Por

Diana Llorens

periodista

Tendencias alimentarias que nos deja la pandemia
iStock by Getty Images

La pandemia de Covid-19 ha cambiado nuestra relación con la comida y ha modificado nuestra cesta de la compra, además de acelerar la implantación de algunas tendencias alimentarias que ya se estaban vislumbrando en los últimos años.

Así lo evidencia el #InformeFoodTrends: 15 tendencias alimentarias que marcan la ‘nueva realidad’ elaborado por Trescom en colaboración de Food For Thought, que analiza las principales tendencias del sector de la alimentación. Te las resumimos a continuación.

1. La cultura de la comida

Movimientos como el foodie o el realfooding (un estilo de vida que consiste en comer comida real y evitar los ultraprocesados) cada vez están más extendidos. Apuestan por saber comer, conocer qué comemos, cómo se prepara o si es saludable y nos aporta bienestar.

  • Los consumidores están ahora más informados y son más curiosos. Creen firmemente que comer no es solo alimentarse, sino también cuidarse y experimentar.

2. Auge del FoodTech

Estamos en la época del FoodTech, la aplicación de la tecnología en el ámbito de la alimentación.

Ejemplos de ello son la impresión de comida a medida en 3D, la investigación de productos modificados genéticamente, superalimentos en forma de “pastilla” o “papilla”, carne a partir de células madre, nuevas proteínas…

  • Los datos lo demuestran, la industria del FoodTech ha crecido un 42% en el último año.

3. Preocupación por la seguridad y la higiene

La pandemia ha aumentado nuestra preocupación por la seguridad de los alimentos que consumimos y por la higiene.

4. vamos menos a la compra pero gastamos más

El confinamiento afectó de una manera muy notable nuestros hábitos de compra. Mientras que la frecuencia con que vamos a la compra disminuyó un 2,7%, el gasto aumentó un 37%.

El miedo al contagio nos lleva a concentrar las salidas y el mayor consumo dentro de casa y el hecho de no poder salir a comer fuera hacen que el carrito de la compra nos salga más caro.

Además, hay algunos productos que han aumentado de precio, como son la fruta (+13%) y el pescado (+5%).

5. Más vegetal, menos animal

Optamos cada vez más por lo vegetal. En 2020, aumentó el consumo de vegetales un 40%, mientras que el de carne disminuyó un 12% respecto al año anterior, especialmente el de carne roja que ha caído un 35%.

Esta preferencia por lo vegetal también se aprecia en el hecho de que cada vez más grandes cadenas de alimentación, como Burger King, Carrefour o Lidl, incorporan propuestas vegetales a su oferta.

6. Baja el consumo de marcas blancas

Otra consecuencia del miedo creado por la pandemia de Covid-19 es que el consumo de marcas blancas ha bajado.

Asociamos la seguridad con las marcas. De hecho, de acuerdo con el informe FoodTrends, 9 de cada 10 consumidores españoles creen que las marcas de fabricante ofrecen una mayor calidad que las marcas blancas y solo un 12% de la población es compradora habitual de marcas blancas.

  • A pesar de estos datos, un 41% de los españoles tiene intención de comprar productos de marcas blancas en un futuro.

7. Apostamos por los platos preparados

El cierre de la hostelería ha hecho incrementar las ventas de platos preparados para consumir en casa en un 8,7%.

La pizzasigue siendo la estrella de las comidas preparadas. Sus ventas han superado las 90K toneladas (en pizzas refrigeradas) y 43k toneladas (las congeladas).

8. Buscamos el producto local

En 2020 nos hemos reencontrado con el comercio local. De hecho, España es el país del sur de Europa donde más han aumentado las compras en comercios locales, un 77%.

El temor por la higiene y la seguridad hacen que nos fiemos más de lo que tenemos cerca que de lo que viene de lejos.

El 76% de los españoles considera que el producto local es de mayor confianza y más del 56,5% asegura que seguirá comprando productos locales y de proximidad tras la pandemia.

9. Nos importa la Producción sostenible

Estamos más concienciados que nunca sobre cómo afecta la forma en que producimos y consumimos alimentos a los ecosistemas y la biodiversidad.

  • Uno de cada tres consumidores considera importante optar por empresas y productos responsables con el medioambiente y la sociedad.

10. Desperdiciamos menos comida

Estar más tiempo en casa nos ha llevado a desperdiciar menos alimentos, así lo sugiere el 14% de españoles que asegura que ha reducido el desperdicio de alimentos en este último año.

  • Sin embargo, los datos siguen siendo preocupantes: entre un 20% y un 40% de las frutas se descartan solo por su aspecto.

11. Reducción del uso de plástico

Antes de la pandemia, el 20% de la población compraba más a granel para reducir el consumo de plástico. La Covid ha frenado esta tendencia, tanto por el aumento de los pedidos a domicilio como por la preocupación por la higiene y la seguridad de los alimentos.

Sin embargo, el fin del plástico en la alimentación es imparable. A partir de julio de este año no se podrán vender ciertos productos de plástico de un solo uso y en 2023 quedará prohibida la distribución gratuita de vasos y envases de plástico para alimentos.

12. Se instala el Comercio online

Una de las más claras consecuencias de la pandemia es que ha acelerado la implantación del comercio online, incluso en personas de mayor edad que antes eran más reticentes a comprar en supermercados online.

  • El número de personas que hace la compra online ha aumentado un 20% durante la pandemia y el comercio electrónico ha pasado de representar el 2% de las ventas de la distribución alimentaria a ser el 8%.

13. Delivery: comida a domicilio

Otro de los sectores que se han visto favorecidos por el confinamiento y el cierre de bares y restaurantes es el del delivery.

Las plataformas de comida a domicilio han ganado 2,2 millones de usuarios desde el inicio de la pandemia y los repartos han aumentado un 15% respecto al año anterior.

14. Las pantallas revolucionan la alimentación

Usamos las redes para informarnos y tenemos un mayor poder de opinión y crítica.

Además, modificamos nuestras elecciones dietéticas en función de lo que coman las personas que seguimos, los influencers.

Un dato que pone de manifiesto el vínculo entre la alimentación y las redes es que el hashtag #foof acumula más de 432 millones de publicaciones en Instagram.

15. Transformación de la cadena alimentaria

La tecnología no solo se aplica a la transformación final de los alimentos o a la creación de nuevos productos, ha llegado también al inicio de la cadena alimentaria.

  • La inversión en agtech (tecnología aplicada a la agricultura) ha aumentado en los últimos seis años un 370%.

Un 17% de las 400 compañías tecnológicas de FoodTech que existen en España se especializa en tecnologías para agricultura, la mitad de ellas a la automatización de los cultivos y las nuevas técnicas de cultivo indoor o vertical.