Alerta por el aumento de las enfermedades graves transmitidas por mosquitos

Las autoridades sanitarias europeas han alertado de que tenemos que prepararnos para que enfermedades que transmiten los mosquitos y que considerábamos tropicales o de países en desarrollo, como el dengue o la fiebre amarilla, aumenten rápidamente en España y el resto de Europa.

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Actualizado a

Mujer picadura

Los mosquitos transmiten nuevas enfermedades.

iStock

Dos factores se han juntado en los últimos años para provocar una nueva alerta sanitaria: la llegada de viajeros desde países en desarrollo y el calentamiento global.

El creciente aumento de viajeros, sobre todo por la emigración y refugiados que huyen de países en conflcito, ha traído un aumento de casos de pacientes con enfermedades que aquí se consideraban tropicales y muy raras.

El cambio climático ha convertido en endémica la presencia de especies de mosquitos que no eran habituales en estas latitudes. Mosquitos que son los principales propagadores de estas enfermedades.

El Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades ha hecho un llamamiento para advertir que entramos en una situación de alerta y que hay que tomar medidas porque son enfermedades potencialmente graves. España es uno de los países más afectados.

Por qué se da la alarma

Las autoridades sanitarias europeas han dado la alarma porque las cifras son significativas y las condiciones descritas indican que vamos claramente a más. En 2023, por ejemplo, hubo 130 casos de dengue, frente a los 71 del año anterior.

Supone un aumento significativo”, ha remarcado la doctora Celine Grossner, responsable de enfermedades transmitidas por el mosquito en este organismo de la Unión Europea. Sobre todo si pensamos que en todos los diez años previos sumados apenas hubo poco más de 70 casos.

Otro factor es el aumento de casos importados de lugares donde estas enfermedades son endémicas. Se ha pasado de 1.572 casos en 2022 a 4.900 en 2023.

Los datos indican que están cifras van a seguir creciendo este año, porque además hay una gran pandemia de dengue en Sudamérica. “En España se dan las condiciones para tener brotes este verano”, ha dicho desde el Centro de Prevención.

Qué enfermedades preocupan

El dengue es una de las enfermedades que se han puesto sobre la mesa. El mosquito que la transmite es el que conocemos como mosquito tigre, y que ya está plenamente establecido en España y otras zonas de Europa. Hasta trece países dan ya por imposible su erradicación.

El dengue es una infección que la mayoría de veces apenas da síntomas. De ahí que su control es muy difícil. En algunas personas los síntomas son parecidos a una gripe. Y en un número minoritario causa complicaciones graves. Se llama “fiebre hemorrágica del dengue” y hay riesgo de muerte.

El dengue es la enfermedad que más expansión, aunque no es la única que preocupa. Otra enfermedad en alza es el virus del Nilo Occidental. También es asintomática en el 80% de infecciones. El peligro es que ataque al sistema nervioso y cause encefalitis o meningitis.

El número de casos no ha crecido: el año pasado hubo en total 713 casos graves y 67 muertes en toda Europa. Preocupa más que los brotes se han dispersado y se han registrado en zonas muy distantes entre sí.

En el caso del virus del Nilo, el propagador es otra especie de mosquito, el Culex pipiens, que ya estaba establecido y tiene una fuerte presencia en todo el continente.

Los posibles nuevos riesgos

En el caso del virus del Nilo Occidental, el propagador es otra especie de mosquito, el Culex pipiens, que ya estaba establecido y tiene una fuerte presencia en todo el continente. Además, su presencia se alarga más meses por el calentamiento. No se puede hacer nada por frenarlo.

Sí se está intentando frenar la entrada de otro mosquito aún más peligroso, el Aedes aegypti. Es de la familia del mosquito tigre. En su caso, además de transmitir el dengue, también es el vector de contagio de la fiebre amarilla, el zika y el chikunguanya. Enfermedades que podrían pasar a ser también habituales aquí si no se frena.

Por el momento, este mosquito de la fiebre amarilla solo está localizado en Chipre. Sin embargo, “su potencial para establecerse en otras partes es preocupante”, advierten las autoridades sanitarias europeas.

Qué medidas podemos tomar

Ya no podemos evitar la presencia del mosquito tigre ni el del virus del Nilo Occidental. Lo que podemos hacer es poner medidas para que no se extiendan o transmitan estos virus.

En el caso de las personas que han estado o van de vacaciones a países donde estas enfermedades son endémicas, la precaución es que lleven siempre ropa de manga larga y utilicen repelente.

Como tampoco hay garantía que una vez han regresado no traigan el virus (recuerda que la mayoría son asintomáticos), durante las primeras tres semanas han de ser extremadamente precavidos para evitar que un mosquito les pique, coja el virus y lo transmita. También aquí han de ir bien tapados.

Otra medida que podemos seguir todos es evitar dejar zonas húmedas, como agua en las macetas, que son los sitios donde los mosquitos ponen sus huevos. Así frenaremos en lo posible su expansión, al menos en zonas muy pobladas.