vegetales de hoja verde. Verduras de color verde oscuro

1 / 9 Verduras de color verde oscuro

Un buen ejemplo sería el brócoli, que por su excelente composición rica en antioxidantes, carotenoides, minerales, y vitamina K, hacen que la mente esté activa, facilita la concentración, potencia la memoria, y lucha contra el envejecimiento celular.

chocolate negro. Chocolate negro 70% cacao

2 / 9 Chocolate negro 70% cacao

Gracias a los flavonoides que contiene, mejora la memoria. También es capaz de aumentar el flujo sanguíneo cerebral, lo que conlleva a mejorar el estado de alerta y la claridad mental del estudiante.

¡Cuanto más oscuro, más beneficios!

platanos. Plátanos

3 / 9 Plátanos

Destaca por su contenido en potasio y vitamina c, muy recomendables para la dieta de los estudiantes. También contiene vitamina B6, que contribuye a la producción de neurotransmisores vinculados a la concentración.

arandanos. Arándanos azules

4 / 9 Arándanos azules

Cuidan la memoria, reducen el estrés y mejorar la concentración gracias a su composición rica en ácido gálico y en antioxidantes. Los antioxidantes son muy importantes ya que inhiben el daño celular causado por los radicales libres, una de las causas del deterioro cognitivo.

nueces. Nueces

5 / 9 Nueces

Sus elevados índices de antioxidantes, vitaminas, aminoácidos y sobretodo los ácidos grasos omega 3 mejoran la memoria, aumentan la concentración, y optimizan el rendimiento neuronal.

zanahorias. Zanahorias

6 / 9 Zanahorias

Gracias al antioxidante que contiene conocido como beta-caroteno, se ve aumentada la capacidad de retención de información.

pescado azul salmon. Pescado azul

7 / 9 Pescado azul

Esta clase de pescado (como el salmón) es muy rico en ácidos grasos omega 3, los cuales mejoran la concentración, ayudan a estudiar de forma más eficiente, e incluso se han relacionado como preventivos en trastornos degenerativos como el alzhéimer o la pérdida de la memoria.

aguacates. Aguacates

8 / 9 Aguacates

Este superalimento contiene antioxidantes y ácidos grasos omega 3. La combinación de estas sustancias potencian la memoria, el rendimiento mental, y evitan el deterioro cognitivo de la salud cerebral.

arroz integrales. Cerales integrales

9 / 9 Cerales integrales

Algunos ejemplos son el arroz, pasta, y pan integrales.

Todos ellos presentan un índice glicémico bajo, liberando el azúcar al torrente sanguíneo de una forma gradual y contribuyendo a tener la mente activa y una mayor función de la memoria.

*Información ofrecida por Sonia Ruiz Pérez, Dietista-Nutricionista del Centro Médico Teknon y de la Clínica Mi Tres Torres, ambas en Barcelona.

Actualizado el

zanahorias

LO que no debes tomar

"Es importante llevar una dieta rica en legumbre, fruta y verdura, cereales integrales y grasas saludables; y baja en grasas saturadas y azúcares simples, son la clave para mantener la agilidad mental y el poder de concentración. Esto, por supuesto, debe ir acompañado de un buen descanso y práctica deportiva regular", añade la Dra. Ana Fraile Oliva, especialista en Nutrición de Quirónprevención, del Grupo QuirónSalud.

Según expone la Dra. Fraile, es importante evitar:

  • El consumo excesivo de dulces. Es un error pensar que cuando estudiamos necesitamos más azúcar. Obviamente, necesitamos azúcar para funcionar, pero no ese azúcar que imaginamos y no en tan elevadas cantidades. El consumo de bollería industrial, gominolas, snacks,… responden al estrés, pero no a nuestras necesidades nutricionales. Su contenido en grasas poco saludables no nos beneficia precisamente en estos momentos, sino que más bien puede entorpecer el trabajo de nuestro cerebro. Al igual que los azúcares refinados que, sumado a nuestra situación sedentaria, condicionarán un aumento de peso, del perímetro de la cintura y de ciertos parámetros relacionados con el riesgo cardiovascular.

Relacionado con este artículo

  • Las comidas copiosas. Pueden producir lentitud en la toma de decisiones, cansancio y molestias digestivas que nos impidan desarrollar nuestra actividad de manera eficiente. Es recomendable realizar pequeñas tomas repartidas a lo largo del día, que mantengan nuestra energía sin darnos la sensación de plenitud. Lo ideal es comer sin llegar a sentirnos saciados, cada 2-3 horas, haciendo una mayor ingesta en las principales comidas.
  • El consumo de excitantes. El estado de nerviosismo por no llegar a tiempo a veces hace que no descansemos adecuadamente y que los conceptos que aprendemos no sean afianzados correctamente. Para evitarlo, descansa adecuadamente y elige alimentos beneficiosos para tu sistema nervioso frente a aquellos que te pueden alterar.

OTRAS COSAS QUE AYUDAN

Además de la alimentación, es necesario tener en cuenta otros aspectos fundamentales como el sueño, la actividad física, la y la necesidad de desconectar un rato de los apuntes.

  • La importancia de dormir bien. Es clave dormir entre 6 y 8 horas. Nos ayudará a que estemos más descansados y por tanto podemos rendir mejor. El sueño es el responsable de fijar en nuestro cerebro todo lo aprendido. No dormir bien: merma la concentración y aumenta los niveles de ansiedad.
  • No te olvides de hacer ejercicio. No hace falta ir al gimnasio: sabemos que en estos días lo único que vas a hacer es estudiar. Pero sí es recomendable hacer algo de actividad física, por ejemplo, caminar 30 minutos al día.

Relacionado con este artículo

  • Un consejo: pasea un rato por el barrio o cerca de tu casa después del estudio de la tarde y antes de cenar. Dedicar un tiempo al día a hacer algo actividad física, activa la energía y relaja.
  • Desconecta un rato del estudio. Es importante hablar, charlar con los amigos y la familia y/o hacer alguna actividad que te guste al día como ver un capítulo de una serie de TV. Es recomendable hacer descansos cada dos o tres horas.