte y vacunarte. Reduces el riesgo de coger la infección. Evitamos así no solo enfermar sino que se utilicen en exceso antibióticos.
  • Bebe agua embotellada y no comas alimentos que no puedas lavar, pelar o que no esté cocinado.
  • Abstenerte de comprar antibióticos por tu cuenta. En muchos de estos países no necesitas recetas.
  • Utilizar condón si mantienes relaciones sexuales.

En todo caso, el resumen es que no hay que asustarse. Aunque la posibilidad de colonización es alta, la de infección es baja y va disminuyendo a lo largo del tiempo.

Y si te han de operar poco después de un viaje, informa al médico -aconseja el doctor Almuedo-, pues lo ha de tener en cuenta y en algunos casos incluso puede preferir retrasar la operación”.

Tags relacionados