Asesorado por Alejandro Iranzo, presidente de la Sociedad Española de Sueño.

Por Pablo Cubí, periodista

sueno fase rem

Hay varios tipos de problemas que pueden afectar a la calidad y modo del sueño.

Algunos son por falta de sueño, como el insomnio. Otros se producen en el sueño. Se llaman parasomnias.

Se trata de conductas anormales durante el sueño (como insomnio o terror nocturno). La mayoría se relacionan más con los niños y no suelen revestir mucha importancia.

El trastorno de conducta REM es la parasomnia más preocupante

Sin embargo, en los adultos hay una especialmente preocupante. Es el trastorno del sueño en la fase REM.

CÓMO ES EL CICLO DEL SUEÑO

Las parasomnias las puedes sufrir mientras te estás durmiendo, cuando te estás despertando o durante el sueño, en el que pasamos por distintas fases y esta es específica de una de estas fases, la REM“, explica el neurólogo Alejandro Iranzo, presidente de la Sociedad Española de Sueño.

Los ciclos del sueño duran entre hora y media y dos horas y se va repitiendo varias veces a lo largo de la noche. Son etapas en las que se van pasando de una a otra y vuelta a empezar.

  • Sueño superficial. El cuerpo se relaja y el ritmo cardiaco se ralentiza. Es en esta etapa que se puede soñar por ejemplo que se cae y despertarse.
  • Sueño profundo. Se subdivide a su vez en varias etapas, en las que entramos en un sueño cada vez más reparador. No hay movimientos oculares y el tono muscular se mantiene o puede estar muy disminuido.
  • Sueño REM (Rapid Eye Moviment) en el que los ojos se mueven rápidamente. Hay mucha actividad cerebral. Sin embargo, se paran todos los otros músculos. No hay más movimiento muscular que el de los ojos y el del diafragma para poder respirar.

QUÉ PASA EN EL TRASTORNO DE CONDUCTA REM

Así, el sueño se divide en dos grandes bloques. Sueño REM y sueño no REM.

La fase REM es una fase muy especial, que no se detecta en todos los mamíferos. Hay mucha actividad cerebral.

En la fase REM el cerebro le dice a los músculos que no se muevan

Es esta fase una persona normal está soñando y está paralizada; es decir que si sueño que estoy peleándome a puñetazos, no doy puñetazos al aire, porque el cerebro le dice al músculo: no te muevas”, explica el doctor Iranzo.

La parasomnia principal de la fase REM es precisamente este trastorno de conducta de sueño REM.

Las personas que lo sufren tienen una disfunción en el cerebro que, cuando está en esta fase, el cerebro no le dice que se quede quieto, como tocaría.

El trastorno de la conducta REM se produce básicamente en:

  • Personas mayores de 60 años.
  • En el 80% de los casos son hombres.

PUEDE PROVOCAR DAÑOS

El sujeto, si está soñando que juega al fútbol, da una patada, si sueña que se está escapando de alguien, sale corriendo o se tira de la cama si sueña que se ha de tirar al mar a rescatar a alguien”, ejemplifica el doctor.

Puede hacerse daño una persona al golpear el suelo o la mesita de noche.

Y puede ser un problema no solo para el propio afectado. Se dan casos, por ejemplo, de soñar que se está luchando contra algo o alguien y que dé patadas y puñetados y acabe recibiendo su pareja de cama.

Puedes estar soñando que corres e intentar hacerlo, con lo que te caes de la cama

Por lo demás, hasta hace poco no se consideraba más que una alteración menor del sueño, una cosa curiosa como puede ser el sonambulismo en niños.

UNA PRIMERA SEÑAL DE PARKINSON

Sin embargo, en estudios realizados por la Universidad de Barcelona, dirigidos por el propio doctor Iranzo, se ha descrito que prácticamente todos los pacientes con este trastorno en años posteriores desarrollan la enfermedad de Parkinson.

Lo que describen en estos estudios es que un trastorno del sueño es la antesala del parkinson, una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por temblor, rigidez de músculos y movimientos.

Lo que estamos buscando ahora es un medicamento para poder frenar el parkinson antes de que aparezca en estos pacientes con trastorno de conducta REM", apunta el doctor

CÓMO SE DETECTA EL TRASTORNO rem

Dada la gravedad que ha cobrado ahora como pista este trastorno, se hace más necesario que nunca determinar con seguridad si se padece o no.

Al tratarse como un problema leve, muchas veces hasta ahora se intentaba diagnosticar con una simple conversación con el paciente.

La única manera de estar seguro es hacerle un polisomnograma, que es la mejor manera de ver que cuando da estos puñetazos o se mueve, está en la fase REM”, especifica el doctor Iranzo.

La polisomnografía es una prueba diagnóstica, en el que la persona pasa una noche en una habitación monitorizada.

Se le ponen unos detectores junto a los ojos y en la cabeza para detectar los movimientos oculares y las ondas cerebrales. Así saber la fase del sueño en la que se encuentra en cada momento. Y se graba para ver sus movimientos en esas fases.

ALGUNOS SIGNOS PUEDEN ENGAÑAR

Hay otros trastornos cuando dormimos que pueden tener síntomas parecidos y pueden engañar.

Ya que hemos visto a pacientes sólo con apneas del sueño o con movimientos periódicos de las piernas que tenían la misma clínica del trastorno de conducta del sueño REM (pesadillas y conductas anormales cuando duermen), pero al hacerles la prueba de sueño vimos que no lo sufrían”, explica el neurólogo.

En este sentido, cabe recordar que la apnea del sueño es un problema de mala respiración, que deja a la persona sin aire durante unos segundos y provoca pequeños despertares.

No es una parasomnia en sí. No es un problema del sueño, sino que afecta a la calidad del sueño, porque hace que la persona se despierte.

CÓMO SE TRATA EL TRASTORNO REM

El Trastorno de conducta REM "no debe considerarse como un simple trastorno del sueño, sino como una manifestación de una enfermedad neurológica", enfatiza el neurólogo.

Tal como señala en un artículo, hay fármacos-clonazepam (0,25-4mg) y la melatonina (3-12mg)- que, junto a una buena higiene del sueño (hábitos de conducta de horarios, no comer en exceso antes) mejoran los síntomas de este trastorno. Solo se pueden tomar bajo prescripción médica y con un seguimiento.

Pero no evitan la conversión a una enfermedad neurodegenerativa, que es en lo que se han puesto ahora los esfuerzos de investigación.

Tags relacionados