Los alimentos que comes todos los días y que bajan la calidad del esperma

La infertilidad masculina se está convirtiendo en un problema cada vez más importante. Varios motivos explican que en los países desarrollados la calidad del semen haya caído en picado. Ahora se ha sabido que algunos alimentos habituales tienen mucho que ver.

Actualizado a
alimentos calidad esperma

Hay alimentos que se asocian directamente con una baja calidad del semen.

iStock
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

Según la Organización Mundial de la Salud, entre un 30% y 50% de los hombres en edad fértil tiene un semen de baja calidad. En el caso de España, esa cifra se eleva al 57,8%.

Son cifras preocupantes, que explican por qué cada vez hay más parejas con problemas de fertilidad. Al menos, un 40-50% de casos el problema está en el hombre. Pero, ¿cuáles son las causas que explican esa disminución de la fertilidad masculina? Las investigaciones han revelado factores muy significativos.

Cómo la alimentación puede dañar al semen

El último estudio que se ha hecho al respecto es de la Universidad Rovira i Virgili, en Tarragona. Sus conclusiones ponen el acento en la dieta. Comprobaron que los voluntarios analizados que tomaban alrededor de un 30% de alimentos ultraprocesados tenían los valores de la calidad del esperma alterados.

La grasa favorece la transformación de testosterona en estrógeno. Esto hace que disminuyan las hormonas que estimulan el testículo (gonadotropinas). Como consecuencia de ello se producen menos espermatozoides, con menor movilidad y peor morfología. Por eso los hombres obesos tienen más probabilidades de ser infértiles.

La noticia esperanzadora es que sustituir la dieta puede ayudar y tener un efecto beneficioso sobre el esperma. "Una dieta saludable como la mediterránea y ejercicio moderado podrían mejorar significativamente la calidad espermática", nos revelaba la doctora Marisa López-Teijón, directora del Servicio de Reproducción Asistida del Institut Marquès.

Los ácidos grasos omega 3, algunos antioxidantes (vitamina E, vitamina C, Beta caroteno) y un bajo consumo de grasas trans se asocian a una mejoría de la calidad del semen.

Otros factores que influyen en el semen

Los estudios del Institut Marquès señalan directamente como otro de los principales culpables del descenso de la calidad del esperma a:

  • Los tóxicos con los convivimos día a día (plásticos, pesticidas, pinturas, detergentes, productos de higiene...), que afectan a la formación del feto durante el embarazo. En el caso de los varones puede afectar al desarrollo de los testículos, alterando el proceso futuro de formación de los espermatozoides.
  • El estrés. Como respuesta a las situaciones de estrés, disminuyen los niveles de testosterona... y sin ella la calidad seminal empeora. 
  • La nicotina del tabaco puede provocar fragmentaciones o roturas en el ADN que contiene los espermatozoides.
  • El alcohol afecta también a la producción de testosterona.
  • Las botellas de plástico PET. Este plástico (polietileno tereflalato), que se usa para fabricar hasta el 80% de las botellas de agua, es un disruptor endocrino.

¿Afecta al esperma llevar el móvil en el bolsillo?

¿Llevas el móvil en el bolsillo del pantalón? Hay estudios que sugieren que las ondas electromagnéticas de radiofrecuencia que emiten los móviles podría tener efectos nocivos sobre los testículos ya que se asocian con una menor movilidad de los espermatozoides.

Pero no hay que ser alarmistas ya que, tal y como afirma el doctor Ferran García, responsable de la Unidad de Andrología del Institut Marquès, las investigaciones son contradictorias y a día de hoy no se puede asegurar con certeza que el móvil o el wifi afecte a la fertilidad del hombre.

Lo mismo ocurre con la ropa apretada, el uso del portátil sobre las piernas o la práctica del del ciclismo. Existe la creencia de que provocan un aumento de la temperatura en la zona que puede afectar a la calidad del semen.

Pero, según el doctor Garcia, "el organismo tiene su propio sistema de autorregulación. La exposición a altas temperaturas tendría que ser muy continuada para perjudicar la calidad del semen".

¿Cómo saber la calidad del esperma?

Si quieres mejorar el esperma, eyacula más. La calidad espermática es significativamente mejor en varones con mayor número de eyaculaciones.

De hecho, la mejoría es directamente proporcional a una mayor frecuencia. Sencillamente, es un buen estímulo para la formación de espermatozoides en los testículos.

Para saber la calidad real de los espermatozoides, la prueba es un seminograma, que analiza varios aspectos de una muestra de semen. Para interpretar los resultados, la Organización Mundial de la Salud marca unos valores de normalidad:

  • El volumen: lo ideal es que por eyaculación haya más de 1,5 ml de esperma.
  • La concentración. En su viaje para alcanzar el óvulo los espermatozoides pueden toparse con múltiples dificultades. Por eso, cuanto mayor concentración hay (lo normal es superior a 15 millones por 1 ml de esperma), más posibilidades hay de que alguno fecunde el óvulo.
  • Cantidad. Lo deseable es que en cada eyaculación se expulsen cerca de 39 millones.
  • Si son normales. Al menos debe haber un 4% de espermatozoides con una morfología normal (cabeza, cuello y cola) para que puedan fecundar el óvulo.
  • La movilidad. Lo normal es que haya alrededor de un 32% de espermatozoides con movilidad rápida. Para fecundar un óvulo han de viajar desde la vagina hasta las trompas de Falopio. Por tanto, cuanto más rápido de muevan más posibilidades tienen de éxito. De hecho este valor, que se denomina REM (recuento de espermas móviles) es el más relevante del seminograma.

 

Qué problemas puede tener el esperma

El doctor Pascual Sánchez, cofundador y director médico de Ginemed, explica las alteraciones del esperma que sufren los hombres y que pueden deberse a diferentes motivos:

  • Azoospermia: se caracteriza por la ausencia total de espermatozoides en el eyaculado.
  • Hipospermia: se produce cuando las eyaculaciones son de escaso volumen, por debajo de 1,5 mL.
  • Oligozoospermia: consiste en una baja producción de espermatozoides (menos a 15 millones/mL4).
  • Astenozoospermia: es una movilidad reducida de los espermatozoides que dificulta su llegada al aparato reproductor femenino.
  • Terazoospermia: se produce cuando la gran mayoría de los espermatozoides presentan una anomalía morfológica que afecta a su capacidad para entrar en el óvulo, disminuyendo su capacidad reproductiva.