Si quieres comer bien, es muy importante planificar tus menús.

¿Pero qué debemos tener en cuenta para que nuestro planning sea realmente eficaz? Para María del Mar Jiménez, socióloga, profesora de cocina y conferenciante, son 7 las claves para conseguirlo, como nos cuenta en su práctico manual “La despensa saludable”.

revisar existencias

1 / 7 Reserva el tiempo necesario

Dedica unos 10 minutos a la semana. Lo ideal es señalar día y hora concreta en la agenda, calendario de pared o tenerlo en cuenta en nuestro planning mental.

hacer lista

2 / 7 Haz una lista de lo que sabes cocinar

Escribe sobre un papel todas las recetas que conoces con los grupos de alimentos principales.

  • Por ejemplo, con legumbres se te da bien cocinar lentejas guisadas, garbanzos al curry con espinacas, hummus… y con pasta espaguetis al ajillo, lasaña de setas, wok de verduras y fideos soba…

Con esta lista, cada vez que tengas que diseñar el menú semanal será mucho más sencillo.

analiza

3 / 7 Analiza como será tu semana

Aunque tu familia sea de rutinas, cada semana es un mundo y eso se refleja en el menú y la lista de la compra.

  • Antes de planificarlo, debes prever cómo serán los siguientes días en las actividades que afecten a la comida. Por ejemplo: ¿Comemos/cenamos en casa o fuera? ¿Hay alguna excursión? ¿Algún invitado a tomar café…?
despensa

4 / 7 Revisa tu despensa

Antes de diseñar el menú semanal, echa un vistazo a lo que hay en casa (en la nevera, en el congelador, en los armarios…) para aprovecharlo y no tirar comida porque se nos ha pasado la fecha de caducidad.

  • Anota en un papel lo que “toque” comer y piensa con ello platos para los primeros días del menú semanal.
merendar frutos secos

5 / 7 No te autoengañes

Ten en cuenta tus momentos de debilidad y planifica el alimento o la bebida que debes tener a mano para calmarlos. Por ejemplo…

  • Si sales del trabajo con hambre y ansiedad, en vez de comprarte algo (con el riesgo de que sea poco sano) antes de llegar a casa, puedes llevar contigo unos cuantos frutos secos listos para comer.
  • Si por la noche te apetece comer algo dulce, nada mejor que tenerlo en cuenta a la hora de ir a la tienda o al súper y adquirir ingredientes que te permitan hacer dulces caseros.
planning menu

6 / 7 Hazte una plantilla… y rellénala

Lo mejor para no olvidarte de los grupos de alimentos importantes, y los que sean prioritarios para ti, es asignarles unos días determinados en tu menú semanal.

  • Una plantilla como la que los niños utilizan para apuntar los horarios de las clases puede servirte como base para apuntar en ella las comidas y cenas de toda la semana.
  • A la hora de elabora el planning, ten a mano la lista de los alimentos que debes aprovechar y la de recetas que sabes preparar. Te será mucho más fácil elaborar un menú variado y equilibrado.
improvisar

7 / 7 Deja espacio también a la improvisación

Tenerlo todo tan bien planificado no implica que no haya espacio para la flexibilidad, los caprichos de un día determinado o los cambios de opinión. Está bien porque, a la hora de improvisar, podrás hacerlo con los alimentos saludables de los que te habrás abastecido y que, por tanto, tendrás a mano.

  • Incluso puedes reservarte un día para improvisar. El anterior a hacer la compra es un buen momento, porque seguramente tu nevera estará bastante vacía y quedará un poco de varios alimentos. Con ellos puedes cocinar una tortilla, un wok, una quiche…

Más información:

En “La despensa saludable”, un libro muy ameno de María del Mar Jiménez, editado por RBA Integral, podrás encontrar otros consejos prácticos para organizar mejor tu compra y tu cocina.

Tags relacionados