ventilar dormitorio

Actualizado el

ventilar dormitorio

Hay muchas razones que pueden estar tras los ronquidos (algunas enfermedades los provocan, el sobrepeso, fumar...) pero quizá no estés teniendo en cuenta lo más sencillo: tu forma de dormir.

Y es que tanto la postura que adoptas durante el descanso como las condiciones particulares de tu dormitorio pueden estar influyendo mucho más de lo que piensas en tus ronquidos.

Relacionado con este artículo

la postura para roncar menos

Algo tan sencillo como adoptar una postura correcta a la hora de dormir puede acabar con el problema de los ronquidos. Toma nota sobre cómo puedes mejorar este aspecto.

Acostúmbrate a dormir de lado

"Una persona que duerme boca arriba, lo que técnicamente se conoce como decúbito supino, en general ronca más que cuando duerme de lado", asegura el Dr. Ferran Barbé, jefe de Servicio de Neumología del Hospital Universitari Arnau de Vilanova de Lleida.

  • Cambia tu forma de dormir. Es difícil acostumbrarnos a cambiar la postura, pero no imposible. Para empezar, acuéstate siempre de lado. Si te despiertas en mitad de la noche (o alguien te alerta de que estás roncando), vuelve a adoptar esa posición idónea.

Mejor con la boca cerrada

Si te despiertas con la boca seca, quizá sea porque respiras por ella… y probablemente quien duerma a tu lado te afirme que roncas. En este caso el aire entra en tu faringe menos hidratado y la reseca.

Al respirar por la nariz, en cambio, el aire inspirado llega a los pulmones con la temperatura y la humedad adecuadas (75-80% de humedad).

Conviene respirar por la nariz para no resecar la faringe

  • Las tiritas, sprays, dilatadores, artilugios… ¿sirven? "No está demostrado científicamente. Pero daño tampoco hacen. Durante un par de horas abren las fosas nasales y hacen que haya menos resistencias a respirar", explica el Dr. Ferran Barbé.

Levanta tu cabeza

Si la cabeza está baja es más probable que ronques porque recae más peso sobre la garganta.

Relacionado con este artículo

  • Si usas una almohada blanda o baja, prueba a dormir con una más alta o eleva la cabecera.
  • Cambia tu colchón si tiene más de 10 años. Su falta de firmeza provocará que tu cabeza quede más hundida.

EL AMBIENTE DE LA HABITACIÓN TAMBIÉN CUENTA

Cualquier cosa que impida que el aire fluya libre a través de la boca y la nariz puede aumentar los ronquidos, especialmente si se sufren alergias. Por esa razón conviene respirar un aire limpio y "sano" en el dormitorio para reducir los ronquidos

Líbrate de los alérgenos

Los ácaros que se encuentran en el polvo pueden producirte reacciones alérgicas e inflamar las mucosas.

La caspa, el pelo o la saliva de los animales, y el moho son otros alérgenos que pueden empeorar los síntomas de la alergia, obstaculizar la respiración y empeorar los ronquidos.

  • Pasa la aspiradora por el suelo, las alfombras y las cortinas de forma habitual.
  • Quita el polvo que puede aposentarse sobre los muebles.

El polvo y el pelo de animal te puede hacer roncar más

  • Cambia también las sábanas y las fundas de las almohadas a menudo y lávalas a 60º para eliminar los ácaros.

Aire limpio en el dormitorio

La contaminación también irrita las vías respiratorias y estimula las reacciones alérgicas, sobre todo después de muchos días sin lluvia.

  • Abre las ventanas. Algo muy eficaz y económico que puedes hacer para respirar un aire saludable es ventilar a diario 20-30 minutos. Antes de dormir puedes también abrir ventanas y renovar el aire de tu cuarto.

Relacionado con este artículo

  • ¿Una planta de piña? Un estudio ha demostrado que dormir con una planta de piña en la habitación produce mayor cantidad de oxígeno por la noche. No es la panacea, pero quizá ayude a rebajar tu problema.

Eliminar los tóxicos del ambiente ayuda a respirar mejor

  • Más plantas útiles. Coloca una o dos plantas en la habitación, cerca de las ventanas, para que limpien el ambiente de sustancias contaminantes. Los filodendros o las azaleas constituyen buenas opciones.

Relacionado con este artículo

Humidifica el ambiente

En caso de que tus ronquidos se deban a una alergia o a la congestión nasal, el aire seco o cargado de compuestos volátiles empeorará los síntomas.

  • La calefacción o el aire acondicionado, bajan la humedad del aire a un 30%. Eso reseca las membranas de la nariz y de la garganta y favorece el ronquido. Es mejor taparse bien en invierno o abrir las ventanas en verano.
  • Añade humedad. "Si usamos un humidificador y controlamos la temperatura ayudaremos a tener un sueño más eficiente y a roncar menos", recomienda el Dr. Barbé. En invierno, otra opción es colocar un pequeño cuenco con agua sobre el radiador.