Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Estudian un circuito para actuar aún más rápido en caso de ictus
iStock by Getty Images

En el ictus, actuar rápido es vital para reducir el riesgo de secuelas y, por supuesto, para salvar vidas. Los protocolos de actuación tienen por objetivo actuar con celeridad, pero aún hay margen de mejora.

El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona lidera un estudio internacional que analizará un circuito más rápido para la atención de pacientes con ictus.

El objetivo de este nuevo protocolo es reducir los pasos necesarios para el diagnóstico del ictus y el tiempo de inicio del tratamiento, un factor clave en la evolución y la presencia de las secuelas.

WE-TRUST: un estudio internacional

El estudio internacional al que nos referimos se llama WE-TRUST (de las siglas inglesas Workflow optimization to rEduce Time to endovascular Reperfusion for Ultra-fast Stroke Treatment). Y puede implicar un antes y un después en el abordaje del ictus.

"Después de sufrir un ictus, una respuesta rápida es clave para mejorar la evolución de los pacientes. Gracias a WE-TRUST estudiaremos cómo reducir este tiempo y mejorar tanto su diagnóstico como su tratamiento", explica el Dr. Raul Nogueira, Director del Servicio Neuroendovascular en el centro Marcus Stroke and Neuroscience - Grady Health en Atlanta y uno de los investigadores principales de WE-TRUST.

Con la ayuda de una avanzada tecnología de escáner cerebral en la sala de angiografía (la angiografía incluye pruebas que permiten visualizar cualquier arteria del cuerpo), los investigadores pretenden eliminar la necesidad de hacer un TAC o resonancia convencional para el diagnóstico del ictus, lo que puede ahorrar un tiempo muy valioso.

En este ensayo multicéntrico participarán 15 centros y se espera incluir 560 pacientes de Estados Unidos, Brasil, Argentina, Países Bajos, Francia, Alemania, España y Turquía. El Hospital Vall d'Hebron ya ha incluido sus primeros pacientes y se espera que el estudio se complete hacia 2023.

Tratar el ictus aún más rápido

Se calcula que 1 de cada 6 personas sufrirá un ictus a lo largo de su vida, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Una cifra que, según la OMS, se prevé que aumente en los próximos 25 años debido a la mayor esperanza de vida.

Los protocolos de actuación frente al ictus han mejorado mucho en los últimos años con la implantación del llamado Código Ictus, que permite una atención rápida durante las primeras horas.

Sin embargo, hay margen de mejora y eso es lo que se pretende demostrar con el estudio WE-TRUST.

Ahora, cuando un paciente de ictus llega a urgencias, se le hace primero un TAC o una resonancia magnética y, en caso de que sea un ictus isquémico (la gran mayoría de ictus son de este tipo) recibe el tratamiento correspondiente.

La evolución de los pacientes con ictus está muy relacionada con el tiempo que tardan en recibir tratamiento:

  • Cada 30 minutos que tardan en comenzar el tratamiento se reduce la posibilidad de tener buenos resultados en un 14%.
  • Y cada hora de retraso el cerebro envejece 3,6 años en comparación con un cerebro sano.

Diferentes estudios unicéntricos han visto que el circuito "Directo a la Angiografía", el que se analizará en el gran estudio WE-TRUST, pueden ahorrar hasta 54 minutos, mejorando los resultados de los pacientes después de 90 días.

"Directo a la Angiografía"

¿En qué consiste el circuito "Directo a la Angiografía"? Desde el Hospital Vall d'Hebron señalan que este circuito es posible gracias un escáner cerebral avanzado adquirido en la sala de angiografía.

Se trata de una tecnología desarrollada por Philips que mejora en gran medida la calidad de imagen y permite visualizar mejor las arterias, lo que facilita el diagnóstico del paciente con ictus isquémico.

Entre el 80 y el 85% de los ictus son isquémicos. Este tipo de ictus se produce porque se obstruye una arteria cerebral, bien porque se forma un coágulo en el propio vaso sanguíneo o por un coágulo que aparece en otro lugar y se desplaza hacia el cerebro.

Como consecuencia de ello, el flujo cerebral se interrumpe y las células se dañan, por eso es vital actuar cuanto antes para desobstruir la arteria. Puede hacerse mediante fármacos en las 4 horas siguientes al ictus o con la ayuda de un catéter en las 8 siguientes.

En todo caso, es clave diagnosticar cuanto antes el ictus, y con el circuito "Directo a la Angiografía" se puede ganar casi una hora.