CENAS-iStock-523490574

Actualizado el

CENAS-iStock-523490574

Seguramente te ha ocurrido que en una celebración de noche, tras una cena calórica y demasiado pesada no consigues dormir bien. De hecho, un estudio realizado en la Universidad de Pensilvania (EE. UU.), asegura que quienes toman más calorías duermen menos de lo normal (de 5 a 6 horas), mientras que las personas que siguen una dieta variada y ligera tienen un sueño más saludable y descansan mejor.

Relacionado con este artículo

¿Y cuáles son las cenas inadecuadas? Toma nota de algunas combinaciones que solo deberías tomar de forma puntual:

Huevos con patatas fritas

Ya sabes que los fritos son ricos en grasas. Y ese exceso puede provocar digestiones pesadas y, probablemente, acidez de estómago. Con este panorama seguramente no dormirás bien. Además, el exceso energético que suponen las frituras por la noche te hará coger peso.

Si quieres tomar huevo hazlo en tortilla o a la plancha y en lugar de patatas acompáñalo de unas verduras asadas.

Bistec de ternera con ensalada

En este caso, el sueño quedará interrumpido por el exceso de proteínas y grasas saturadas de la carne que requieren una digestión más larga. La lechuga, por su parte, es sana, pero a algunas personas les provoca hinchazón.

Te conviene cambiar este plato por otro más adecuado: una pechuga de pollo a la plancha con canónigos, papaya y germinados.

Embutidos variados

Los embutidos se deben consumir con mucha moderación, unos 50 g (dos lonchas de jamón serrano) como máximo una o dos veces a la semana, ya que son alimentos con muchas grasas saturadas, colesterol, sodio y calorías. Por tanto, una cena a base solo de embutidos no solo entorpecerá tu digestión y tu sueño, sino que no beneficiará en absoluto tu salud.

Si optas por ellos, al menos no los comas solos, sino como un ingrediente más de un plato vegetal. Por ejemplo, prepárate una ensalada de hortalizas con arroz integral y jamón.

Espaguetis con salsa de tomate picante

Pese a que los hidratos de carbono son nutrientes de fácil digestión, cenar un plato de pasta (o arroz, patata, etc.) no es una buena idea para mantener el peso a raya. Tomarlos como ingrediente principal en la cena implica demasiada energía que no necesitas a esas horas, y el exceso de carbohidratos tu cuerpo lo acumulará en forma de triglicéridos en el tejido graso. Por su parte, las especias picantes tienen efecto estimulante porque activan el metabolismo y aumentan la temperatura corporal. Por eso, tras una cena “picante” resulta más difícil conciliar el sueño.

Los hidratos de carbono de noche se acumulan en forma de grasa

Te proponemos en su lugar una ensalada de hortalizas y macarrones integrales con una vinagreta de orégano e hinojo para facilitar tu digestión.

Sopa de apio y puerros y sardinas rebozadas

Las sopas y cremas de verduras son saciantes, favorecen la digestión y te permiten comer ligero, pero te aportan mucho líquido. Si además bebes mucho, necesitarás ir al baño durante la noche. Para evitarlo, no incluyas alimentos muy diuréticos (apio, cebolla o espárragos) y deja pasar al menos dos horas antes de acostarte.

Por otra parte, las sardinas son una gran fuente de omega 3, pero fritas tienen mucha grasa, así que hazlas a la plancha acompañadas por un wok de verduras.

Dulces de postre

Descarta los pasteles y bollería industrial, ya que son ricos en grasas saturadas, harinas refinadas y azúcares y perjudican a tu sueño.. Recuerda que los carbohidratos simples (azúcares) de absorción rápida no te convienen de noche: los acumulas en forma de grasa. Descarta también el chocolate, ya que tiene cafeína, sobre todo el negro, por lo que, si lo tomas poco antes de meterte en la cama, y eres una persona sensible a este estimulante, es posible que te cueste dormir. El chocolate contiene otros estimulantes, como la teobromina, que también dificulta el sueño.

Si quieres un postre dulce prepara una compota de manzana con canela, por ejemplo.

alimentos y bebidas a evitar de noche

Bien porque son ricos en grasas, producen gases o son estimulantes, estos alimentos no te convienen a la hora de cenar.

  • Quesos curados. Son excesivamente grasos. Y su contenido en tiramina puede provocar migrañas en personas sensibles.
  • Platos precocinados. Grasas, harinas refinadas y aditivos forman parte de ellos. No son la mejor opción para insomnes.
  • Legumbres. Son muy saludables, pero resérvalas para el mediodía para poder hacer una mejor digestión.
  • Crucíferas. Son flatulentas y harán que te despiertes con molestias digestivas. Mejor en crema con hinojo.
  • Café. Hay quien asegura que no le afecta, pero en realidad tomarlo a estas horas hará que tengas un sueño más corto y de peor calidad.
  • Bebidas alcohólicas. El alcohol da somnolencia, pero impide que entres en las fases profundas del sueño, de modo que el descanso no es reparador.