1 / 8 Espinacas

Elige cualquier verdura de hoja verde, son las más ricas en ácido fólico. Esta vitamina del grupo B previene defectos en el tubo neural del bebé e interviene en la formación de glóbulos rojos.

  • Toma un puñado de hojas frescas, solas o en ensalada al menos tres veces a la semana.

2 / 8 Nueces

Tanto las nueces como algunas semillas como las de lino, cáñamo o de chía son fuente de ácidos grasos omega-3. Estos nutrientes son muy necesarios para la óptima maduración del óvulo y, después, para el desarrollo del cerebro y la retina del feto.

  • Añádelas a tus ensaladas o toma un puñadito como tentempié.

3 / 8 Moras y arándanos

La idea es escoger alimentos ricos en antioxidantes. Los frutos rojos silvestres forman un grupo de alimentos especialmente ricos en este tipo de sustancias, las cuales protegen a las células de los daños producidos por radicales libres en el ADN y las mitocondrias.

  • Es fácil introducir unas moras o unos arándanos en tu dieta. Puedes mezclar unos cuantos con un yogur desnatado o añadirlos a un porridge de avena.

4 / 8 Pimientos rojos

El rey de la vitamina C sin duda es el pimiento rojo. 100 g de esta hortaliza posee casi 3 veces más vitamina C (139 mg) que la naranja (50 mg). Este micronutriente interviene en la formación de tejidos, facilita la absorción del hierro y multiplica la eficacia de la vitamina E, muy importante en la reproducción.

  • Puedes consumirlo en crudo en ensaladas o como guarnición en tus platos de carne o pescado.

5 / 8 Aceite de oliva, para los dos.

La vitamina E mejora la motilidad de los espermatozoides. Pero, también es fundamental para el aparato reproductor femenino. De modo que este micronutriente conviene tanto a él como a ella.

  • Son buena fuente de vitamina E los aceites de semillas y el de oliva, así como las almendras y las nueces.

6 / 8 Las semillas de girasol

Ideal para darle un toque a tus ensaladas y sopas, las semillas de girasol proporcionan 36 mg de vitamina E, conocida como la vitamina de la fertilidad, ya que es fundamental para el buen funcionamiento del sistema hormonal y del aparato reproductor.

  • Un estudio realizado en el College of Public Health and Human Sciences de la Universidad de Oregon (Estados Unidos) afirma que consumir poca vitamina E puede provocar un aumento de las infecciones, asma y retraso del crecimiento en los niños.

7 / 8 Para ellos, zanahorias y naranjas

La vitamina A que contienen estos alimentos protege las células del aparato reproductor masculino del envejecimiento prematuro. Es muy positiva en la formación de esteroides, que componen la progesterona.

  • Puedes obtener vitamina A en zanahorias, leche y naranjas, y también en las verduras de hojas verdes.

8 / 8 Cacahuetes

Lo que hace de los cacahuetes un alimento pro-fertilidad es su contenido en folatos y zinc, un mineral esencial que regula los sistemas reproductores masculino y femenino.

  • Aunque normalmente los comemos como pica pica, también puedes probar a añadirlos molidos a la ensalada o a un wok de verduras un par de días a la semana.

Claves de la alimentación

Según las estadísticas, un 15 % de las parejas españolas en edad fértil tienen problemas para tener hijos. Y dentro de ese porcentaje, el 50% de las causas corresponden a problemas en el hombre y el otro 50% en la mujer.

Tanto los factores que dificultan la fecundación como los que la favorecen son muy diversos, siendo la edad, el estilo de vida o la alimentación algunos de los más determinantes.

  • En esta galería, hemos recogido algunos de los alimentos que pueden favorecer la fertilidad tanto en el caso de las mujeres como en el de los hombres.

¿qué alimentos dificultan la fertilidad?

Cuando el embarazo tarda en llegar solemos tomar todas las medidas que están en nuestra mano para alcanzar nuestro objetivo.

Una de las más habituales es modificar la dieta incorporando aquellos alimentos que favorecen la fertilidad. Ahora bien, no hay que olvidar que también hay alimentos la dificultan. Estos son algunos de ellos:

  • El alcohol.
  • La cafeína.
  • Los azúcares.
  • Las harinas refinadas.
  • Los edulcorantes.
  • Los metales pesados.
  • La soja.
  • El trigo.
  • La carne.
  • Los lácteos.

Tags relacionados