Nutrición

¿Qué diferencia hay entre las sales bajas en sodio y los sazonadores de hierbas?

Si hay que seguir una dieta baja en sal, ¿las sales bajas en sodio son un buen recurso? ¿O es mejor optar por los sazonadores de hierbas secas?

Marta Verona
Marta Verona

Nutricionista y cocinera

Acostumbrar al paladar al sabor natural de los alimentos es la estrategia nutricional más eficiente para conseguir que la dieta sea saludable.

Las sales bajas en sodio son útiles porque reducen en más de la mitad la cantidad de sodio con respecto a la sal común.

Sin embargo, este tipo de sal contiene otros potenciadores del sabor artificiales, como el famoso glutamato monosódico (E685) que nos servirán como sustituto un tiempo, pero no acostumbraremos al paladar al sabor natural de los alimentos.

Los sazonadores de hierbas aromáticas secas tienen sal, es cierto, pero en bajas cantidades y mezclada con otras especias que ayudan a “despistar a nuestro paladar”. Por eso, son una buena alternativa para ir reduciendo progresivamente la cantidad de sal.

Aun así, mi consejo es que utilices recursos naturales que tienes en tu cocina para cuidar tu salud... y tu paladar:

  • Recurre a las hierbas aromáticas frescas, así llenas de sensaciones el paladar prescindiendo de aditivos que potencian el sabor de forma artificial.
  • Pon a tus recetas una chispita de emoción con el picante. Los alimentos picantes son el equivalente comestible a montar en una atracción. Saboreamos el vértigo y el dolor e irritación que producen porque sabemos que no es una situación de riesgo real.
  • Utiliza alimentos ahumados, realiza adobados o encurtidos para potenciar el sabor de los alimentos con otros estímulos.