El aguacate hace que tengas menos grasa abdominal
iStock by Getty Images

Comer aguacate de forma habitual contribuiría a redistribuir la grasa abdominal en las mujeres hacia un perfil más saludable. Así lo ha demostrado un estudio de la Universidad de Illinois publicado en The Journal of Nutrition.

Esto no significa que comer aguacate ayude a perder peso, sino que puede influir en cómo se almacena la grasa corporal.

La ubicación de la grasa en el abdomen juega un papel muy importante en la salud: la grasa visceral –la que se acumula entre los órganos– es mucho más dañina que la subcutánea –la que se almacena bajo la piel–.

Por qué es tan difícil perder grasa visceral

Se sabe que la grasa visceral está asociada a enfermedades cardiovasculares y diabetes porque favorece la liberación de sustancias inflamatorias en el torrente sanguíneo.

Sin embargo, la grasa subcutánea, la que se encuentra justo por debajo de la piel, proporciona aislamiento al cuerpo y en la cantidad justa es saludable.

  • No hay que olvidar que la grasa subcutánea está formada por células adiposas marrones (consumen glucosa y triglicéridos para mantener la temperatura corporal) y blancas, de lo que resulta la llamada grasa beige.

La grasa visceral no solo es más dañina, también es mucho más difícil de eliminar.

La razón, según ha demostrado un estudio de la Universidad de Sidney publicado en Cells Reports, es la siguiente:

  • Cuando haces dieta, tu cuerpo obtiene energía del tejido graso mediante un proceso llamado lipólisis, y es eso lo que te permite perder grasa y peso.
  • Los investigadores sometieron a ayuno a ratones y observaron que la grasa visceral era muy resistente a liberar ácidos grasos, es decir, a la lipólisis.
  • Dicho de otra forma, la grasa visceral no se descomponía a pesar del ayuno. Lo que más perdían los ratones era grasa subcutánea.

Cambiar la distribución de la grasa

Investigadores de la Universidad de Illinois han demostrado que consumir aguacate puede ayudar a cambiar la distribución de la grasa en el abdomen en las mujeres.

  • En concreto, ayudaría a reducir la proporción de grasa visceral más profunda y aumentar la subcutánea.

Para comprobarlo estudiaron a ciento cinco adultos con sobrepeso y obesidad durante 12 semanas. Los participantes se dividieron en dos grupos:

  • Un grupo incorporó el aguacate fresco en el menú.
  • Otro grupo consumió un menú casi idéntico y con calorías similares, pero sin aguacate.

Al inicio y al final del estudio, los investigadores midieron la grasa abdominal de los participantes y su tolerancia a la glucosa, un marcador de diabetes.

El efecto de consumir aguacate

Los resultados del estudio revelan que, si bien el aguacate no influye en la pérdida de peso, sí es un alimento que puede contribuir a una distribución de la grasa abdominal más saludable, en especial en las mujeres.

  • Los investigadores observaron que las mujeres que comieron un aguacate al día redujeron más grasa visceral que subcutánea, lo que sugiere que la dieta que siguieron ayudó a redistribuir la grasa del abdomen.
  • Sin embargo, en los hombres no cambió la distribución de la grasa abdominal.

Lamentablemente, los investigadores no detectaron que mejorara la tolerancia a la glucosa, ni en hombres ni en mujeres.

"Si bien el consumo diario de aguacates no cambió la tolerancia a la glucosa, lo que aprendimos es que un patrón dietético que incluye un aguacate todos los días afectó a la forma en que las personas almacenan la grasa corporal de una manera beneficiosa para su salud, pero los beneficios fueron principalmente en las mujeres", señala uno de los autores del estudio.

Propiedades del aguacate

Las razones por las cuales el aguacate ayudaría a acumular menos grasa visceral y más subcutánea se desconocen.

Ahora bien, sí sabemos que es un alimento muy rico en ácidos grasos saludables que contribuyen a reducir los niveles de colesterol malo (LDL).

También aporta antioxidantes y mejora los valores de presión arterial gracias a su contenido en potasio y magnesio.

Propiedades todas ellas que, de una forma u otra, contribuyen a reducir los niveles de inflamación del organismo.