Es sumamente frecuente que el verano deje huella no solo en nuestra piel sino también en nuestro peso.

Llegamos con tantas ganas y nos esforzamos tanto el resto del año que el pensar “ahora es mi momento” está totalmente justificado. Sin embargo, eso lleva a que muchos vuelvan de ese merecido descanso con 3 o 4 kilos de más; y entonces sí reconozcan… que el verano les ha pesado demasiado.

  • Para ponértelo más fácil, te contamos cómo compensar a corto plazo (el mismo día en que se produce el exceso) con el fin de que puedas seguir disfrutando del verano sin que a la vuelta sientas que te pasa factura.
menu 1

1 / 3 Si el primero es muy calórico

Si de primero comes un plato muy calórico como guisos, pasta o arroces...

Así compensas

  • Un segundo ligero. Opta por pescado al horno (por ejemplo en papillote) o a la plancha. Y acompáñalo de verduras y hortalizas siendo –ahora sí– muy generosa a la hora de servirte.
  • Postre lleno de agua. Procura que sea vistoso, que tenga mucho color y sabor. Un sorbete de sandía o de limón (con estevia, si lo prefieres) logrará que te notes más saciada.
menu 2

2 / 3 Si el segundo es excesivo

Si de segundo plato optas por una opción muy pesada como carne o pescado con salsa, recuerda que puede superar las 230 calorías y los 10 gramos de grasa. Ojo, porque al tener salsa mojarás pan.

Así compensas

  • Empieza con un caldo. Una crema de hortalizas tibia o fría dará sensación de plenitud. Una ensalada también te irá bien, pero procura no caer en los errores de los que te advertíamos antes.
  • Acaba con fruta. Al contener agua, contribuirá a que te sientas más saciado. Mastícala muy bien (sin engullir), porque esa es otra manera de calmar a nuestro cerebro hambriento.
menu 3

3 / 3 Si el postre es muy "denso"

Si de postre quieres disfrutar de un helado o pastel ten en cuenta que una bola de helado son unas 100 kcal; pero en restaurantes suelen poner tres veces más.

Así compensas

  • Empieza con ensalada. El primero debe ser hipocalórico para lograr una rebaja real. De nuevo, una ensalada vistosa y con muchos ingredientes frescos puede ser una buena solución.
  • De segundo, pescado. Los mejillones al vapor con picadillo de verduras siempre apetecen. Tomar unos 10 o 12 mejillones sumarán tan solo unas 90 calorías a tu menú de ese día.

Actualizado a

tras irte de tapas… recuerda

  • La mayoría serán alimentos fritos, y eso supone más grasas (las que absorben al cocerse) y más calorías.
  • Evita freír en los 4 días posteriores a ese tapeo. Eso puede ser suficiente para lograr que tus menús sean más ligeros.

Relacionado con este artículo

  • Si es antes de comer, puedes optar por retrasar un poco la comida para evitar comer por inercia.
  • El tapeo vespertino. Si es por la tarde, programa una cena con un puré de verduras (o gazpacho) y pescado.

ese otro picoteo que no contabilizamos

Casi 800 kcal engullimos cada vez que tomamos una ración mediana de palomitas (de las que sirven, por ejemplo, en los cines).

  • Si a eso sumamos el refresco con el que solemos acompañarlas (unas 150 kcal), la cosa se dispara en unos solos bocados.
  • El día que cometas ese exceso (también de grasa y sal) tus menús deberán contener más vegetales que nunca.

Tags relacionados

Por María T. López. Farmacéutica. Técnica en Nutrición y Dietética