¿Engorda más la miga del pan que la corteza?

Aunque quiero disminuir su consumo, tomo bastante pan a diario y eso influye en mi peso. ¿Es verdad que la miga tiene más calorías que la corteza exterior? Yo suelo quitar parte del interior de los panecillos.

Actualizado a
Marta Verona
Marta Verona

Nutricionista y cocinera

¿Engorda más la parte externa y dorada de un bizcocho que su miga? Claro que no, porque es la misma masa. ¡Lo mismo sucede con el pan!

Los ingredientes son los mismos en toda la masa: agua, harina, sal y levadura; así que no engorda más una parte que otra. Simplemente, la corteza se deshidrata más y está más cerca de la fuente de calor, por eso, adquiere ese tono tostado y crujiente.

Más que pensar en qué parte del pan engorda más o menos, tendríamos que centrarnos en el tipo de pan que estamos tomando. ¡Eso sí influye en nuestra salud!

Partamos de la base que el pan no es un alimento imprescindible. Nos aporta poca proteína, y encima incompleta, y energía en forma de azúcar simple. Vaya, que lo que nuestros ojos ven como una barra de pan suculenta y recién horneada, nuestro intestino lo ve como cualquier otro azúcar.

Mejor que compres el más saludable, el integral, si como yo eres amante del pan. ¡Ojo! El pan integral no adelgaza (otra creencia muy extendida). Es más, el pan blanco y el integral tienen las mismas calorías, pero nos interesa más el segundo porque:

  • Nos sacia más, gracias a la fibra, y favorece que no picoteemos tanto.
  • La fibra cuida nuestra flora intestinal y ayuda a que el azúcar del pan entre poco a poco a la sangre, aportando la energía de forma dosificada, evitando que nos sobre y que se acumule en forma de grasa.

Para que realmente sea integral tiene que realizarse con el 100 % del grano entero. Esto quiere decir que incluye la última cubierta del cereal, el salvado, donde se encuentra la fibra.

Que sea de color oscuro no significa nada: puede ser de un cereal refinado (sin el salvado) que sea oscuro, como el centeno.

Tampoco significa nada que lleve semillas; simplemente tendrá más sabor y será más crujiente, pero eso no quiere decir que el cereal de su harina vaya a ser entero.

Finalmente, que un etiquetado diga “fuente de fibra” solo quiere decir que, hay 3 g de fibra por cada 100 g de producto. Total, que si comemos 50 g de pan, estamos comiendo 1,5 g. ¡Eso y nada es lo mismo!

Gracias a La famosa "Ley del pan” podemos relajarnos. Entró en vigor en julio de 2019 y regula que solo se pueda llamar pan integral al que contenga 100 % harina de grano completo.

Aún así, mira el etiquetado. Si el primer ingrediente es harina 100 % integral, estas comprando un buen pan.