¿Estás respirando mal y no lo sabes? 9 señales para descubrir que no respiras bien

Respiramos de forma inconsciente y es un error porque una buena oxigenación es vital para todo nuestro organismo. Te damos pistas para tomar consciencia de tu respiración y averiguar si quizá estás respirando mal.

Actualizado a
Sira Robles
Sira Robles

Periodista especializada en salud

¿Estás respirando mal y no los sabes? 9 señales para descubrir si no respiras bien
Istock

Respirar por la boca, no inflar el abdomen o bostezar mucho pueden ser señales de que la forma de respirar no es la correcta.

El efecto revitalizador de una buena oxigenación está más que demostrado, pero la mayoría de las personas respira de forma superficial y no obtiene todo el oxígeno que debiera. Mejorar la respiraciónte regalará años de buena salud.

¿Cómo afecta a la salud respirar mal?

La mayor parte de la población respira mal y aprovecha solo un tercio de la capacidad pulmonar. Los estudios demuestran que esa mala oxigenación afecta a toda la salud.

Ten en cuenta que en verano respiras peor. El calor hace que el organismo, para mantener la temperatura, tenga que trabajar más y requiera más oxígeno. Además, las altas temperaturas favorecen la acumulación de contaminación, que dificulta la respiración.

Además, la forma idónea de inhalar y exhalar varía en función de qué actividad estás desempeñando, por eso es importante saber cómo respirar según la actividad que estés practicando.

Cómo saber si estás respirando mal

Aunque detectes que la tuya es superficial, puedes hacer mucho por corregir esos patrones incorrectos de respiración. Es importante que tomes consciencia de cómo respiras:

  1. ¿Respiras por la boca? Lo ideal es respirar siempre por la nariz, ya que es la encargada de limpiar y filtrar el aire, humedecerlo y acondicionarlo para que se introduzca en condiciones óptimas por las vías respiratorias. Si lo haces por la boca la calidad de la respiración disminuye. Incluso puede acabar provocando un problema cardíaco, ya que el corazón hace un sobreesfuerzo para funcionar bien.
  2. ¿Inhalas con poca profundidad? Si coges poco aire, el oxígeno que llega a los pulmones no basta. Cuando esto ocurre, la sangre no se oxigena correctamente y los órganos no reciben suficiente energía para trabajar bien. A largo plazo, respirar de forma superficial puede perjudicar la capacidad de concentración y la memoria y causar fatiga crónica.
  3. ¿No se infla tu abdomen al respirar? Siéntate y pon una mano sobre la barriga y otra sobre el pecho. Si tu abdomen no se infla al coger aire significa que el diafragma no se mueve. Eso quiere decir que ese músculo (que está entre el tórax y el abdomen) no se aplana para presionar las costillas hacia fuera y permitir que los pulmones se expandan para coger más aire.
  4. ¿Bostezas muy a menudo? El bostezo puede aparecer tras estar un rato respirando de forma superficial. En este caso sirve para “reequilibrar” la respiración. Para saber si te ocurre por ello, fíjate en si tu respiración cambia tras el bostezo.
  5. ¿Respiras de forma entrecortada? Se da sobre todo en personas que sufren estrés y puede alterar el sistema nervioso, incluso derivar en una hiperventilación crónica. Entra más oxígeno al sistema respiratorio, pero también se libera menos dióxido de carbono. Puede ocasionar mareos o espasmos musculares. Practicar determinados ejercicios te ayuda a respirar más despacio y calmar la ansiedad.
  6. ¿Emites ruidos al respirar? Pueden alertarte de un estrechamiento u obstrucción de tus vías respiratorias.
  7. ¿Elevas los hombros al respirar? Este movimiento involuntario puede servirle al cuerpo para ensanchar la caja torácica y facilitar la inspiración y recogida de aire cuando siente que falta oxígeno.
  8. ¿Suspiras sin pensarlo y con frecuencia? Hacerlo de forma lenta y después exhalar el aire de forma repentina también es típico en las personas que no respiran bien.
  9. ¿Necesitas estirarte a menudo? Si sientes la necesidad de estirarte continuamente (como si te desperezases) puede indicar que necesitas ensanchar la caja torácica por un momento para permitir la entrada de oxígeno porque respiras mal.