Por Pablo Cubí, periodista

Los errores habituales que cometemos todos con la tartamudez
iStock by Getty Images

Les hicieron hablar cantando, soplar, creer que todo era cuestión de nervios o una forma de llamar la atención. Hasta finales del siglo XX, la tartamudez era un trastorno prácticamente desconocido y sobre el que se aplicaban soluciones basadas en falsas evidencias.

Hoy se sabe que nada de eso es cierto. Ni hay trasfondo psicológico ni traumático. Estudios médicos recientes apuntan a que el origen más probable es un problema de integración de los circuitos neurológicos.

AÚN ES UN ESTIGMA SOCIAL

Por supuesto que no tenemos las mismas oportunidades laborales”, lamenta Yolanda Sala, vicepresidenta de la Fundación Española de la Tartamudez.

"Hemos sido transparentes durante muchísimos años"

  • Hay mucha incomprensión social, prejuicio, ignorancia y falta de empatía.

Cada etapa de nuestra vida está llena de obstáculos -relata-. Es difícil hacer amigos para un niño que no puede ni decir su nombre. Y más dura es la adolescencia, cuando te impide desarrollarte bien, la rabia te lleva a no querer ir al logopeda”.

  • El 84% de los adultos con tartamudez admite que en la infancia tuvo problemas para hacer amigos.

LAS REDES SOCIALES HAN AYUDADO

Hemos sido transparentes durante muchísimos años. No nos admitíamos a nosotros mismos y hemos arrastrado el sentimiento de inutilidad”, prosigue Yolanda Sala.

A esa incomprensión han colaborado un entorno que no se hacía cargo y el desconocimiento desde la pediatría.Decían que ya se nos pasaría”.

Afortunadamente, las redes sociales han ayudado a dar visibilidad al problema. A que las personas con tartamudez puedan apoyarse y aclarar al resto esos falsos prejuicios.

Aún así hay momentos de sentimientos contradictorios en que vuelve la baja autoestima, a sentir que no estoy a la altura de mi pareja”, admite.

LOS PREJUICIOS MÁS HABITUALES

Aquí tienes algunos de los errores más frecuentes:

  • No es pasajero o minoritario. Unos 467.000 españoles tartamudean. Supone entre el 1,5 y el 2% de la población.
  • No afecta por igual. Es mucho más común en hombres que en mujeres, en una proporción de 4 a 1.

Los nervios o la ansiedad no provocan más tartamudeo

  • No lo provocan los nervios o la ansiedad. En absoluto. “No somos más nerviosos que otras personas”, aclara Yolanda Sala. La ansiedad puede ser una consecuencia, pero no la causa. No se sabe exactamente el origen, pero se sospechas que podría haber una predisposición genética.
  • No todos hablan igual. No hay un patrón. Cada uno tiene su forma de tartamudear y no es constante.

QUÉ ERRORES EVITAR AL HABLARLE

  • Llamarle tartamudo o tartamuda. Es un estigma que les molesta. El problema no lo define como persona. Igual que no se te ocurre llamar la cancerosa a una persona con cáncer.
  • Ayudarle a acabar las frases. Es especialmente importante evitarlo en el caso de los niños.
  • Los tics de superioridad. No le digas “no te pongas nervioso”, o si habla fluido: “hablas mucho mejor”, “qué bien lo has hecho”. Hace que se sienta evaluado cada vez.
  • Tener prisa o vergüenza ajena. Cuando hables con una persona que tartamudea trata en todo momento de comportarte igual que siempre: mantén el contacto visual.

¿POR QUÉ NO TARTAMUDEAN AL CANTAR?

La tartamudez provoca algunos efectos que se han malinterpretado durante décadas como causas. Por ejemplo:

  • El tartamudeo puede causar ahogamiento. Eso hizo pensar que era un problema de respiración y se recomendaban ejercicios en este sentido.
  • Como se pensaba que era un problema psicológico, se proponía relajación muscular. “Lo que hacemos ahora es relajación activa: hablar con calma”, explica Raquel Escobar, logopeda especialista en este trastorno.

El habla y el canto se trabajan en hemisferios diferentes del cerebro

  • El habla está en el hemisferio izquierdo del cerebro, y el canto está en el derecho, por eso no se tartamudea al cantar. Pero durante años se les intentaba mejorar silabeando.

CÓMO SE TRATA LA TARTAMUDEZ

No existe un tratamiento que lo elimine completamente. Hay logopedas especializados y psicólogos que aportan herramientas para ayudar a comunicar con más facilidad.

Ayudamos a tartamudear fluidamente”, explica Raquel Escobar.

Se siguen dos abordajes distintos del problema:

  • Trabajar la autoestima y la aceptación.

En el caso de los pequeños se dan consejos también a los padres (eliminar el nivel de culpabilidad, no trasmitir desagrado, no impacientarse).

  • Tratamiento del habla.

Hay numerosas técnicas: ayudar a entonar, hacer pausas, ver cómo reaccionar cuando llega una disfluencia…”, enumera la logopeda.

QUIÉN TRATA ESTOS PROBLEMAS

Otro error común es dejar pasar el tiempo y confiar en que pase. “La tartamudez pocas veces las soluciona la persona por sí misma, aunque con los años pueda encontrar soluciones propias para reducirla”, aclara Raquel Escobar.

Solo dos de cada diez pediatras remiten a un logopeda

Lo mejor es iniciar el tratamiento cuanto antes. En los bebés no aparece. Es cuando empiezan a poder articular discursos más largos, entre los 2 y 5 años.

El logopeda especializado es hoy el principal asesor. Entre los pediatras aún hay desconocimiento. “Solo el 20% derivan al niño a un especialista”, explica la logopeda.

QUÉ OTRAS OPCIONES HAY

El tratamiento funciona muy bien, especialmente en adultos y se notan mejoras más evidentes en los casos más severos.

  • ¿Y el psicólogo? “Nosotros les derivamos aquellos casos que vemos que puede haber indicios de un problema más profundo”, aclara.
  • ¿Y el neurólogo? El hecho de que el problema sea neurológico no implica que la rehabilitación debe hacerlo siempre un neurólogo. Pasa algo parecido con el tratamiento de un daño cerebral tras un ictus, por ejemplo.

Sí hay estudios que apuntan a la posibilidad de falta de dopamina en el trastorno de la tartamudez, aunque aún no hay evidencias. Hoy por hoy, no se considera una enfermedad ni interviene ningún médico especialista.

Los tratamientos son largos, pero doy fe de que funcionan”, dice Yolanda Sala, que se ha explicado sin problemas durante toda la entrevista.

Tags relacionados