Por Sergio Fernández, cocinero

Los alimentos tienen más de una vida... y debemos aprovecharla. Esta es una idea que cobra especial importancia en el contexto en el que nos encontramos.

No siempre es fácil calcular las cantidades correctas para hacer una comida: a veces al combinar los ingredientes vemos que hemos hecho pasta para seis en lugar de para cuatro; no todos nos sentamos a la mesa con hambre, alguien se hace el remolón porque algo no le gusta...

Lo más importante es que guardes los ingredientes que has cocinado en envases limpios y herméticos. Si no los vas a consumir en un par de días, congélalos si puedes. Y rescata también esos productos que tienes olvidados en tu despensa. Te proponemos trucos con los que crear nuevas recetas a partir de esas mal llamadas "sobras".

MACARRONES

1 / 14 Qué hacer si sobran macarrones

Con ellos, ya hervidos, puedes elaborar una guarnición muy original para carnes y pescados.

  • Trocéalos y mézclalos con queso rallado, sal, pimienta y una pizca de mantequilla. Rellena moldes individuales (o una bandeja pequeña) y hornea 5 minutos a 180º. Retira del horno, deja templar y desmolda.
PEREJIL

2 / 14 Sofrito exprés y económico

Sirve tanto de sofrito como de aliño y, haciéndolo así, tardas muchísimo menos en preparar tus platos a la vez que ahorras ingredientes.

  • Haz un picadillo de ajo, perejil y orégano. Rellena una cubitera de hielo con este picadillo y congélalo. Cuando quieras elaborar un sofrito agrega directamente un cubito a la sartén con algo de aceite y deja dorar. Luego, podrás añadir un filete de pescado, ternera o ave, que absorberá todo el sabor y el aroma.
AJO

3 / 14 Gana sabor... y defensas

Es una perfecta manera de dar sabory aroma a cualquier ensalada sin derrochar el aliño (en especial el aceite).

  • Introduce en una bolsa de congelación unos dientes de ajo ligeramente golpeados y luego las hojas de escarola, por ejemplo. Ciérrala y déjala reposar al menos 30 minutos. Retira los ajos y sirve la escarola, que se habrá aromatizado por completo.
PIRULETAS

4 / 14 Un aperitivo muy original

¿Te ha sobrado un poco de queso rallado? Haz pequeños montoncitos sobre una hoja de papel sulfurizado y añade sobre ellos el sabor y complemento que más te guste: pimentón, piñones, hierbas aromáticas, semillas de chía...

  • Dispón un palito de brocheta justo en el centro, hornea a 160º y enfría. Obtendrás unas originales piruletas.
CROQUETAS COLIFLOR

5 / 14 Croquetas de coliflor

¿La has preparado hervida pero no os la habéis terminado? ¡Prepara con ella unas croquetas! Si deseas que queden muy cremosas y poder darles forma fácilmente, usa por cada litro de leche 90 gramos de mantequilla y la misma cantidad de harina.

  • Si por el contrario las quieres más densas, sube la cantidad de ambos ingredientes a 110 gramos, aunque perderán algo de cremosidad.
JUDIAS

6 / 14 Cómo guardar las judías verdes

Si has comprado una cantidad considerable de judías, pero no las has usado en varios días y decides congelarlas, debes hacer esto primero.

  • Dales un ligero hervor (blanquear) en agua con sal. Después sumérgelas en agua muy fría, escúrrelas bien y envásalas en bolsas de congelación. Lograrás que se conserven perfectamente y que luego mantengan un intenso color verde, como recién compradas.
AGUACATE

7 / 14 Así no se oxida el guacamole

Muchas veces lo tiramos (si es casero) porque se oxida y se pone negro. Hay dos soluciones:

  • Introduce su hueso en el bol donde lo guardes o crea un falso envasado al vacío: cubre el bol con papel film y presiona suavemente hasta que quede adherido a la elaboración y a los bordes.
ALBONDIGAS CALABACIN

8 / 14 Prepara albóndigas ¡verdes!

Si no sabes qué hacer con aquella punta de calabacín, apúntate esta idea. Rehoga algo de ajo, cebolla y calabacín picados (mejor si lo haces con un robot de cocina para que no queden excesivamente triturados).

  • Mantén unos minutos a fuego medio, agrega queso rallado, huevo y pan rallado. Deja enfriar y forma unas albóndigas con un intenso sabor a calabacín.
ENSALADA PASTA

9 / 14 Una buena ensalada de pasta

La pasta para ensalada se debe cocer menos tiempo que el tiempo de cocción habitual y siempre se debe refrescar. Recuérdalo a la hora de elaborarla, porque si te queda con una textura inadecuada, seguramente los platos de la familia queden medio llenos.

  • Pero ten en cuenta que si lo que estás haciendo es un plato caliente, entonces no debes refrescarla. De esta manera, el almidón hará que la salsa que añadas después quede adherida y bañe bien toda la pasta.
fruta

10 / 14 Ideas para aprovechar la fruta

Puedes hacer brochetas eliminando las zonas deterioradas. Pero si está demasiado madura, como puede ocurrir con el plátano, lo recomendable es que la trocees y la congeles.

  • El día que desees usarlo, sácalo del congelador, deja que se atempere un poco y mézclalo con yogur, canela en polvo y una pizca de cacao. Tritura y tendrás un riquísimo helado al instante.

 

rollitos

11 / 14 Unos rollitos perfectos

Con poco pescado tendrás para varias personas, pero el problema suele aparecer (tanto si se hacen de lenguado u otros pescados, como si son de pollo, cerdo…) es que se pueden romper o quedar demasiado gruesos o duros y dar al traste con esa sugerente presentación.

  • El truco para que no ocurra es “espalmarlos”. Es decir, golpear la pieza con una maza rompiendo suavemente parte del tejido. Quedarán más tiernos y con mejor presentación.
tortilla

12 / 14 Sí, puedes congelar tortilla

Lo único que hay que tener en cuenta es que debe consumirse antes de que pase un mes. Pero eso solo en el caso de que sea una tortilla francesa...

  • La tortilla de patatas no aguanta igual de bien este tipo de conservación. Tras descongelarla, quedará dulzona y con mala textura.
ENDULZAR

13 / 14 Endulzar sin azúcar

En tu despensa puedes tener pasas u orejones desde hace tiempo y no saber qué uso darles. Pues vale la pena utilizarlos como endulzante en tus postes caseros.

  • Aportan gran sabor y dulzor. Así que puedes triturarlos (hacer una pasta de frutas desecadas) y añadirlos a bizcochos, masas, galletas, tejas o cremas dulces.
BASURA

14 / 14 Ahorra en bolsas de basura

A veces hay que cambiarlas sin que estén llenas, sobre todo ahora que ya ha llegado el calor, por el mal olor que desprenden a causa de los residuos de la comida.

  • Para aprovecharlas al máximo, echa un chorrito de amoníaco (ojo, no te excedas) en el fondo del cubo y deja que se evapore. Luego, coloca la nueva bolsa. Verás como esta te dura más tiempo sin que llegue a molestarte.

Tags relacionados