angel nieto

Actualizado el

angel nieto

Desde el pasado 26 de julio, en que este mito del motociclismo tuviera un accidente cuando circulaba por Ibiza con su quad, Ángel Nieto permanecía en coma inducido en la ibicenca Policlínica Nuestra Señora del Rosario.

Esa era, según los especialistas del centro, la mejor solución para que su organismo reaccionara sin complicaciones al traumatismo craneal que sufrió en el accidente. El fortísimo golpe en la cabeza se produjo cuando, en un cruce, un turismo le embistió por detrás provocando que él saliera despedido.

El Dr. Luis Benito, el médico de la tele (La Mañana TVE) y colaborador habitual de Saber Vivir, nos explica por qué su situación ha derivado en este trágico desenlace.

Las consecuencias del accidente

Debido al fuerte golpe, sufrió una conmoción cerebral que aconsejaba que permaneciese ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos, en previsión de complicaciones. En las primeras horas –y ya bajo asistencia médica– se le colocó un sensor que detectaba la presión intracraneal.

La evolución era buena a pesar de mantenerlo con respiración asistida

Pese a que lo mantenían con respiración asistida, en los últimos dos días su estado estaba controlado y la evolución radiológica era buena. De ahí que en el comunicado médico se especificara que “se encuentra en proceso de despertar, no hay signos de complicaciones a ningún nivel, y la evolución que está teniendo hasta la fecha está dentro de la normalidad".

Un giro inesperado

Pero la situación ha dado un giro inesperado la madrugada del jueves al viernes 4 de agosto… Y ha fallecido el 12+1 veces campeón del mundo. ¿La causa de su fallecimiento? Un edema cerebral.

Un edema es la acumulación de líquido intercelular que ocasiona que un determinado órgano (allá donde se concentra ese líquido) se hinche. Si tuviéramos que hacer una comparación muy gráfica nos referiríamos a los edemas que con frecuencia se producen en los pies. Ocurren en algunas personas con problemas de corazón o con trastornos que afectan a los riñones. Es normal que se refieran a ello con frases como “tengo tan hinchados los pies que no me caben en los zapatos”.

El culpable, un edema cerebral

Imaginemos ese mismo efecto en el cráneo, algo que puede ocurrir como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico, un golpe en la cabeza. Ante eso, es probable que se den alteraciones en los vasos sanguíneos de la cabeza que, a su vez, pueden tener los siguientes resultados:

  1. Se incrementa el paso de líquido al cerebro y este se hincha (se produce lo que los médicos denominamos edema vasogénico).
  2. Puesto que el cerebro está alojado en una “caja rígida” que es el cráneo, es imposible que –pese a hincharse– pueda expandirse. Eso es, precisamente, lo que genera una presión excesiva dentro del cráneo, una hipertensión intracraneal.
  3. Cuando esa presión supera los 20 mmHg empieza a producirse “escape” del cerebro hacia el agujero que hay en la base del cráneo. Ese agujero tiene una función bien distinta: es el conducto por donde se introduce el tronco cerebral y gracias al cual cerebro y médula espinal quedan conectados.
  4. El tronco del encéfalo (también llamado tallo cerebral) es una zona muy importante que controla, entre otras cosas, la respiración, la tensión arterial, la temperatura del cuerpo, la frecuencia cardiaca y muchas otras funciones llamadas vegetativas (que posibilitan el mantenimiento de la vida).
  5. Con la presión aumentada dentro del cerebro, ese tronco queda comprimido, asfixiado. Y eso también tiene serias consecuencias: se altera la respiración que se hace irregular y caótica… pero también la tensión arterial, el pulso,…
  6. Es una situación de extrema urgencia y, si no se actúa rápidamente, puede sobrevenir el fallecimiento.

Los fármacos y la cirugía fallaron

En el caso de Ángel Nieto, y hasta hace un par de días, todo eso había sido controlado gracias al sensor intracerebral que se le había colocado. Pero, dado que estaba teniendo una buena evolución, los médicos habían decidido retirarlo. Luego sobrevino su empeoramiento.

Ante la detección de esas alteraciones, ese aumento dañino de presión en el cráneo, se recurre a medidas farmacológicas para tratar de disminuir la acumulación de líquido. Lo más habitual es utilizar un agente osmótico, un diurético (el manitol).

Se produjo un aumento del líquido en el cerebro que no fue posible reducir

Con ese fármaco, que se administra por vía intravenosa, se pretende ( además de aumentar la osmolaridad de la sangre) lo siguiente:

  • Que se absorba el exceso de líquido que está hinchando el cerebro.
  • Si las medidas farmacológicas no surten efecto –algo que al parecer ocurrió con el campeón mundial de motociclismo–hay que llevar a cabo una craneotomía.
  • La craneotomía es una cirugía mediante la cual se abre el cráneo (se hace un trépano, un orificio) para aliviar la tensión intracerebral.

Por desgracia, en el caso de Ángel Nieto ni las medidas farmacológicas ni la actuación quirúrgica fueron suficientes para evitar el fatal desenlace. Desde Saber Vivir nos sumamos al sentimiento de pesar de su familia y amigos.