1 / 8 Avena

Su alto contenido en fibra soluble e insoluble hace de este cereal uno de los más aconsejables en la dieta diaria para prevenir la aparición de los divertículos.

  • Prueba... la opción de tomarla en el desayuno en forma de porridge combinada con trozos de fruta, semillas y frutos secos, te encantará.

2 / 8 Manzanas

En las frutas, la mayor concentración de fibra se encuentra en la piel. Las manzanas contienen alrededor de 4,4 gramos de fibra (pectina).

Su condición de fuente de fibra convierte a esta fruta en una de las más idóneas en caso de sufrir diverticulosis.

  • Atención: Lava muy bien la piel de la manzana antes de comerla.

3 / 8 Judías blancas

Las judías y las legumbres en general tienen una buena cantidad de fibra. En concreto, las judías aportan 23 gramos de fibra cada 100 gramos.

La fibra soluble es fundamental para garantizar el tránsito intestinal y evitar la diverticulosis.

4 / 8 Zanahorias

A la zanahoria se le atribuyen propiedades antiparasitarias debido a la presencia de un aceite esencial. Este aceite, junto con la fibra soluble (pectinas) presentes en cantidades considerables, proporciona a la zanahoria un alto poder de gelificación y de acción astringente, muy útil en caso de diarrea.

Si se consume cruda, su contenido en fibra insoluble favorece la función intestinal, lo que resulta beneficioso en caso de estreñimiento.

  • Prepárala en crema o puré. Aunque sacrifiques algo su contenido en fibra, evitarás posibles "atascos" con partículas de alimentos que no se digieren total o parcialmente.

5 / 8 Brócoli

 

En caso de diverticulosis, entre tus aliados vegetales, destaca el brócoli. Esta verdura contiene una buena cantidad de proteínas y no aporta grasas ni colesterol. Pero lo más interesante son los 2,6 gramos de fibra que proporciona cada 100 gramos.

6 / 8 Pan integral

Acompaña tus comidas principales con una rebanada de pan integral (elaborado con harinas no refinadas). Este tipo de pan tiene un mayor valor nutritivo que el pan blanco, ya que es más rico en fibra, vitaminas del grupo B y sales minerales.

  • Truco: Si lo vas a congelar, hazlo cuando todavía esté fresco. Si no, cuando lo descongeles se romperá en mil pedazos.

7 / 8 Plátanos

No solo es una buena fuente de fibra (2,5 g cada 100 g), también es un alimento saciante y rico en hidratos de carbono de absorción lenta y en minerales como el potasio.

  • La presencia de manchas y puntos negros o marrones en la piel de los plátanos no afecta su calidad.

8 / 8 Espárragos

Otra de las verduras que no pueden faltar son los espárragos frescos. Aunque su contenido mayoritario es agua, también destaca por su aporte en fibra y proteínas.

  • Los espárragos delgados no son más suaves que los gruesos. Tanto unos como otros son deliciosos.

Actualizado a

zanahoria crema

QUÉ SON LOS DIVERTÍCULOS

Los divertículos son pequeñas bolsas que se forman en la pared del intestino o el colon. Su presencia se debe a la confluencia de varios factores que pueden ir desde la alimentación, la vida sedentaria o el estrés emocional. Sin embargo, el motivo principal que señala la mayoría de los expertos es llevar una dieta deficitaria en fibra.

Relacionado con este artículo

Una vez hacen acto de presencia, los divertículos no se eliminan. Así que que debemos aprender a convivir con ellos.

Ahora bien, para prevenir su inflamación (cuando se inflaman es cuando causan dolor), la dieta debe ser nuestra gran aliada, y para ello, debemos contrarrestar esa carencia en fibra con alimentos ricos en ese nutriente.

En la galería que acabas de ver, Àlex Vidal, profesor colaborador de la UOC y Dietista-Nutricionista en Alimenta't, ha seleccionado algunos alimentos que pueden contribuir a evitar la aparición de los divertículos o a mantenerlos "bajo control" cuando te han diagnosticado esta patología.

¿por qué se forman los divertículos?

Los expertos no señalan una sola razón que explique la aparición de divertículos, si no varias. Así, aunque la mayoría apunta al hecho de que seguir una dieta baja en fibra y rica en grasas o en carne roja, es el motivo principal de su formación, también se puede achacar a otros motivos:

  • Parece ser que fumar, beber algo de café o de alcohol no influye en su aparición, pero sí lo hace llevar una vida sedentaria.
  • También el estrés puede hacernos más propensos a sufrir divertículos. De hecho, varios estudios han demostrado que el estrés emocional puede provocar un aumento de las contracciones intestinales (que son necesarias para realizar la digestión) y esto puede aumentar el riesgo de que se formen estas dilataciones (diverticulosis).