Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

La dieta Mediterránea mejora la función cognitiva y la memoria
iStock by Getty Images

Con la edad es normal que la memoria y otras funciones cognitivas se deterioren. Forma parte del proceso natural de envejecimiento. Pero la dieta Mediterránea puede tener un gran efecto protector en este sentido.

Investigadores del Hospital del Mar de Investigaciones Médicas, el IDIBELL, el Hospital de Bellvitge y el CIBEROBN han demostrado que las personas de edad avanzada con sobrepeso que siguen bien la dieta Mediterránea preservan mejor sus facultades mentales:

  • Memoria, capacidad de planificación y de toma de decisiones, menos tiempo de reacción y menor impulsividad.

Nunca es tarde para empezar a poner en práctica este saludable patrón dietético. Los investigadores también han visto que si aumenta la adherencia a la dieta Mediterránea pueden producirse mejoras cognitivas en tres años.

Y cuanto mejor se siga la dieta Mediterránea, mejor se controle el peso y más actividad física se haga, mayor es el beneficio.

Detalles del estudio

El estudio ha seguido durante tres años a un grupo de 487 hombres y mujeres con una edad media de 65 años.

Todos eran participantes del ensayo PREDIMED-PLUS (PREvenciónDIetaMEDiterranea Plus), un gran estudio multicéntrico a nivel estatal que analiza el efecto de la dieta Mediterránea con restricción calórica y del ejercicio en la pérdida de peso y la prevención de la enfermedad cardiovascular.

Al inicio del estudio, los participantes presentaban sobrepeso u obesidad y, como mínimo, tres criterios de síndrome metabólico (hipertensión, hiperglucemia, exceso de grasa en la cintura, niveles bajos de colesterol HDL y niveles elevados de triglicéridos).

  • El síndrome metabólico se presenta en aproximadamente 1 de cada cuatro adultos en el mundo.
  • Es bien conocido que este trastorno tan frecuente predispone a sufrir enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares o diabetes tipo 2, pero también favorece el deterioro cognitivo.
  • De hecho, se sabe por estudios anteriores que las personas con síndrome metabólico que no siguen ningún tipo de intervención puede sufrir en tres años una disminución de casi 0,40 puntos en su cognición global y 0,10 puntos en su memoria.

El efecto de la dieta Mediterránea en la memoria

Para comprobar el efecto protector de la dieta Mediterránea sobre la memoria en personas de edad avanzada con sobrepeso, los investigadores realizaron test neuropsicológicos a los participantes al inicio del estudio, al cabo de un año y a los tres años.

  • Los test tenían por objetivo analizar su rendimiento en memoria, la capacidad de tomar decisiones, razonar, prestar atención, planificar o ignorar ciertos impulsos.
  • También se midió la adherencia a la dieta Mediterránea hipocalórica con un cuestionario de 17 ítems que preguntó sobre el consumo de aceite de oliva virgen extra o el número de raciones de verdura o fruta consumidas al día. Las puntuaciones por encima de 11 puntos se consideran una alta adherencia a la dieta Mediterránea.

Tras analizar los resultados, los investigadores comprobaron lo siguiente:

  • Por cada punto de mejora en el seguimiento de esta alimentación, la memoria aumenta en 0,13 puntos.
  • Siguiendo las recomendaciones del estudio (dieta Mediterránea baja en calorías y ejercicio), se registran en tres años mejoras de 0,60 puntos en cognición global y 0,90 en memoria.

"Gracias a este estudio hemos podido definir ventajas de la dieta Mediterránea más allá de la pérdida de peso como la memoria verbal o la atención, que se ven claramente beneficiadas", señala el Dr. Fernando Fernández-Aranda, líder del proyecto desde el IDIBELL y el Hospital de Bellvitge.

Más beneficios en mujeres

"Más adherencia a la dieta Mediterránea implica una mejora más grande en cognición", explica Natàlia Soldevila-Domènech, primera firmante del trabajo.

Pero no todo el mundo obtiene los mismos beneficios.

  • Las mejoras en memoria y cognición son más significativas en mujeres, personas de más edad, las que tienen un menor nivel educativo y enfermos de diabetes tipo 2.

A pesar de ello, cabe destacar que todos los grupos mejoraron las capacidades cognitivas en mayor o menor grado.

Seguimiento de la dieta Mediterránea

Seguir la dieta Mediterránea ayuda a preservar la memoria y el resto de facultades mentales en edades avanzadas.

Y a su vez, tener una buena función cognitiva de mayor nos ayuda a seguir aún mejor la dieta Mediterránea.

Es un círculo que se retroalimenta muy positivo.

"Nos interesaba saber qué voluntarios perdían peso y cuáles no perdían, y por qué unos perdían y otros no, desde el punto de vista de la cognición y de su conducta", explica el Dr. Rafael de la Torre, uno de los investigadores principales del estudio.

Los investigadores comprobaron que las personas que al inicio del estudio presentaban mejor memoria auditiva, más capacidad de planificación y de toma de decisiones, menos tiempo de reacción y menor impulsividad, tenían entre un 20% y un 50% más de probabilidades de conseguir el objetivo del estudio de perder un 8% de peso en tres años.

Según los investigadores, esto se explica porque la mayoría de las personas con estas capacidades cognitivas consiguieron una alta adherencia a la dieta Mediterránea hipocalórica, lo que se tradujo en pérdidas de peso más importantes.