1 / 8 Por ser tu aliado antiaging

Una de las propiedades más destacadas de los cítricos es su capacidad para potenciar el cuidado de la piel gracias a su contenido en vitamina C. Su consumo diario contribuye a la limpieza e hidratación de la epidermis.

  • Te sugerimos que acompañes tu desayuno habitual con un delicioso zumo de lima cada mañana.

2 / 8 Fortalecen el sistema inmunológico

Tomar cítricos de forma regular te ayudará a fortalecer tus defensas naturales y a aumentar la resistencia contra infecciones.

  • Además, el consumo de cítricos y de alimentos ricos en vitamina C favorece la absorción de hierro por el organismo.

3 / 8 Combaten el estreñimiento

La naranja aporta una cantidad importante de fibra soluble, la mayor parte de la cual se encuentra en la pulpa blanca que hay debajo de la piel y entre los gajos.

  • Para aprovechar al máximo su contenido en fibra y su poder anti estreñimiento es fundamental que tomes la naranja entera no en zumo.

4 / 8 Ayudan a la recuperación tras el deporte

Gracias a su contenido en potasio, vitamina C, carotenoides y otros nutrientes, constituyen una buena alternativa para reponer los minerales y el líquido perdidos después de la actividad física.

  • Tómate un zumo de naranja mezclado con agua, bicarbonato y azúcares. Esta combinación es perfecta para recuperarte después de una sesión de ejercicio de más de 90 minutos.

5 / 8 Favorecen la digestión

Los limones por su contenido en vitamina C, ácido cítrico y sustancias de acción astringente, son muy eficaces para curar heridas de la boca, favorecer la digestión y cortar diarreas.

  • Son ideales para la preparación de sorbetes y granizados. También puedes utilizar su piel para aromatizar postres y cócteles.

6 / 8 Previenen la obesidad

Los cítricos contienen flavanonas, un antioxidante que puede reducir el estrés oxidativo y prevenir enfermedades como la obesidad o la diabetes.

  • Puedes prepararte una original ensalada de lechuga con gajos de naranja, nueces, cebolla y zanahoria, aderezada con una vinagreta a base de zumo de naranja, un chorrito de zumo de limón y una cucharadita de miel.

7 / 8 Ayudan a controlar el peso

El escaso aporte calórico del pomelo, junto con sus propiedades diuréticas, antioxidantes y antiinflamatorias, convierten este cítrico en una pieza clave de cualquier dieta para bajar de peso.

  • Los pomelos se mantienen en perfectas condiciones fuera de la nevera durante una o dos semanas, aunque también puedes refrigerarlos o congelar sin problemas el zumo.

8 / 8 Cuidan de tus músculos y huesos

La vitamina C que contienen los cítricos es imprescindible para la formación del colágeno que forma nuestros huesos, músculos, cartílagos y vasos sanguíneos.

  • También combaten los radicales libres, facilitan la cicatrización y protegen la piel de los rayos solares.

Variedad y nutrición

Una dieta rica en frutas y verduras es fundamental para que pueda decirse de ella que es saludable. Pero, si además esas frutas y verduras son de temporada, mucho mejor, ya que, así aprovecharemos al máximo sus propiedades y beneficios para la salud.

En el caso de los cítricos, aunque a estas alturas del año ya están dando sus últimos coletazos, todavía podemos beneficiarnos de sus múltiples y valiosas cualidades nutricionales.

  • Naranjas, mandarinas, limas, limones, pomelos... la familia de los cítricos es numerosa y variada, pero todos sus miembros tienen algo en común, sus beneficios para la salud, los cuales hemos tratado de resumir en la galería que acabas de ver.

"bébete el zumo, que se van las vitaminas!

He ahí un falso mito que ha pasado (y sigue pasando) de generación en generación. La creencia de que una vez exprimidas, las naranjas pierden la vitamina C es totalmente falsa.

  • No tengas ninguna prisa por beberte el vaso de zumo. De hecho, según los expertos, tienes aproximadamente 12 horas antes de disminuya este micronutriente y sus propiedades. Eso sí, si dejas pasar el tiempo es probable que su sabor se vuelva algo más amargo.
  • Sería necesario someter al zumo a una condición extrema (como calentarlo a más de 120 ºC) para que hubiera una disminución drástica de vitamina C antes de que transcurra ese plazo.

Tags relacionados