Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Consejos para prevenir la obesidad en el ámbito laboral
iStock by Getty Images

Pasamos muchas horas en el trabajo, por tanto el tipo de actividad que realizamos y lo que comemos en el ámbito laboral influye directamente en nuestro peso.

Y entre las medidas para evitar la obesidad, deberíamos prestar especial importancia al táper que nos llevamos a la oficina o al menú que elegimos si comemos en un restaurante.

Una encuesta realizada por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) sobre hábitos de alimentación y bebida en el entorno laboral revela que más de la mitad de los españoles tienen un trabajo sedentario y la gran mayoría no cuida especialmente su alimentación.

Los datos de la encuesta

A tenor de los resultados de la encuesta de la SEEDO, los españoles suspendemos en cuestión de hábitos alimentarios en el trabajo:

  • El 51,7% de los encuestados afirman tener un trabajo sedentario.
  • A pesar de ello, este grupo es el que reconoce hacer menos actividad física (un 63% hace deporte menos de dos veces a la semana).
  • Por si fuera poco, un 76,4% de los que aseguran tener un trabajo sedentario, califican en mayor medida sus hábitos alimentarios como "algo o nada saludables".

Ni se mueven en el trabajo, ni hacen ejercicio para compensarlo, ni cuidan especialmente su alimentación.

  • Por el contrario, el 82,4% de aquellos que definen su trabajo como activo, afirman además que sus hábitos son entre "algo y muy saludables".

Consejos generales

"Gran parte del consumo diario de alimentos y bebidas se realiza en el entorno laboral, por lo que los hábitos que haya serán determinantes para tener un peso adecuado y una buena salud a nivel nutricional y general", señala Dr. Manuel Gargallo, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Infanta Leonor y de la Fundación Jiménez Diaz.

La guía de "Recomendaciones para prevenir la Obesidad en el ámbito laboral" de la SEEDO que firma el Dr. Gargallo recoge consejos básicos para seguir un estilo de vida saludable en el ámbito laboral.

Vale la pena repasarlos porque la suma de todos ellos es clave para mantener el peso a raya:

  • Procura ir andando al trabajo. Y si vas en transporte público, súbete o bájate en otra parada más lejos para caminar un poco más.
  • Toma un desayuno completo compuesto por lácteos, cereales integrales y fruta de temporada. Evita los zumos con azúcares añadidos.
  • Para evitar el sedentarismo en el trabajo evita los ascensores e intenta pasar tiempo de pie.
  • Tanto si comes de táper como de menú, revisa bien la elección.
  • En cuanto a las bebidas, el agua debe ser tu principal fuente de hidratación. Procura tomar dos litros al día. Si tomas infusiones, mejor con edulcorante no calóricos.
  • Picoteo de media mañana. Si pasas muchas horas en el trabajo conviene tomar a media mañana una fruta, un yogur natural desnatado o una tostada de pan integral con tomate y aceite de oliva virgen extra.
  • Evita los turnos de noche en la medida que puedas. Favorecen la obesidad.
  • Haz deporte (ya sea antes de entrar a trabajar, al mediodía o al salir) y duerme las horas necesarias.

Elige bien si comes de menú

Si comes a diario en un restaurante o en el comedor de la empresa, revisa bien el menú y procura elegir alimentos ricos en fibra y antioxidantes. En general, sigue estas pautas:

  • Cada día debes comer entre 4 y 6 raciones cereales, 2 o 3 piezas de fruta y al menos dos raciones de verduras y/o hortalizas. Tenlo en cuenta a la hora de elegir el menú que vas a comer a mediodía.
  • Come legumbres dos o tres veces a la semana.
  • De postre, la mejor elección es una pieza de fruta natural.
  • Si las raciones son excesivas, come solo el plato principal.

El táper ideal para llevar al trabajo

A la hora de preparar el táper para llevar a la oficina, el Dr. Gargallo ofrece los siguientes consejos en la guía de "Recomendaciones para prevenir la Obesidad en el Ámbito Laboral".

  • No llenes el táper directamente con la comida. Primero coloca los alimentos en un plato para calcular la ración, después pásalo al táper.
  • Como hidratos de carbono, opta mejor por pasta y/o arroz. Son fáciles de llevar, se pueden tomar fríos o calientes y sacian el hambre. Altérnalos con legumbres o patatas cocidas
  • Las verduras (cocidas o crudas) han de ser el integrante fundamental y pueden servir como guarnición del plato proteico o mezclarse con la pasta o el arroz.
  • Para la completar la ración de proteínas puedes optar por pescado (atún, salmón, sardinas, merluza, etc...) en conserva o al horno, combinados en ensaladas o con la guarnición de verduras. También se pueden elegir carnes magras, a la plancha o asadas (pollo o pavo). Puedes variar algún día con huevos en tortilla o revueltos.
  • En cuanto a las cantidades se recomienda que la mitad del táper lo formen las verduras y la otra mitad se reparta entre la ración proteica y los hidratos de carbono.
  • De postre, toma una pieza de fruta natural o un yogur desnatado.