Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Escuchar música de fondo mejora a las personas con alzhéimer
iStock by Getty Images

En la enfermedad de alzhéimer, el cerebro desaprende lo aprendido a lo largo de toda la vida.

Es un proceso largo en el que primero se ve afectada la memoria más reciente hasta que, al final de la enfermedad, la muerte de neuronas cerebrales es tal que se llega a perder el control de la actividades más elementales.

Esta enfermedad no tiene cura, pero sí es posible frenar su progresión y, sobre todo, hacerle la vida más llevadera al enfermo.

Uno de los aliados para mejorar el estado de ánimo de los enfermos con alzhéimer es la música. Hay estudios que demuestran que mejora el comportamiento de los enfermos, pero poco se sabe del impacto de la música en la memoria de estos pacientes.

Sin duda, un campo por explorar sobre el que indagará el estudio Efecto Mozart y memoria en pacientes con deterioro cognitivo, un trabajo que dirigirá Marco Calabria, investigador del Cognitive NeuroLab de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Música y memoria

Cada año se diagnostican unos 10 millones de nuevos casos de alzhéimer en el mundo. Y en España hay unas 800.000 personas que padecen esta enfermedad.

Son datos de la Sociedad Española de Neurología que reflejan la dimensión del problema.

El objetivo de este estudio en el que también participa el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y el centro SINGULAR Música y Alzheimer es descubrir si la música puede ser un medio que facilite o potencie el aprendizaje en personas con deterioro cognitivo o enfermedad de Alzheimer leve.

También se investigará qué aspectos de la música son claves para que haya un beneficio cognitivo. Así pues, se analizará:

  • Qué tipo de música es más efectiva: una relajante o una música que nos active.
  • En qué momento es más útil: por ejemplo, si es en la fase en que aprendemos una información nueva o en aquella en que recuperamos la información que se ha aprendido.

Como explica Calabria, doctor en Psicobiología por la Universidad de Padua, "es importante diferenciar estos dos aspectos, dado que implican procesos de memoria distintos, y el estudio determinará en qué fase la música puede aportar más ventajas".

Beneficios en el alzhéimer

Es bien sabido, y hay estudios que lo demuestran, que la exposición a la música puede aumentar el rendimiento en tareas de memoria, aprendizaje y atención.

  • La música, por ejemplo, puede ayudar a que nos concentremos porque activa la dopamina, una hormona que favorece las conexiones sinápticas y, con ellas, la asimilación de contenidos y la memorización.

Sin embargo, "la mayoría de los estudios se han hecho con gente sana y no sabemos si la música podría ser una herramienta complementaria para estimular cognitivamente a personas que padecen déficits de memoria", señala Calabria.

"Estas enfermedades neurodegenerativas se caracterizan por dificultades al formar nuevas memorias y la música podría ser una herramienta para consolidar nuevos aprendizajes", advierte.

Detalles del estudio

El estudio reclutará a pacientes del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y de SINGULAR Música y Alzheimer, un centro de Barcelona especializado en rehabilitación y estimulación cognitiva de pacientes de Alzheimer por medio de la música.

  • En la primera fase del estudio, los pacientes harán tareas de memoria con música clásica de fondo. Tendrán que memorizar caras anónimas de personas y recordarlas después.

Calabria explica que se utiliza música clásica porque "es un tipo de música que se caracteriza por ser entre relajante y activante, que ha demostrado ser la más efectiva para potenciar la memoria".

La música clásica activa las ondas alfa, que de las cuatro que existen son las que logran relajar el cerebro, lo que facilita el aprendizaje.

"Otra ventaja de la música clásica es que, al no tener letra, reduce la interferencia que puede producir la información verbal sobre el contenido que los participantes tendrán que aprender en la tarea de memoria", afirma el investigador.

  • En la segunda fase del estudio, los investigadores usarán músicas conocidas por los pacientes de la tradición popular.

El objetivo es observar "si el hecho de que les gusten más puede potenciar los aspectos emocionales y, de este modo, generar más beneficios en la memoria", explica.

En el alzhéimer, la memoria más reciente es la que primero se pierde, pero los recuerdos de la infancia o la juventud se conservan más tiempo.

Por ello un enfermo puede olvidar la conversación que ha tenido hace unos minutos pero recordar a la perfección un canción de juventud.

Sin tratamiento a la vista

La teoría más aceptada en el alzhéimer es que la acumulación de proteína beta-amiloide en el cerebro actúa como un tóxico que va matando las neuronas.

Sin embargo, a día de hoy esta enfermedad no tiene cura y los fármacos que existen solo ayudan a frenar la progresión de la enfermedad.

Pero en esta patología también juegan un papel muy importante las terapias que estimulan el cerebro ya que frenan el deterioro cognitivo. Y la música podría ser una de ellas.