Asesorado por el Dr. Leo Ginel Mendoza, Secretario del Grupo de Trabajo de Aparato Respiratorio de SEMERGEN

Por Soledad López, periodista especializada en salud

asma epoc covi19

El asma y la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) son dos patologías respiratorias crónicas que son más susceptibles a las infecciones víricas. Es decir, que empeoran con un catarro, una gripe y lógicamente también pueden hacerlo con la infección por SARS-CoV-2, el virus que provoca la COVID-19.

En caso de contagiarse por coronavirus, tampoco deben dejar de tomarla. Y por lo que respecta al pronóstico, no es lo mismo un asmático que un enfermo de EPOC. Estos últimos tienen peor pronóstico.

Asma y Covid-19

Así como los pacientes diabéticos, hipertensos o de edad avanzada tienen más riesgo de complicaciones si contraen coronavirus, en el caso de los asmáticos esto no ocurre. O al menos eso es lo que se ha visto hasta ahora.

"En países como China o Italia se ha constatado que no hay un número especialmente relevante de pacientes asmáticos con COVID-19 y tampoco padecen la infección de forma más grave. Por tanto, sufrir asma no actúa como factor de riesgo de complicaciones", asegura el Dr. Leo Ginel.

Pero, si bien el asma no agrava la COVID-19, este coronavirus sí puede agravar las crisis de asma. De hecho, como decíamos al inicio, un asmático empeora con cualquier infección vírica, incluido un simple resfriado. "Por eso hay que estar alerta y extremar las medidas de prevención para evitar el contagio (lavado de manos, distancia de seguridad...)", asegura el Dr. Ginel.

cómo sospechar que tengo COVID-19

Las crisis de asma son perfectamente reconocibles para un asmático que ha sufrido episodios anteriores, pero en el caso de haber contraído coronavirus se observan también otros síntomas como fiebre, malestar general, tos seca o pérdida de olfato que nos son propios del asma.

"En estos casos, hay que comunicarlo enseguida a tu médico para que evalúe su gravedad y controle su evolución.

  • Los médicos de atención primaria estamos haciendo de muro de contención y realizamos un control domiciliario de este tipo de pacientes si son leves porque no podemos colapsar los hospitales por una crisis de asma.

En la mayoría de los casos es suficiente con administrar paracetamol y, eso sí, controlar muy bien las manifestaciones respiratorias", asegura el Dr. Ginel, que trabaja como médico de Familia en el Centro de Salud Ciudad Jardín de Málaga.

no dejar nunca la medicación

El Dr. Ginel insiste en que es muy importante que el paciente asmático no deje de tomar la medicación que su médico le ha prescrito para el asma.

  • Es la mejor manera de tener controlada su enfermedad, y si se contagia por coronavirus evitará que la COVID-19 empeore su asma.

"Han circulado informaciones o bulos en redes sociales respecto a la conveniencia o no de administrar corticoides porque podría tardarse más eliminar el virus, pero esto no es cierto. Además, lo peor que puede hacer un paciente tanto con asma como con EPOC es que deje su tratamiento habitual porque se descompensará y aparecerán síntomas respiratorios", asegura el especialista.

"No hay que olvidar que el asma es una enfermedad que se caracteriza por la variavilidad de los síntomas, es decir, que hay momentos en que estás bien y otros que no. Por eso es tan importante mantener el control de la enfermedad y para ello es esencial la administración de inhaladores con corticoides. Son la base del tratamiento del asma", remarca. Por tanto, la recomendación es:

  • En pacientes con una crisis de asma moderada o grave se aconseja utilizar corticoides orales en una pauta corta de 5 a 7 días, y no es necesario una reducción paulatina de estos.
  • En caso de estar hospitalizado por coronavirus, el asmático debe seguir con su tratamiento, ya sean fármacos biológicos o corticoides. En realidad, si el enfermo controla bien el asma con el tratamiento de siempre no tiene que dejarlo porque estos fármacos no son incompatibles con los que se administran para la COVID-19.

Epoc y Covid-19

En estos casos, también es muy importante que los pacientes no dejen de tomar su medicación de siempre (broncodilatores de larga duración) para tener bien controlada la enfermedad de base, lo cual hará de escudo protector si contraen COVID-19.

Sin embargo, es cierto que estos enfermos (suelen ser exfumadores de edad avanzada) tienen peor pronóstico que los asmáticos si se contagian de coronavirus porque desarrollan COVID-19 de forma más grave (neumonía) y su índice de mortalidad es mayor.

Por tanto, sí es un paciente que suele requerir ingreso hospitalario en caso de contraer el virus.

De todas maneras, incluso aunque el paciente esté hospitalizado por COVID-19 (y si no lo está pero hay sospecha de coronavirus también), es muy importante controlar los síntomas de EPOC con la siguiente pauta médica, al margen de los fármacos que se administren para el coronavirus:

  • Brocolodilatores de acción rápida si aumentan los síntomas.
  • Corticoides orales si aumenta la dificultad para respirar.
  • Antibióticos si hay sospecha de infección bacteriana porque cambia el esputo.

¿Y si los asmáticos estuvieran más protegidos?

No hay suficiente evidencia científica para afirmarlo, pero hay estudios que apuntan a que los corticoides que toman los asmáticos podrían protegerlos frente al coronavirus.

  • La razón es que estos fármacos frenarían el efecto de esa tormenta de citoquinas (sustancias inflamatorias) que se produce en los enfermos de COVID-19 a partir del octavo día y que provoca un estado de inflamación que agrava en pocas horas la enfermedad.

Tags relacionados