Con el asesoramiento del Dr. Pablo Eguia, miembro de la Junta Directiva de la SEN

Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

confinamiento afecta cerebro

Sin duda, de entre las imágenes de los primeros meses de pandemia que más recordaremos están las de las residencias de la tercera edad totalmente cerradas a las visitas por temor a una infección masiva de sus mayores.

Fueron momentos en los que reaccionar de forma rápida y contundente era muy necesario.

Pero ahora que han pasado unos meses y nos enfrentamos a posibles nuevos brotes, algunas comunidades autónomas, como Catalunya, apuestan por abrir a los familiares los centros en los que no haya casos de Covid-19.

Y una de las razones que explican esta decisión es la de tratar de minimizar el deterioro cognitivo que el aislamiento puede provocar en nuestros abuelos y abuelas.

El aislamiento perjudica al cerebro

"A corto plazo ya estamos viendo las consecuencias de la reducción de la vida social que hemos vivido", nos cuenta el doctor Pablo Eguia, vocal de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

  • "En las consultas estamos comprobando, tanto yo como otros compañeros que, en los afectados por demencia o Párkinson, el deterioro cognitivo tras el confinamiento es muy importante. ", explica.

Durante el confinamineto hemos perdido todo lo que estimula al cerebro: hacer deporte o las relaciones sociales

  • "También se han diagnosticado nuevos casos de alzhéimer que estaban larvados, personas que con el confinamiento y el aislamiento se han desorientado o en los que la memoria les ha empezado a funcionar peor", añade el neurólogo.

"El confinamiento nos ha provocado aislamiento social, ha aumentado nuestros niveles de estrés de forma brutal, hemos reducido la actividad física... De hecho, podríamos decir que todo lo que ayuda al cerebro, la pandemia nos lo ha quitado", afirma el miembro de la SEN.

Retomar el contacto de forma segura

"La falta de contacto es tremenda para el cerebro –prosigue el doctor Eguia–. Y aunque durante el periodo más crítico de la pandemia las personas se han organizado para evitar el contacto, yo les recomiendo a mis pacientes y a sus familiares que, poco a poco, tienen que empezar a volver a hacer cosas: caminar, ir a lugares en los que no haya mucha gente y se pueda mantener la distancia social...".

  • "Salir un poco es conveniente, respetando, eso sí, las tres medidas básicas: distancia, mascarilla y lavado de manos", recuerda.

Por qué la vida social activa tu mente

Son numerosos los estudios que demuestran que una vida social activa (es decir, salir en grupo, tener amigos...) protege a nuestras neuronas del daño cognitivo.

"Rodearte de gente positiva y alegre es algo fundamental"

  • "Este tipo de actividades, de alguna manera, también son una actividad cerebral", puntualiza el neurólogo de la SEN.

No dejes nunca de darle estímulos

También se sabe que las personas con más actividad cognitiva (como leer a menudo o hacer ejercicios mentales) tienen una menor incidencia de enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer.

  • Aprender algo nuevo, como por ejemplo un idioma, un estilo de baile o una técnica de pintura que no conozcas, es una buena manera de conseguirlo.

    "Es un esfuerzo, pero también una ilusión que mantiene en marcha los mecanismos del cerebro", añade el neurólogo.

Gracias a ello sumarás nuevas conexiones neuronales, y no hay que olvidar que una de las características fundamentales de los trastornos cognitivos es que se da una pérdida de estas conexiones, conocidas médicamente como sinapsis.

Pero no lo satures con muchas tareas

Aunque el multitasking está de moda, el cerebro, por como está estructurado, es mucho más eficiente si llevamos a cabo las tareas de una en una, nos explica el neurólogo.

  • "El multitasking, que algunas escuelas de negocios promueven como algo beneficioso, incluso como un entrenamiento, en realidad hace que te distraigas. Y esto te hace rendir menos y cometer más errores", apunta.
  • Aunque hoy en día es difícil huir de esta tendencia a hacer muchas cosas a la vez, organizar bien tu día puede ayudarte a que no se te acumulen las tareas.

la covid-19 eleva el riesgo de ictus

  • Ocurre si el daño pulmonar es grave. Es decir, cuando el paciente ha requerido ventilación mecánica para respirar, según concluye un estudio con más de 2.000 pacientes llevado a cabo en el Hospital de la Vall d'Hebron.
  • Sin duda, es una razón más de peso para no bajar la guardia frente al coronavirus y seguir todas las medidas de precaución necesarias para reducir nuestro riesgo de contagio.

Tags relacionados