Por Diana Llorens

ganar peso confinamiento

El largo periodo de confinamiento que hemos vivido por la pandemia de COVID-19 ha cambiado nuestras rutinas y, sin duda, ha tenido un impacto en nuestros hábitos.

Ahora estamos empezando a ver las consecuencias tanto físicas como emocionales que ha tenido.

hemos quemado menos... y hemos comido más

Antes del confinamiento y de la crisis sanitaria ya sabíamos que en España más del 60% de la población total tiene sobrepeso y obesidad, señala la Dra. Diana Díaz Rizzolo, profesora de los estudios de Ciencias de la Salud de la UOC y experta en nutrición.

El confinamiento es probable que haya incrementado este porcentaje porque ha afectado a nuestro balance energético, es decir, a la relación entre lo que comemos y lo que gastamos.

  • Durante este periodo, hemos consumido una mayor cantidad de alimentos “reconfortantes”.
  • Este tipo de alimentos son ultraprocesados, muy densos en energía y normalmente ricos en sal o en grasa y azúcar. Dan una sensación de placer, aunque sea momentáneo, y los buscamos cuando tenemos ansiedad, comenta la doctora.
  • Por otro lado, durante el confinamiento hemos gastado menos energía, tanto en lo que se refiere al ejercicio físico planificado como al espontáneo, el que tiene que ver con las rutinas del día a día.

“El balance energético final es: hemos gastado menos energía y hemos comido más, afirma la Dra. Díaz Rizzolo.

Otros factores que también han contribuido a desestabilizar el balance energético son el estrés que hemos sufrido durante estos días y las variaciones del sueño.

Cuánto peso hemos ganado en el confinamiento

Aún no se conoce cuánto peso hemos podido ganar durante el confinamiento porque lo cierto es que, aunque se han flexibilizado mucho las medidas y ya estamos volviendo a la normalidad, aún no hemos recuperado nuestras rutinas. Por ejemplo, son muchas las personas que siguen teletrabajando.

  • Los resultados preliminares de un estudio de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y la SEEDO, explica al Dra. Díaz Rizzolo, indican que a mitades de abril ya habíamos ganado de media entre 2 y 3 kilos.

A mediados de abril ya habíamos ganado entre 2 y 3 kilos

El estudio realizado en Francia por el IFOP (Instituto de Estudios de Opinión) para Darwin Nutrition indica que el 56% de los hombres entrevistados y el 58% de les mujeres habrían aumentado de peso. En el caso de los hombres 2,7 kilos de media y en el de las mujeres, 2,3 kilos.

el peligro de las dietas milagro

Muchos recorren a dietas para perder peso de forma rápida y volver al peso de antes del confinamiento antes que lleguen las vacaciones de verano. Sin embargo, debemos recordar que lo que hemos ganado es grasa, y la grasa no se pierde a corto plazo”, explica la Dra. Diana Díaz Rizzolo.

  1. Una dieta que nos haga perder peso en dos semanas, no lo hará a expensas de la grasa sino de la musculatura y del agua.

Estas dietas rápidas, también llamadas dietas restrictivas, consisten en eliminar un alimento o grupo de alimentos o en eliminar un macronutriente de nuestra alimentación (como las grasas o los hidratos de carbono), y tienen diversos inconvenientes, como indica la Dra. Díaz Rizzolo:

  • Son muy difíciles de seguir a largo plazo.
  • Un gran porcentaje de personas recuperan su peso anterior e incluso a ganan por encima del que tenían.
  • Normalmente no son dietas saludables.

lo bueno de las dietas equilibradas

Las dietas cualitativas, por el contrario, son más interesantes nutricionalmente y para la salud.

“Si en vez de centrarnos en quitar alimentos, modificamos el tipo de alimentos que consumimos, por sí sola la dieta bajará de calorías, porque los alimentos más saludables son aquellos que también nos dan un poder saciante mayor", afirma la Dra. Díaz Rizzolo.

En este sentido, es recomendable abandonar los ultraprocesados y comer alimentos sobre todo de origen vegetal.

  • Los alimentos como las verduras, las frutas o las legumbres son bajos en calorías y altos en fibra, que tiene un alto poder saciante. “Cuantos más alimentos de estos comas, menos calorías ingieres, pero más saciado te quedas”, subraya la doctora.
  • Las proteínas tienen un poder saciante mucho mayor que los carbohidratos, e incluso que las grasas”, asegura la doctora. Además, al consumirlas nuestro cuerpo gasta más energía (un proceso llamado termogénesis) que al consumir hidratos de carbono, por lo que el balance final de las calorías que consumimos es menor.

La población debería estar acostumbrada a comer de forma más saludable y dejar de contar kilocalorías, porque al final nos alimentamos de alimentos y no de nutrientes como tal”, remarca la doctora.

Recomendaciones para perder peso

La Dra. Diana Díaz Rizzolo nos da algunas claves para perder peso de forma segura siguiendo una alimentación saludable:

  • Limitar el consumo de harinas y cereales, sobre todo, cuando no son integrales. Los integrales nos aportan fibra, que nos dará una mayor sensación de saciedad.
  • Asegurar el correcto consumo de proteínas, incluso aumentarlo un poco. Potenciar el consumo de la proteína vegetal sobre el animal.
  • Elegir fuentes de grasa de buena calidad (aceite de oliva, de coco, frutos secos, la grasa del aguacate, semillas…), pero teniendo en cuenta que aportan muchas calorías y para perder peso debemos limitar su consumo.
  • Evitar el picoteo. En su lugar podemos tomar infusiones, tes o café. Otra opción es elegir alimentos a los que debamos dedicar un tiempo. “Muchas veces es un hambre emocional, no real, comenta la doctora. Así, podemos optar por una pieza de fruta, que de por sí ya tiene pocas calorías, y trocearla para que consumirla nos lleve un tiempo.

Es importante que dejemos de estigmatizar alimentos, grupos de alimentos o incluso métodos de cocción porque todo tiene que verse en un contexto”, comenta la Dra. Díaz Rizzolo.

Tags relacionados