luz nevera. Pon una luz azul en tu nevera

1 / 7 Pon una luz azul en tu nevera

Algunos dietistas recomiendan instalar un pequeño led de luz azul en el interior de la nevera.

  • Se ha demostrado que este color aleja la ansiedad y, por ello, te puede “calmar” cuando los nervios te hacen visitar el frigorífico. Espera unos segundos tras abrirlo y podrás elegir mejor lo que vas a tomar.
musica. Come con música (lenta)

2 / 7 Come con música (lenta)

La música relajada hace que mastiques más y comas más despacio, aseguran los expertos.

  • Y eso te ayuda... Un estudio en EE. UU asegura que las mujeres que comen más despacio consumen menos calorías.
  • Pero, cuidado, si pones música demasiado rápida y con cambios de ritmo el efecto será el contrario.
postre. El postre: en plato blanco

3 / 7 El postre: en plato blanco

Si eres amante del dulce, este truco te ayudará a tomar menos azúcar al terminar la comida.

  • Con el plato de ese color engañas a tu paladar. Fíjate en la razón que dan unos científicos canadienses: un alimento servido en plato redondo y blanco lo percibimos como más dulce que si lo tomamos en un recipiente oscuro o cuadrado. 
platos cubiertos pequenos. El truco de la proporción

4 / 7 El truco de la proporción

Si comes en platos pequeños y utilizas cubiertos de postre, te parecerá que comes más cantidad.

  • De esta forma, tu vista jugará a tu favor. Y es que esta es la mejor forma de servir poca cantidad sin que a tu cerebro le parezca que la ración es pequeña. 
merienda bol. La fruta: en un bol pesado

5 / 7 La fruta: en un bol pesado

Si te parece que merendar fruta no te "llena", algunos neuropsicólogos recomiendan servirla  en un bol pesado y sonstenerlo con las manos.

  • De esta manera, la sensación de saciedad es mayor. Y es que el peso del bol en la mano le indica al cerebro que la cantidad de comida que se está ingiriendo es importante. 
plato rojo. Antojos... ¡en plato rojo!

6 / 7 Antojos... ¡en plato rojo!

Volvemos a echar mano de la terapia del color porque este pequeño truco puede ayudar a reducir hasta en un 40% el total de calorías al tomar un plato calórico.

  • El motivo, según investigadores alemanes y suizos, es que asociamos el rojo a la prohibición, al peligro y al parar. Por ello, el propio plato nos recuerda que debemos frenarnos al comer.
alimentos saludables. Lo más sano siempre a mano

7 / 7 Lo más sano siempre a mano

Tener a la vista las tentaciones te lo pone todo mucho más difícil. Pero también ocurre al revés...

  • Cuando empiezas a tener apetito, el cerebro te empuja a "lanzarte" a por cualquier alimento. Por eso te conviene tener los productos saludables a mano y guardarlos en los estantes más cercanos de tu despensa.

Actualizado el

plato rojo

otras formas de "despistar" a tu mente

Seguro que conoces a una persona que nunca "picotea" nada entre horas. ¿Cómo lo hace?

Seguramente su cerebro consigue anteponer el "juicio" a la "recompensa". Y, aunque esa capacidad depende de muchos factores, Saber Vivir te recuerda que tienes maneras de mejorarla.

  • No te prohÍbas, cambia hábitos. Un estudio en Cognitive Nueroscience demostró que el cerebro de las personas que siguen dietas restrictivas de forma continua es menos capaz de elegir alimentos saludables al percibir hambre.

Las dietas "de moda" te hacen comer más

  • No intentes aguantar el hambre. Mientras tu organismo tenga "reservas" de glucosa tu capacidad de control es alta. Cuando su nivel desciende demasiado, tu cerebro te empuja a tomar alimentos grasos y azúcares, que proporcionan energía de una forma rápida.
  • ¿Y si es sed en lugar de hambre? A veces confundimos la sed con el hambre, y solo con beber un vaso de agua se diluye ese deseo de comer. Otras veces la ansiedad nos "empuja" a comer. Si te ocurre, respirar de forma profunda durante un par de minutos puede devolverte la calma y reducir esa necesidad de llevarte a la boca un alimento calórico.