Por

Soledad López

periodista especializada en salud

Tomar café (de forma moderada) protege tu memoria
iStock by Getty Images

Sabíamos que el café reducía el riesgo de cáncer o de enfermedades cardiovasculares porque hay evidencia científica sobre ello. Ahora, un nuevo estudio añade otro beneficio a esta bebida tan popular: también protege la memoria.

El consumo de café, especialmente con cafeína, se relaciona con un menor riesgo de deterioro cognitivo en personas con un alto riesgo cardiovascular. Así lo ha demostrado un trabajo del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) y del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili que ha sido publicado en la revista European Journal of Nutrition.

El secreto parece estar en los componentes bioactivos presentes en el café, que podrían atenuar la producción de proteína beta-amiloide relacionada con el alzhéimer.

Gran estudio sobre el café y la función cognitiva

Para explorar cómo el café afecta al funcionamiento cognitivo, los investigadores contaron con la participación de 6.427 voluntarios de toda España dentro del marco del estudio Predimed-Plus.

A todos los participantes se les evaluó la función cognitiva mediante una batería de cuestionarios neuropsicológicos que tenían por objetivo analizar principalmente:

  • La memoria.
  • La concentración.
  • La orientación.
  • La velocidad de procesamiento.
  • La atención.

El efecto protector de 2 tazas de café

Analizados los resultados de los cuestionarios, los autores del estudio observaron que los participantes que tomaban café presentaba un menor deterioro cognitivo en comparación con los que no bebían.

Y vieron que era el café con cafeína el que otorgaba ese efecto protector, mientras que el descafeinado no aportaba ningún beneficio extra.

En cuanto a la cantidad de café, se comprobó que las personas que tomaban 2 o más tazas de café con cafeína (100 ml) tenían menos riesgo de demencia en comparación con aquellos que tomaban solo una al día.

Ayudaría a prevenir el alzhéimer

La razón por la cual el café protege la memoria podría estar en sus compuestos bioactivos. Indira Paz, primera autora del estudio, lo explica:

  • "Los compuestos fenólicos del café tienen propiedades antioxidantes que ayudarían a disminuir el estrés oxidativo y la inflamación de las neuronas".
  • "Junto con otros compuestos bioactivos del café, podrían atenuar la producción de un péptido (la proteína beta-amiloide), un factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer", concluye.

En conclusión, el consumo moderado de café podría reducir la formación de placa beta-amiloide, que tiene efectos tóxicos sobre las neuronas y es la antesala del alzhéimer.

Mejora la atención y el ánimo

Pero el café no solo se presenta como un protector de la memoria. También protege otras funciones cognitivas como la atención y mejora el estado del ánimo, según los resultados del estudio.

Esta bebida no solo actúa como un gran antioxidante que protege las neuronas del tóxico y peligroso beta-amiloide cuando se acumula en exceso.

Estructuralmente, la cafeína también es similar a la adenosina, un neurotransmisor con efecto inhibidor del sistema nervioso central que favorece la atención y la excitación, con lo que mejora el ánimo y el estado de alerta.

Así pues, la investigadora del CIBEROBN no duda en afirmar que "considerando los resultados del estudio, las recomendaciones en el consumo de café y cafeína podrían formar parte de las estrategias para la prevención del deterioro cognitivo en un futuro", concluye.