Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Qué es el óxido de etileno que se ha detectado en helados
iStock by Getty Images

La alarma saltó en Europa a finales de junio, cuando se detectó la presencia accidental de restos de óxido de etileno en un estabilizante alimentario, el aditivo E410 o goma de garrofín o algarroba, utilizado en la producción de helados.

Ya se ha ordenado la retirada de la venta de todos los lotes de productos que contienen el aditivo contaminado, aunque la Organización de Consumidores (OCU) reclama que esa información debería ser pública para que el consumidor lo sepa si ya los ha comprado.

El óxido de etileno es una sustancia clasificada como mutagénica y carcinogénica. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) señala que no se puede establecer un nivel seguro de consumo, por tanto cualquier nivel detectable supone un riesgo potencial para la salud.

Qué es el óxido de etileno

El óxido de etileno (ETO, en inglés) es un plaguicida. Según señala la AESAN, "a temperatura ambiente es un gas incoloro, inflamable y de olor dulce, que está clasificado como un posible mutágeno, posible carcinógeno y posible tóxico, pudiendo tener estos potenciales efectos en el organismo".

  • Se utiliza casi exclusivamente en la industria no alimentaria como materia prima para la elaboración de productos químicos orgánicos como detergentes no iónicos, fibras de poliéster o anticongelantes para vehículos.
  • Otros usos son como antiemulsionante del petróleo, disolvente y propulsor de cohetes. También se usa, aunque poco, como esterilizante de material médico-quirúrgico (sobre todo para el que no se puede someter a temperaturas elevadas).

En Estados Unidos está autorizado su uso en el ámbito alimentario para la desinfección de hierbas y especias.

Pero en la Unión Europea, desde los 90 no está autorizada su utilización como producto fitosanitario, por lo que no se puede emplear en la desinfección de productos de origen vegetal.

La legislación de la UE estipula que no deben detectarse concentraciones cuantificables de óxido de etileno en los alimentos. Unos requisitos que también deben cumplir los alimentos importados fuera de la UE.

Dónde puede encontrarse óxido de etileno

Según la AESAN, se ha constatado que el óxido de etileno ha estado presente en vegetales destinados al consumo procedentes de terceros países.

Así pues, se ha llegado a detectar óxido de etileno en semillas de sésamo, pimienta negra, cúrcuma, jengibre, polvo de espirulina ecológica, harina de trigo sarraceno, café verde orgánico y aditivos alimentarios como el E412 (goma de guar).

Ahora, se ha detectado óxido de etileno por encima de los niveles legales en el aditivo E410 (goma de garrofín o algarroba) utilizado en la producción de helados. Los productos elaborados con el aditivo contaminado están siendo retirados del mercado.

Qué es la goma de garrofín o algarroba

El aditivo E410, también conocido como goma de garrofín o algarroba, es un agente que da textura y su uso está autorizado. Se obtiene moliendo semillas de algarroba y actúa como espesante y estabilizador.

De hecho, señalan desde la OCU, el problema no es el aditivo en sí, sino su contaminación con una sustancia tan peligrosa como el óxido de etileno lo que ha provocado la retirada de los helados del mercado.

  • El E410 también se utiliza habitualmente en lácteos, sopas y salsas.

Su consumo no presenta problemas, aunque en algunos casos aislados ha provocado reacciones alérgicas (asma y rinitis) y molestias intestinales como flatulencia o efecto laxante en altas dosis.

Cómo saber qué productos están contaminados

El pasado 25 de julio, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) publicó una actualización de la noticia donde incluía enlaces a dos empresas fabricantes de helados.

Sin embargo, desde la OCU alertan que hay más fabricantes de helados. Por ello insisten al Ministerio de Consumo para que aclare los lotes de helados afectados, de forma que los consumidores lo sepan si ya los han comprado como se ha hecho en Francia.

Además, la OCU recuerda que los estabilizantes usados en los helados como la goma de algarroba también se utilizan en productos como postres lácteos o salsas, por lo que debería comprobarse si el tóxico también ha llegado a otro tipo de productos.